• Regístrate
Estás leyendo: El 'Desierto' del odio
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:50 Hoy

La pantalla del siglo

El 'Desierto' del odio

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Con una larga toma de un paisaje desértico que se ilumina lentamente por el sol en el horizonte empieza la película Desierto de Jonás Cuarón. El título DESIERTO - en letras mayúsculas - aparece a lo lejos por encima de las montañas como si se tratara de la famosa estructura HOLLYWOOD que conocemos de un gran número de películas y series de televisión. Creo que la alusión no es gratuita y que Jonás Cuarónquiere dejar en claro que su filme trata acerca de la "tierra de nadie" que separa dos países y no pretende agregar su propio discurso al complejo tema de la frontera entre México y EUA. En una entrevista con Héctor González (Milenio, 12.04.2016) explica que el filme tuvo su origen en las historias horribles que escuchó hace varios años en una visita al consulado mexicano de Tucson. "Sin embargo, más que la experiencia de quien deja el país, me interesaba explorar el odio y la forma en la que los migrantes son usados como chivos expiatorios. No encontré mejor manera de hacerlo que a través de una película de acción, también porque querría llegarle a un público más amplio y que no necesariamente esté interesado en el tema".

La manera cómo Jonás Cuarón arma su película de acción es a través de un montaje de historias paralelas que cuentan una situación de persecución y caza por un lado, huida y lucha por la supervivencia por el otro. El "cazador" es un norteamericano oriundo del desierto de Arizona que justifica sus accionescon la necesidad de defender su hogar. Persigue con odio a las "ratas" porque lo están invadiendo y le han contaminado su territorio. Los perseguidos son un grupo de hombres y mujeres guiados por polleros que buscan el camino hacia el norte a través del desierto del sur de Estados Unidos.

Como es característico parapelículas de acción que narran una persecución, Desierto se desarrolla a través de acciones externas. La película se "mueve" por el terreno y los distintos tipos de desierto y tanto el "cazador" como los perseguidos tienen que adaptar sus estrategias al terreno que atraviesan: Espacios abiertos llevan a formaciones rocosas, tierras arenosas sin vegetación a terrenos con distintos tipos de cactáceas y matorrales. El perseguidor estadounidense Sam (Jeffrey Dean Morgan) cuenta con dos armas poderosas: Su perro entrenado para rastrear, perseguir y atacar una presa y su rifle de alto poder con mirilla. El grupo de perseguidos se reduce cada vez más y la acción se concentra finalmente en el mexicano Moisés (Gael García Bernal) quien emprendió el viaje para volver a reunirse con su esposa e hijo y una jovencita de nombre Adela (Alondra Hidalgo) que siguió el consejo de su madre en busca de un futuro mejor y más seguro.

Como persecución a muerte que se desarrolla por peligros externos el filme recurre a escenas que dramatizan la acción e intensifican el peligro. Un inoportuno efecto sonoro, la presencia de reptiles venenosos, la caída de piedras y rocas y acantilados difíciles de superar, dificultan la huida de los perseguidos. En su entrevista Héctor González le comentó al director que su película podía interpretarse como historia de supervivencia. Cuarón contestó: "Creo que el guión tiene muchas lecturas, desde las más arquetípicas, como la metáfora de subir a la montaña para confrontar al monstruo hasta la lectura política. Pero tienes razón, al final es una historia de supervivencia".

Lo que le dificulta al espectador hacer la lectura metafórica y arquetípica a la que alude Cuarón, son los elementos – y clisés – de género, la secuencia de acciones y el realismo de las escenas "de acción". El desierto, los reptiles venenosos, las cactáceas y el osito de peluche entre muchos otros, son elementos que mantienen en suspenso al espectador que no encuentra la necesaria distancia con los sucesos de la pantalla para reconocer las metáforas y los arquetipos que apoyarían un trabajo de reflexión.

En los créditos finales leemos que Alfonso y Carlos Cuarón, padre y tío del director, se encargaron de la producción del filme. Eso de ninguna manera le quita créditos a Jonás quien está desarrollando su propia carrera como guionista y director. Su opera prima Año uña (2007), una historia de amor transcultural, convenció por una estética de plano fijo que profundiza la sensación del encuentro de dos personajes desiguales. Desierto puede verse como el polo opuesto de Año uña, no sólo por ser un filme de género sino por tematizar cómo el odio imposibilita todo encuentro entre dos mundos.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.