• Regístrate
Estás leyendo: Autor y personaje: La lucha por el poder
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 18:51 Hoy

La pantalla del siglo

Autor y personaje: La lucha por el poder

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Cuántas veces habremos leído la leyenda “Basado en hechos reales” en los créditos iniciales o finales de una película? ¿Nos la creímos? ¿O sospechamos que el realizador puso la aclaración para abonar a la verosimilitud de una ficción? Román Polanski conservó el título Basado en hechos reales (D’après une histoire vrai) de la exitosa novela de Delphine de Vigan en la que basó el guión coescrito con Olivier Assayas. Libro y filme no pretenden estar basados en “hechos reales”. Lo que abordan es, más bien, la estrecha relación entre realidad y ficción, realidad e imaginación. “Todas las historias del mundo se tejen con la trama de nuestra propia vida”, puso en su twitter el escritor y crítico argentino Ricardo Piglia (1941 – 2017). Tenía razón; sin embargo, nos podemos preguntar ¿quién es el verdadero autor de una obra literaria, una pintura o una película? ¿Cómo empezó y se desarrolló el proceso de creación, quién y qué influencias intervinieron en su tramado? En El escritor fantasma (The Ghost Writer, 2010) Polanski convirtió estas preguntas en un thriller político, en Basado en hechos reales construye un thriller psicológico alrededor de la relación de dependencia entre dos personajes – o, en este caso, entre una autora y su personaje. La fascinación por las identidades inciertas e intercambiables sigue siendo un tema central de la obra del director.

La primera escena de Basado en hechos reales nos lleva a la Feria del Libro de París. Desde el punto de vista subjetivo de una autora que firma sus libros, la cámara capta los rostros de los lectores que, al pedir un autógrafo, comentan su emoción e identificación con el relato. “La novela me cambió la vida”, confiesan y piden una dedicatoria para una hija, hermana o amiga. Confesiones y dedicatorias conforman pequeños relatos que la autora Delphine Dayrieux (Emmanuelle Seigner) escucha con creciente cansancio y desesperación. Al borde de un ataque de nervios le pide a su agente editorial sacarla del lugar.

El agotamiento de Delphine - con tintes de una depresión postparto - resultan en un bloqueo creativo profundizado por la ausencia de sus hijos y pareja y extrañas cartas anónimas que le reprochan el suicidio de su madre descrito en su última novela. Como ángel de salvación aparece una ferviente admiradora que se hace llamar Elle (Eva Green como Elisabeth) y ofrece ayudarla como asistente. La atracción y dependencia de Delphine por Elle crecen a medida que la joven le quita las cargas diarias, responde sus correos y la aísla de la sociedad para que pueda empezar a escribir lo que llama su libro secreto.

La primera parte de la película describe la relación y creciente dependencia de Delphine por Elle. La segunda parte se desarrolla en total aislamiento de las dos mujeres. Dependencia, lucha por el poder y necesidad de materializar la tensión en un texto dramático, hacen crecer la violencia y nos recuerdan el filme Misery de Rob Reiner. Por lo menos en su trama ya que el estilo y montaje que Polanski utiliza en Basado en hechos reales remiten al cine de Alfred Hitchcock.

La iluminación y fotografía de Pawel Edelman y la música de Alexandre Desplats refuerzan el suspenso al estilo del cine clásico de Hollywood. Si no fuera por la poderosa presencia de la computadora que torna la tradicional “página en blanco” en “pantalla en blanco”, los teléfonos celulares que permiten la comunicación a distancia y la grabación de la voz. Los elementos tecnológicos que parecen desentonar con la puesta en escena y el montaje, muestran que Polanski está al día con las transformaciones que ha sufrido el proceso de creación. Lo que no ha cambiado son las inquietudes del director franco-polaco por los espacios oscuros - externos e internos - que intensifican y abren abismos en los personajes y su relación con los demás. Ver Basado en hechos reales da ganas de volver a ver El inquilino, El bebé de Rosmary y La piel de Venus.

annemariemeier@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.