• Regístrate
Estás leyendo: Michel Franco y Tim Roth en 'Chronic'
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 01:12 Hoy

La pantalla del siglo

Michel Franco y Tim Roth en 'Chronic'

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Cuando la película Después de Lucía del mexicano Michel Franco ganó en Cannes la sección Un certain regard (Una cierta mirada), el director recibió el premio de manos del presidente del jurado Tim Roth. Tres años más tarde Tim Roth acompañó a Franco a Cannes, no como jurado sino como protagonista - y verdadera espina dorsal – de su nuevo filme Chronic (El último paciente) que compitió por la Palma de Oro. Chronices la primera película de Franco situada en EUA y hablada en inglés. Un intenso estudio de personajesy un sensible y respetuoso acercamiento a un tema complejo y difícil.

El filme observa el trabajo de un enfermero que cuida a pacientes en etapa terminal. Como cuidador solitario y apoyo para la familia, David atiende en sus casas a enfermos con sida, cáncer o distintos tipos y grados de parálisis. Entregado a su tarea trabaja de manera sumamente profesional y concentrada para el bienestar del paciente en turno. Las familias se sorprenden por la dependencia mutua que desarrollan los dos personajes y algunos incluso reaccionan con celos hacia David quien parece identificarse totalmente con sus pacientes y no sólo cuidar de su condición física sino también de su estado mental y emocional. La total dedicación con la que baña a la enferma de sida, acompaña al arquitecto paralizado en sus lecturas y fantasías sexuales yreconforta a la enferma de cáncer después de su quimioterapia, puede parecer enfermiza. Hasta que nos enteramos que David también es un "herido a muerte", un hombre, esposo y padre que carga con una culpa que lo alejó de su familia. Las únicas actividades propias que se permite el hombre solitario son el entrenamiento físico y el uso de la internet dónde le da seguimiento a la vida y carrera de sus hija.

Con un guión lineal perfectamente estructurado y un mínimo de diálogos, el filme mantiene al espectador a distancia de los acontecimientos. Aunque viajamos con David en su carro a la casa del próximo paciente y observamos en largos planos fijos el profesionalismo y la dedicación de su trato, el filme no utiliza ni movimientos de cámara, ni montaje, ni música "de fondo" para dramatizar y manipular nuestros sentimientos. Narración, estilo visual y sonoro son claros, pausados y calculados. No calculados para crear suspenso, emoción e identificación sino para mantener al espectador a distancia y obligarlo a la reflexión.

En lugar deabogar porla muerte digna o tematizar la tabuización de la etapa terminal de la vida humana como lo hemos visto en otros filmes, Chronic aborda temas como la soledad, la pérdida y el duelo. A pesar de los calmantes, el cuidado más exquisito y el acompañamiento de familiares y profesionales, el fin de la vida se muestra como un proceso que hunde al moribundo en el silencio y la soledad al mismo tiempo que transforma profundamente a los que lo acompañan.

Chronic no presenta ni las acostumbradas conclusiones, ni un mensaje y/o discurso moralista o esperanzador de otros filmes con historias parecidas. Tampoco manipula con crear compasión o especial simpatía por los personajes y su destino. El final de toda vida humana es dolorosa. También puede ser cruel y repentina como la que cierra el filme. Tan sorprendente que el público se queda sentado hasta después de los créditos finales. Se esperaba a algo más. La reacción es quizás la misma que la de un enfermo terminal que se pregunta: "Y eso fue todo? ¿Aquí termina mi vida?"

Con sus tres películas Michel Franco ha demostrado ser un director con compromiso social, estilo propio y sensibilidad por temas urgentes tratados al margen de los clisés y las ataduras convencionales. Tampoco es un autor experimental o un innovador de temas y estéticas. Con Daniel y Ana (2009), Después de Lucía (2012) y Chronic (2015) se arriesgó en narrar historias que muestran conflictos poco tratados en el cine. La calidad del guión, de la puesta en cámara y escena, el casting, la dirección de actores y el diseño sonoro son notables. Chronic vive y convence también por la calidad actoral de Tim Roth quien se identifica por completo con el enfermero David y su vocación. El filme muestra, además, un productivo trabajo en equipo entre Michel Franco y Gabriel Ripstein. Franco fue productor del filme de Ripstein 600 millas mientras que Chronic, escrita y dirigida por Franco, contó con la producción de Ripstein. Estoy convencida de que el "trio"de narradores cinematográficos Ripstein, Franco y Roth nos sorprenderán con más frutos de su exitosa alianza.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.