• Regístrate
Estás leyendo: "Ready Player One": Spielberg invita a jugar
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 04:32 Hoy

La pantalla del siglo

"Ready Player One": Spielberg invita a jugar

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

En Ready Player One de Steven Spielberg me sentí como cuando estoy de visita en una familia con niños pequeños y uno de los chiquillos me toma de la mano para llevarme a su baúl de juguetes, me enseña uno a uno sus tesoros y me invita a jugar. No es la primera vez que escribo sobre las fantasías infantiles que Spielberg comparte con el espectador en una parte de su extensa obra fílmica que, por otro lado, incluye también películas acerca de temas sociales y políticos de EUA y el mundo. Sin embargo, en Ready Player One la intención del director es más que evidente ya que el título – que corresponde al de la novela en la que se basa el filme - es el letrero que aparece en las maquinitas, consolas y videojuegos frente a los que nos alistamos para jugar. Después de arquetipos del cine fantástico como el tiburón, E.T., los dinosaurios y figuras del cine de aventuras como Indiana Jones que nos invitan a jugar en épocas y mundos alternos, Spielberg da un salto al año 2045 para involucrarnos en la búsqueda de un tesoro en el mundo virtual. Interesante que los tesoros que encontramos en el futuro son joyas del pasado y que a través de los personajes, acontecimientos, adivinanzas y la banda sonora con música de los años ochenta recuerde – quizás con nostalgia - películas, géneros, personajes de cine y televisión y los primeros juegos de video que marcaron la cultura popular de décadas atrás.

El protagonista de Ready Player One es un joven nerd con lentes de nombre Wade Watts (Tye Sheridan) que vive en un futuro distópico, una ciudad en ruinas dónde la gente habita en contenedores apilados rodeados de cascarones de coches quemados, montones de escombros y basura. Para escapar de su entorno deprimente, Wade, al igual que los demás habitantes de las llamadas “torres”, se pone sus lentes de realidad virtual para refugiarse en el OASIS, un videojuego en el que actúa a través de un avatar atractivo, viril y rebelde de nombre Parzival, para el que se inspiró sin duda en uno de los legendarios caballeros de la mesa redonda del Rey Arturo. Wade admira al genial creador del OASIS quien diseñó la trama que implica buscar y resolver tres adivinanzas – huevos de pascua – cuyas llaves permiten obtener riqueza y absoluto dominio sobre el OASIS. Wade y sus cómplices compiten contra el despiadado villano Nolan Sorrento y su poderosa corporación ya que pretenden dominar no sólo el mundo virtual sino también el real. Como en muchos de sus filmes Spielberg convierte en historia uno de sus temas favoritos: La lucha de la fantasía y rebeldía juvenil en contra del pensamiento racional y materialista del adulto.

La estética de la ciudad en ruinas y los edificios de vidrio de la corporación son impresionantes. Sumamente atractivos son también los avatares que rodean y apoyan la búsqueda y lucha de Wade/Parzival contra la corporación de Nolan. Diseños, atuendos, movimientos y voces de los personajes virtuales atrapan y divierten. Las persecuciones y combates al interior del OASIS son quizás excesivos y el tratamiento de la búsqueda del amor demasiado ingenuo. Dónde el espectador se identifica con la trama y se divierte como niño, es en la gran cantidad de referencias al cine y los videojuegos. Observar a King Kong saltar de edificio en edificio, escuchar las pisadas de Godzilla y la risita del odioso Chucky, admirar el baile acrobático de Saturday Night Fever y la genial escena de las gemelas y el baño de sangre de El resplandor de Kubrick, son momentos de gloria para cualquier cinéfilo. Spielberg cuenta con un espectador que disfruta la magia del cine fantástico, las persecuciones del cine de acción, los acertijos y adivinanzas del cuento da hadas y la pasión por jugar del ser humano. Ready Player One ofrece de todo un poco. Al mismo tiempo inquieta por la visión de futuro que obliga al ser humano a escaparse a uno virtual. ¿Sería lo que sustituye a la esperanza de Encuentros cercanos del tercer tipo realizada en 1977?

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.