• Regístrate
Estás leyendo: Ingmar Bergman
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 03:09 Hoy

La pantalla del siglo

Ingmar Bergman

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

No conozco Suecia. Pero gracias al cine de Ingmar Bergman tengo la impresión de conocer aspectos importantes del país y sus ciudadanos: Los paisajes solitarios, el mar, la “luz nórdica”, los interiores de cabañas y en especial los rostros de personajes que conversan, discuten y reflexionan en su lengua melodiosa e invitan al espectador a compartir cuestionamientos acerca de la condición humana, la soledad existencial, la educación, la integración del hombre con la naturaleza y la vida familiar y en pareja. Bergman, quien nació el 14 de julio de 1918, hace exactamente un siglo, me sirvió de guía para descubrir un país desconocido a través de la mirada sincera y escéptica de un hombre profundamente preocupado por encontrar el sentido de la vida, reconocer las profundidades del alma y la memoria y describir las tribulaciones de las emociones y la comunicación.

Como “Mejor realizador de cine de todos los tiempos” el Festival de Cannes le otorgó en 1997 la “Palma de las palmas de oro”. Bergman no asistió a la ceremonia ya que vivía retirado del mundo del cine en su casa de la isla Farö. No me gustan los superlativos cuando se trata de calificar a un director o película, sin embargo, en el caso de Bergman, no cuestiono la palabra “mejor” ya que si algo lo distingue es justamente su carácter de “autor absoluto” que siempre hizo lo que le dictaba la necesidad interior, lo hizo de manera excepcional, sin concesión y para compartir con el espectador sus dudas y angustias pero también la belleza, la poesía y la eterna esperanza de la vida y comunión con la naturaleza y el otro.

El calificativo de “mejor realizador” también se impone si volvemos a ver sus películas a treinta, cuarenta y cincuenta años de su realización. Simplemente no han envejecido. Tratan temas universales a través de imágenes, personajes y diálogos tan impactantes que siguen contagiando la emoción del espectador. Además, la obra de Bergman es vasta y diversa ya que no sólo abarca unas cuarenta películas para cine, sino también una veintena de trabajos para televisión, más de cien montajes para teatro, medio centenar de producciones para radio y la publicación de textos escritos.

Bergman fue, sobre todo, un gran narrador que sabía empacar temas difíciles y abstractos en historias, personajes, escenas, estética visual y sonora inolvidables. Observar cómo en el horizonte pasa lentamente un cortejo de juglares, o cómo frente al mar, el escéptico caballero de la Edad Media Antonius Block juega ajedrez con la Muerte en El séptimo sello (1956), son imágenes que se fijaron en nuestra memoria al igual que el tic-tac del reloj de pared y los gritos de Ana que no dejan dormir al personaje Andreas en La pasión de Ana (1969) .

“Mi vida de artista es un intento de establecer contacto con otros seres humanos, es decir de abandonar esta soledad”, comentó el director al hablar de su película El silencio (1963), un desgarrador retrato de un amor/odio entre dos hermanas y la angustia de morir en soledad. Me parece que la fuerte carga autobiográfica en la obra de Bergman es otro motivo potente para enganchar emocionalmente al espectador. Es imposible ver Fanny y Alexander (1982) sin identificarse profundamente con la niñez del director.

Bergman solía realizar sus filmes con un equipo fijo de profesionales. Con el camarógrafo Sven Lynkvist trabajó a lo largo de 30 años, las actrices y actores Liv Ullmann, Ingrid Thulin, Bibi Andersson, Erland Josephson y Max von Sydow marcaron con sus rostros, cuerpos y voces los grandes temas y obsesiones del director. Bergman influenció con sus temas y estilo a muchos realizadores posteriores. El documental Trespassing Bergman de Hynek Pallas (2013) documenta una visita a la casa de Bergman en la isla Farö con, entre otros, Woody Allen, Michael Haneke, Wes Anderson, Lars von Trier, Alejandro González Iñarritu y Martin Scorsese quienes comentan acerca de la influencia de la obra de Bergman en su manera de concebir y hacer cine. A raíz del centenario de su nacimiento en cine y televisión se exhiben retrospectivas de la obra de Bergman que nos permitirán un nuevo acercamiento.

annemariemeier@hotmail.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.