• Regístrate
Estás leyendo: "El Jeremías": Aire fresco desde Sonora
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 03:53 Hoy

La pantalla del siglo

"El Jeremías": Aire fresco desde Sonora

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Desde que asistí a su estreno en el FICG 30 en marzo del 2015he tenido ganas de escribir sobre El Jeremías. La película que recibió el premio de la FEISAL (Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina), me había divertido muchísimo y el premio fue más que atinado puesto que el filme es una opera prima que se distingue justamente por su tono juvenil y el aire fresco que trae a la comedia mexicana. Aire fresco desde Sonora - más exactamente de la ciudad de Hermosillo – donde radica la pareja de realizadores, la guionista Ana Sofia Clerici y el director Anwar Safa, nombres que vale la pena recordar para no perderse sus próximos filmes.

Pero: ¿qué podría ser tan fresco en la propuesta de una comedia familiar alrededor de un niño de ocho años? El elemento novedoso que caracteriza a El Jeremías es, sin duda, que el pequeño protagonista es un chico superdotado. Un niño nerd, que habla del calentamiento global y de Einstein como si fuera un experto, vence a todos en el ajedrez y cuya habilidad matemática es el centro de atención en fiestas familiares. Lo especial del pequeño Jeremías es, sin embargo, su total falta de arrogancia. El pequeño seduce al espectador desde los primeros minutos del filme. Se ve frágil pero también seguro de sí y sus ojos atentos miran directamente al espectador cuando, con su vocecita de infante, dice: “Desde que tengo memoria supe que era diferente”. El comentario provoca que el público se identifique con el pequeño protagonista. ¿Quién, como niño, no se ha sentido diferente de los demás? ¿Quién no se ha sentido incomprendido en la familia, la escuela o el grupo de niños de la misma edad?Sin embargo, en Jeremías ese sentimiento infantil generalizado se recrudece por el hecho de que el pequeño es realmente distinto ya que pertenece al grupo clasificado como superdotado por un Coeficiente Intelectual superior al de los niños de su edad.

No causa sorpresa que la familia y los maestros de Jeremías no saben cómo reaccionar frente a los comentarios y preguntas del pequeño. Al enterarse de su capacidad extraordinaria el padre sueña con hacerse famoso “como los realities”, la madre lo apoya y espera que así tengauna vida mejor, los maestros no saben cómo tratar el caso. La solución parece venir de la capital del país dónde hay especialistas en el trato y desarrollo de niños genio. Bueno, eso parece porque la experiencia de Jeremías con los supuestos expertos es problemática.

Aparte del tema del trato con personas diferentes, el filme también gira alrededor de las estrategias de la educación formal de normar el desarrollo intelectual de los niños a un término medio. La natural curiosidad del niño por aprender y apropiarse del entorno es frenado tanto en la escuela como en la familia dónde las preguntas incómodas quedan sin respuesta o ni siquiera se entienden. Jeremías le pregunta a su madre: “¿Mamá, es verdad que el mundo se calienta?” “Mi hijito, no te preocupes por eso. Vamos a arreglar el cooler”, contesta la señora. El Jeremíases un filme con mensaje, un filme didáctico. Que no lo parezca y no caiga en un discurso aleccionador – cosa terriblemente nociva para un buen filme – se debe al excelente manejo de los personajes, los diálogos ocurrentes y la frescura de la puesta en escena y actuación. Como guionista y director Ana Sofía Clerici y AnwarSafa muestran sensibilidad por el humor fino, personajes que despiertan empatía y un relato fílmico con ritmo y suspenso.

Desde luego que ayuda el extraordinario elenco que supieron reunir. El pequeño Martin Castro como Jeremías es simplemente encantador y mantiene al público divertido y solidario.El reto del elenco se integra por actores que le dan sabor local al relato - como Margarita Karem Momo y Paulo Galindo- y grandes figuras del cine nacional como Isela Vega, Daniel Giménez Cacho y Jesús Ochoa. También la banda sonora de Camilo Froideval construye una afortunada mezcla de banda sonorense y rock.

La opera prima sonorense fue muy bien recibida en festivales de cine de México y el extranjero. Las nueve nominaciones al Ariel dan cuenta que también encontró aceptación entre los profesionales del cine mexicano y el pequeño Martín Castro se llevó el premio Ariel a la Mejor Revelación Masculina. La crítica también la ha tratado bien, sin embargo, me sorprende que algunos críticos la cataloguen como comedia ligera. Quiero pensar que es porque fluye de manera natural y se dirige tanto al público infantil como al adulto. Sin embargo, la aparente ligereza trasciende la mayoría de las comedias sobre niños con capacidades diferentes porque no narra una historia de éxito. El Jeremías invita a recordarmomentos de nuestra niñez y adolescencia en los que nos sentimos – y fuimos – incomprendidos y revisar los métodos educativos que frenan la natural curiosidad y creatividad de los niños y jóvenes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.