• Regístrate
Estás leyendo: Sobrevivir en El planeta de los simios
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 05:19 Hoy

La pantalla del siglo

Sobrevivir en El planeta de los simios

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Recordemos: El desenlace de El planeta de los simios: Confrontación (Dawn of the Planet of the Apes) de 2014 narra cómo la comunidad de simios alrededor de César, un chimpancé que se ha desarrollado en lo emocional, cognitivo y lingüístico, se salva al refugiarse en las copas de los árboles de un bosque cerca de San Francisco; California. La nueva película de la serie tiene el título El planeta de los simios: la guerra (War of the Planet of the Apes, 2017). Empieza alrededor del refugio que los simios construyeron para defenderse de los continuos ataques de los humanos. El filme narra una nueva - ¿y última? – confrontación entre simios y seres humanos.

La primera secuencia nos adentra de lleno en el conflicto: Un amplio grupo de soldados penetra en el bosque y agreden el refugio de la pacífica comunidad de simios liderados por un chimpancé de nombre César. Los cascos de los soldados llevan leyendas como “Kill the Apes” o “Kill the Donkeys” y el armamento moderno detecta y mata sin piedad al enemigo. La secuencia que remite a Código de guerra (Full Metal Jacket) de Stanley Kubrick, muestra el liderazgo pero también el conflicto de César quien reconoce en el comandante de los soldados al verdadero adversario a vencer.

Interesante que a partir de ahí, el filme obliga al espectador a adoptar la perspectiva de los simios ya que César y un pequeño grupo de primates emprenden la búsqueda y el combate contra el comandante y su base militar que alberga un campo de concentración para simios secuestrados. El comandante reina con mano de hierro sobre los solados adiestrados en realizar rituales de guerra y adoración a su líder. Sólo falta que levanten el brazo derecho para saludar al Führer como referencia a la segunda guerra mundial y el holocausto. Pero no, la enlodada bandera y el himno estadounidense ubican la confrontación entre “primates humanos” y “humanos bestiales” en suelo norteamericano.

El filme que, al igual que sus predecesores está basado en una novela de Pierre Boulle publicada en 1963, está construido como Western pero recurre de manera efectiva a estrategias narrativas del cine épico, el drama, la acción e incluso la comedia. La introducción de una dulce niña afectada de un nuevo virus que ataca el habla, sirve para mediar entre los personajes pero también para enternecer al espectador y abrir una puerta al futuro del género humano. Como coguionista y director, Matt Reeves creó personajes convincentes y armó una trama eficiente que atrapa a través de las emociones y la admiración por la estética y la utilización sofisticada de las herramientas digitales.

El tema de la deshumanización de la especie humana y la humanización de los simios es básico, El filme lo ejemplifica a través de la comunicación: El simio César se humanizó a través del pensamiento y el habla. El personaje es bilingüe ya que domina el habla del ser humano - es decir el inglés - , además del lenguaje de señas de los primates. Me parece divertido que el filme obligue al espectador a interpretar el lenguaje de señas de los simios a través de los subtítulos en español. Esos juegos con la comunicación y los debates acerca de las características de “lo humano” y “lo animal” son elementos que enriquecen la experiencia fílmica ya que no sólo entretienen y divierten sino que invitan a la reflexión.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.