• Regístrate
Estás leyendo: "El incidente" lleno de sorpresas
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 06:40 Hoy

La pantalla del siglo

"El incidente" lleno de sorpresas

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Vaya sorpresa. Hace una semana escribí acerca del cine y el horror de Wes Craven y hoy puedo comentar una de las películas mexicanas de horror más originales de los últimos años:El incidente, opera prima de Isaac Ezban quien se dio a conocer con una serie de cortos como El judío que todos llevamos dentro (2009) y Cosas feas (2010). Como guionista y director de El incidente Ezban no necesitó de monstruos, ni asesinatos, ni efectos especiales para atrapar al espectador con una trama cargada de suspenso, personajes y situaciones que contagian la angustia y reflexiones acerca de la condición humana, problemas de convivencia, pesadillas y angustias existenciales. ¿Cómo lo logra? Con dos locaciones, siete personajes y breves escenas e insertos que no son ni flash backs ni flash forwards sino posibilidades de tramas y destinos alternos. Sin embargo, lo que caracteriza - y destaca –de la trama y puesta en escena esun atrevido e inteligente juego con el tiempo/espacio y los límites de la ficción/realidad.

A partir de una inquietante escena con una anciana tendida sobre una superficie metálica, el filme narra la trama de dos hermanos y un detective quienes experimentan un misterioso incidente y quedan atrapados en las escaleras infinitas de un edificio. Una segunda historia gira alrededor de una pareja con dos niños que salen de viaje y se pierden en una carretera sin fin. Aparte del espacio que les juega una broma llena de horror, los personajes también experimentan confusión con el tiempo puesto que ellos envejecen mientras que los objetos se renuevan.¿Cómo reaccionar frente a una pesadilla? Confrontarla no ayuda. Según Wes Craven hay que ignorarla, según Issac Ezban hay que convertirla en creatividad y poder de resistencia.

El suspenso deriva de los conflictos entre los personajes, la incertidumbre que crea el incidente, las imágenes y situaciones que el espectador asocia con dudas y confusiones existenciales. Desde las palabras en latín Mutus nomen dedit coci con las que un mago realiza un truco de cartas y una serie de elementos del cine de horror como escaleras, elevadores, rieles de tren, carreteras, superficies de agua, ruedas de la fortuna y pasillos desolados, el filme recurre a convenciones del género. Sin embargo, no las repite de manera gratuita sino cargadas de sentido y como base de un relato que convence por su congruencia. No se explica científica y psicológicamente lo que sucede ni porqué. A través de la narrativa y la estética el filme logra una verosimilitud que le permite al espectador dar el paso de la anécdota a la abstracción y la metáfora.

También la estética recurre a algunas constantes del cine de horror como planos inclinados, picados, contrapicados y un diseño sonoro que subraya la tensión y los momentos dramáticos. De manera interesante, sin embargo, la estética visual y sonora se adecúan a cada historia y mientras que la trama de la escalera está llena de claustrofobia, la de la carretera muestra naturaleza con cerros y nopales. Ambas historias tienen incluso un mensaje ecológico: Mientras avanzan los años se acumula la basura que los humanos tiran a su alrededor. Atrapados en el tiempo y espacio siguen consumiendo comida y bebida chatarra que llena el medio ambiente. (Interesante, que uno de los personajes convierte la basura en un entorno de arte, al estilo Gabriel Orozco).

Los medios se refieren a El incidente como película de ciencia ficción mientras que el director la define como "ciencia ficción psicológica". Pero no son ni la ciencia ni los adelantos tecnológicos los que construyen la trama y definen los sucesos. Es la reflexión acerca del tiempo/espacio que mueve la vida humana. El filme lleva al espectador a una experiencia sensual que permite una reflexión psicológica y filosófica acerca de la sensación de perderse y perder el rumbo. El incidente que le da el título al filme no es otra cosa que un momento y suceso decisivo que interrumpe el flujo de la vida, un momento en el que parece romperse"el engranaje" para atrapar al humano en un tiempo/espacio infinito, o – quizás mejor – en una especie de loop que no lleva a ninguna parte y en el que el fin es el inicio.

Me convenció el desenlace del filme que muestra alternativas para las tramas que acabamos de ver. También es válida la manera de unir las dos historias. Considero, sin embargo, que el extenso diálogo explicativo entre dos personajes no hace falta para entender el filme puesto que lo inquietante resulta del tiempo/espacio como movimiento continuo en loop y del juego con vidas y destinos alternos.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.