• Regístrate
Estás leyendo: ¡El cine jalisciense vive!
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 06:34 Hoy

La pantalla del siglo

¡El cine jalisciense vive!

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Cuarta edición de la Gran Fiesta del Cine Mexicano”, leo en ¡hey! de Milenio del jueves 17 de septiembre. De acuerdo, para una “gran fiesta” como la anunciada, las páginas de ¡hey! son adecuadas. Si se trata, sin embargo, de promover el cine local y los realizadores jaliscienses, el programa del ciclo que se exhibirá en el Cineforo de la UdeG del 18 al 25 de septiembre, pertenece a la sección de Cultura dónde conviviría con noticias del ámbito de la literatura, el teatro, la música, las artes visuales y artes plásticas. Porque aparte de ser espectáculo, el cine también es cultura, arte, técnica, industria y, a veces, incluso negocio.

Escribo esta columna el sábado 19 de septiembre, a treinta años del terrible terremoto que sacudió no sólo varias ciudades y regiones del país sino también nuestra percepción y seguridad. Hay fechas que se nos quedan tatuadas en el alma y el 19 de septiembre 1985 es, sin duda, una de ellas. Con nuestro Cine Club Cine y Crítica AC habíamos preparado la Primera Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara para octubre de 1985. La programación estaba lista y las cartas de invitación habían llegado a los realizadores e invitados de Francia, España, Estados Unidos y el Distrito Federal. Entre tanta muerte y destrucción era impensable llevar a cabo la fiesta que le preparamos al cine mexicano por lo que pospusimos la Muestra para marzo de 1986.

Ahora que empezó la cuarta edición de la Muestra de cine jalisciense y mexicano, desdoblo el programa en color rosa de la primera Muestra para revisar qué películas jaliscienses exhibimos hace treinta años. Entre las más de treinta películas que exhibimos, sólo había dos largometrajes realizados en Guadalajara: El corazón de la noche de 1983 y Doña Herlinda y su hijo de 1984, ambas escritas y dirigidas por Jaime Humberto Hermosillo. También entre los cortometrajes sólo dos se habían filmado en nuestra ciudad: La felicidad de las señora Consuelo de Arturo Villaseñor y Doña Lupe de Guillermo del Toro, ambas de 1984 y con duración de 30 minutos. Únicamente El corazón de la noche se rodó en 35 milímetros, los demás filmes fueron realizados en 16mm, el formato semiprofesional en el que se realizaba el cine independiente.

Pasaron treinta años y el programa 2015 de la nueva Fiesta de Cine Mexicano, fundada y organizada por Ernesto Rodríguez, programador del Cineforo de la UdeG, da fe del enorme crecimiento de la producción audiovisual jalisciense. Ya no es posible incluir todo lo que se ha realizado en nuestra región a lo largo de un año. Además, de que es complicado conseguir el permiso de exhibición para películas de ficción destinados a la exhibición comercial. En años anteriores, sin embargo, pudimos ver Fecha de caducidad de Kenya Márquez (2012), Los insólitos peces gato de Claudia Sainte-Luce (2013) y Somos Mari Pepa de Samuel Kishi (2013), película que todavía no se estrena en el circuito comercial.

El programa de este año es atractivo puesto que incluye ficciones, documentales, largo, medio y cortometrajes. Entre los documentales descubro un filme de Jorge Bidault que atraerá a los que han conocido la escena musical de Guadalajara a fines del siglo pasado: Con el alma de una pieza: La leyenda de El Personal. El documental se exhibió con éxito en el FICG 2015. También será importante acercarnos a los relatos de madres que buscan a sus hijos desaparecidos. En su filme Retratos de una búsqueda la documentalista Alicia Calderón captalos dramas personales y familiares con gran sensibilidad. Con suspenso esperamos La ausencia de Arturo Baltazar, filme que ganó el premio a mejor corto documental en el Festival de Guanajuato.

En el ámbito de la ficción Haroldo Fajardopresenta el mediometraje 27 y el corto Historia mínima de una noche, películas en las que el realizador se muestra fiel a sus historias de músicos y la detallada observación de personajes y ambientes a través de una estética de plano secuencia en blanco y negro. Journal d’un inadapté (Diario de un inadaptado) de Jerzain Ortega, Cuando den las tres de Jonathan Sarmiento, Las chicas de la Colonia de Víctor Miranda, Almas de las nieblas de Juan Pablo Cortés, Una gringa para cenar de Alejandro Trigos, Pistolas de juguete y El embrujo de Fátima de Adolfo López, La hora de la siesta de Carolina Platt y Suéltame de Noé Hurtado son otros filmes jaliscienses que se exhibirán durante el ciclo. Será emocionante acercarnos a los nuevos realizadores y sus filmes para constatar que el cine jalisciense no sólo existe sino crece y avanza con propuestas estimulantes, innovadoras y socialmente significativas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.