• Regístrate
Estás leyendo: Documentar el México fronterizo
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 16:09 Hoy

La pantalla del siglo

Documentar el México fronterizo

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

En el año 2009 la noticia de un cortometraje documental mexicano sobre migración que llamaba poderosamente la atención de los medios internacionales corrió como lumbre por los corredores de escuelas de cine y artes audiovisuales. Con justa razón. El cortometraje de cinco minutos La Patrona de Lizette Argüello (2009) convence por su tema y la destreza al condensar en pocas imágenes y escenas sin diálogo, una efectiva campaña de solidaridad con los migrantes, en su mayoría centroamericanos, que atraviesan el país en el tren La bestia por parte de una comunidad de mujeres en el estado de Veracruz. El corto comienza con imágenes de una cocina de pueblo en la que las mujeres preparan alimentos. Las vemos cargar las bolsas de plástico rumbo a las vías del tren y aventarlas a las manos de los migrantes sobre La Bestia que pasa a toda velocidad. Un par de imágenes arriba del tren, la sonrisa de satisfacción de una anciana y un letrero que explica la acción de las mujeres del pueblo “Guadalupe (La patrona)” bastan para explicar de qué trata el documental realizado por un equipo de jóvenes que pretendían captar la labor de solidaridad de las veracruzanas. El corto La patrona fue tan exitoso que desencadenó una serie de reportajes y entrevistas con “las patronas” en medios mexicanos y extranjeros como la BBC, Radio France y la alemana DW (DeutscheWelle).

Fue muy grato reencontrarnos con las protagonistas de La patrona en el documental Llévame mis amores de Arturo González Villaseñor, egresado de la UAM Xochimilco. El documental de 2014 – cuya realización pasó por el DocuLab del FICG - se centra en el conflicto central del corto– pero enriquece la anécdota con entrevistas que construyen un fresco de historias de vida, estrategias de sobrevivencia y reflexiones acerca del empobrecimiento del campo, la precariedad, el machismo y la necesidad de acciones de apoyo al prójimo. Con imágenes y escenas que captan los rituales diarios de cocinar, caminar al pozo para conseguir el agua, empacar los alimentos en bolsas de plástico, cargarlas hasta las vías y aventarlas al tren, el filme atrapa al espectador por la autenticidad de la narración. Sin embargo, también crea solidaridad con los personajes – lugareños y migrantes - al escucharlos hablar y reflexionar acerca de sus emociones, miedos y alguna lejana esperanza. Las vías del tren y la inmensa masa de hierro del tren son una presencia poderosa que atraviesa todo el filme. Carga al mismo tiempo el peligro como una incierta promesa:La frontera queda lejos y los migrantes son presa fácil para todo tipo de abuso. Junto a los niños y jóvenes que ayudan en el trabajo diario, las mujeres forman un equipo de trabajo disciplinado y alegre que ha encontrado una importante misión social que cumple con naturalidad y sin jamás sentirse heroínas ni quejarse de su sacrificio en pro de la causa de los migrantes.

Mientras que en Guadalajara el documental Llévame mis amores se estrenaba en las salas de cine, viajé a Mexicali para ser jurado y conferencista en el Quinto Foro y Festival de cortometrajes de la Universidad Autónoma de Baja California. Durante mi estancia me pude dar cuenta de qué manera la cercanía de la frontera marca la vida y las rutinas diarias de los habitantes de la frontera y cómo la situación fronteriza y transfronteriza permea también los ámbitos académicos, los estudios, la investigación y las prácticas profesionales de los universitarios. La producción de películas que muestran la situación fronteriza “desde adentro” está creciendo cada día y también se estudia y revalora personajes transfronterizos del cine mexicano como Tin Tan. En cuanto a los migrantes y deportados por las autoridades de migración estadunidenses, la documentalista Karla Paulina Sánchez, oriunda de Mexicali y egresada del ITESO, realizó el crudo– y bello -documental Hotel de paso que formó parte de la gira Ambulante 2015. El filme recoge con imágenes y testimonios inolvidables la situación y los dramas de mexicanos y centroamericanos enlas instalaciones de un viejo hotel convertido en Casa del Migrante administrada por la organización Ángeles sin Fronteras. Con imágenes altamente estéticas que crean un contraste doloroso,el documental denuncia las condiciones de insalubridad, abuso y discriminación que viven los migrantes en un casa que en lugar de refugio “es peor que la cárcel”.

Documentales como La patrona, Llévame mis amores y Hotel de paso muestran distintos aspectos de la migración en México. Nos abren los ojos al hecho de que México es territorio transfronterizo. Hacen falta más documentales sobre la frontera sur y las demás “fronteras”, internas y externas, para que empecemos a concebir a México como territorio transfronterizo.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.