• Regístrate
Estás leyendo: El Ariel es para …. "Lluvia en los ojos"
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:17 Hoy

La pantalla del siglo

El Ariel es para …. "Lluvia en los ojos"

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Fue realmente emocionante ver a Rita Basulto subir al escenario de Bellas Artes y recibir la estatuilla por su película Lluvia en los ojos. ¿Sabía Usted que de los cinco cortometrajes de animación que compitieron por el Ariel, cuatro fueron realizados en nuestra ciudad? Electrodomésticos de Eric de la Luna, La casa triste de Sofía Carrillo, Qué es la guerra de Luis Beltrán y Lluvia en los ojos de Rita Basulto. Creo que podemos estar orgullosos de contar con animadores que han impulsado la técnica stop motion y que conquistan con la calidad de sus historias, temas y estilos a espectadores en México y en todo el mundo.

Lluvia en los ojos narra la historia de una niña que debe convalecer en cama por haber sufrido “un accidente” – como ella misma comenta con su voz en off. En una flash back la pequeña recuerda la muerte de su abuelo y el descubrimiento de un rinoceronte bebé – “herencia” del abuelo viajero - al que cuidó y vio crecer hasta que tuvo que apartarlo de su vida porque había crecido demasiado.

El relato de la niña encamada adquiere vida y profundidad por la exquisita estética, la atmósfera, las referencias plásticas y los efectos visuales creados por una técnica de animación al servicio del significado. Los primeros sonidos e imágenes del filme recuerdan escenas de infancia y cuentos de hadas: Se escucha la lluvia, el agua cubre un piso de piedras y cae sobre un campo de cereales con una casa de madera y un árbol. La cámara se acerca a la casa y descubre detrás de una ventana, el rostro de Sofía, una niña de unos cinco años. En el papel de protagonista y narradora, Sofía le cuenta al espectador lo que sucedió después de la muerte de su abuelo hasta el accidente en el que se fracturó un brazo. El relato de la niña describe un proceso de duelo que sólo puede superar con la ayuda de un ser imaginario que necesita de su cuidado. El hecho de que sea justamente un rinoceronte quien materializa su tristeza por el abuelo ausente, crea tensión entre la fragilidad de la niña y la torpeza de un gran animal.

El proceso de crecimiento del rinoceronte desde ser un bebé que la necesita hasta convertirse en un animalote que la estorba, describe tanto la superación del duelo como también la maduración de Sofía. Las pistas estéticas que ofrece el filme abonan a la construcción de sentido. La imagen del campo de cereal con la casa y el árbol, remite a la pintura “Christinas World” de Andrew Wyeth, mientras que el rinoceronte con su armadura medieval, se parece al rinoceronte que el pintor y grabador renacentista Albert Dürer pintó en 1515 - por cierto, sin haber visto jamás un rinoceronte real. Una de las escenas más impactantes del filme muestra cómo Sofía se enfrenta al gigantesco Cornelio al que quiere apartar de su vida. Por un lado de la imagen está el animalote con la mirada suplicante y por el otro la pequeña y frágil niña que trata de dominarlo con la fuerza de su voluntad. Es un enfrentamiento que remite a la Bella y la Bestia en filmes como La Bella y La bestia de Jean Cocteau (1948) pero cambia el tema y significado. La escena también remite a películas de horror en las que el creador se ve amenazado por una criatura a la que dio vida. La banda sonora, sensible y llena de atmósferas, abona al tema y corte fantástico del filme.

Al recibir la estatuilla, Rita Basulto seguramente recordó el momento en el que recogió su primer Ariel para El octavo día de la creación en el que compartió créditos con Juan José Medina, animador y artista plástico al igual que ella. En El octavo día … la propuesta estética remite al expresionismo alemán y a la obra del artista suizo H.R. Giger quien falleció en mayo pasado.

Propongo que estemos orgullosos de nuestros realizadores pero también que conozcamos y difundamos sus filmes y que lo apoyemos en la creación de sus proyectos. Lo merecen por la calidad de sus propuestas y por la obstinación y el profesionalismo con el que siguen trabajando. Por cierto, también Claudia Saint – Luce, egresada de la UdeG, merecía un Ariel por Los insólitos peces gato (Lisa Owen se lo ganó como coprotagonista), mientras que 5 de mayo: La batalla dirigido por el egresado del ITESO Rafa Lara, ganó en las categorías de efectos especiales y dirección de arte.

Puede encontrar una entrevista con Rita Basulto y un ensayo sobre Lluvia en los ojos en el número 8 de la revista de cine El ojo que piensa en: www.elojoquepiensa.net.


annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.