• Regístrate
Estás leyendo: Tan lejos y tan cerca: Cine en Guadalajara y Zürich
Comparte esta noticia

La pantalla del siglo

Tan lejos y tan cerca: Cine en Guadalajara y Zürich

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Mientras los cinéfilos tapatíos se dejan atrapar por la Gran Fiesta de Cine Mexicano que el Cineforo de la UdG dedica al cine jalisciense, la ciudad de Zürich, Suiza, se prepara para la 14ª edición del ZFF – Zurich Film Festival que tendrá lugar del 27 de septiembre al 7 de octubre. Los dos acontecimientos no parecen tener conexión, sin embargo, en el mundo del cine tan globalizado e interconectado, se tejen relaciones y contactos que resultan en vínculos e intercambios productivos que rebasan las coproducciones cada vez más usuales. Los festivales, cada vez más frecuentes y abiertos, son espacios privilegiados para el cinéfilo y profesional del cine. En mis próximas columnas tendré mucho que comentar ya que, entre múltiples actividades, podré ver Roma de Alfonso Cuarón, ganadora del Festival del Venecia, y asistir al Master Class de Wim Wenders ya que el festival le dedica una retrospectiva de doce películas y un tributo por su obra.

Pero regresemos a la Gran Fiesta de Cine Mexicano en el Cineforo de la Universidad de Guadalajara cuyo programa supera las anteriores ediciones en cantidad y calidad. Con inmenso placer nos damos cuenta que el cine tapatío sigue creciendo y que al lado de las operas primas de jóvenes directores también se incluyeron películas de realizadores con amplia trayectoria. Si durante el FICG 2018 no tuvo oportunidad de ver Seda de Bárbara Balsategui, La incertidumbre de Haroldo Fajardo o el documental Dónde se quedan las cosas de Daniela Silva Solórzano, no dude en verlas. También podrá ver Páramo de Andrés Díaz, un homenaje estilístico y poético al universo de Rulfo y el más reciente filme de Arturo Villaseñor Tritón, una experiencia narrativa personal y original. Un comentario aparte merece Crimen por omisión de Jaime Humberto Hermosillo, quien enriquece su amplísima y sobresaliente filmografía digital con un nuevo filme de cámara, un thriller entre personajes, espacios y planosecuencias, realizado en Jalisco.

Mientras se acerca la inauguración del ZFF- Zurich Film Festival asistí al Brunch Kino, una exitosa iniciativa de una sala de arte que ofrece en horario del mediodía estrenos y presencia de directores, actores y productores. Me tocó ver la película alemana No puede ser más verde, dijo el jardinero y emprendió el vuelo (Grüner wird’s nicht, sagte der Gärtner und flog davon) del realizador Florian Gallenberger. En tono de comedia y estructura de road movie la película narra la historia de un jardinero bávaro quien huye de las deudas y la difícil situación familiar en una vieja avioneta roja que será objeto de embargo. Su sueño y destino es el legendario polo norte, un punto geográfico que anhela conocer desde su niñez y juventud. En lugar de ser piloto profesional, su padre le heredó un vivero al que se ha dedicado con pasión toda su vida. También recibe el encargo de un corporativo para diseñar y sembrar un campo de golf con el tipo de césped y tono de verde que distingue a los campos de Las Vegas. “Schorsch” (Jorge) se opone a la exigencia al igual que se opone a los proyectos de su esposa y los sueños de su hija de ser artista plástica en lugar de jardinera. La huida y los encuentros con paisajes y personajes muy diversos llevarán al hombre frustrado y criticón, a repensar su vida, reconocer sus errores y preparase para un futuro y una vejez renovada.

El filme se nutre de los paisajes aéreos de Alemania y el encuentro con personajes de clases sociales y destinos diferentes para reflexionar acerca de los sueños y frustraciones de la vida.

Las escenas cómicas, poéticas y reflexivas conmueven. Sin embargo, a pesar de contar con un buen guión - basado en una novela - y buenos actores (Elmar Wepper, Emma Bading), el filme peca de clisés de “lo bávaro” en algunas escenas, escenografías y vestuarios que resultan burdos, casi grotescos. Lástima que el realizador no fue más radical en su propuesta. Dejó que fueran los personajes los que rompieran los clásicos duendes enanitos de cerámica, el elemento kitch de los jardines del sur de Alemania, y no lo hizo con su película.

annemariemeier@hotmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.