• Regístrate
Estás leyendo: ¿Recuerdan a Francisco Larios?
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 06:28 Hoy

¿Recuerdan a Francisco Larios?

Publicidad
Publicidad

Francisco Larios estudió diseño gráfico en el desaparecido ISCyTAC, luego se trasladó a Monterrey, Nuevo León donde radica desde hace muchos años. Nació en Guaymas, Sonora, en 1999 inició una meteórica carrera como expositor individual y hoy tiene obra suya en importantes colecciones privadas y de museos de arte contemporáneo.

El artista aficionado a efectos de arte abstracto, expone actualmente junto a Elisa Pasquel y Reyna Castaño en “Tres voces, emociones, armonía, paisaje, ritmo y color” en el Museo Metropolitano de Monterrey. Rocío Castelo es la curadora de esta muestra con obras de gran formato, que nos dan una idea de la plástica neoleonesa en la actualidad.

La también galerista, curó el año pasado, la espléndida exposición de Esther González en el antiguo Colegio Civil y reunió a tres artistas dispares que muestran aspectos distintos del arte abstracto que coinciden afortunadamente en una preocupación por la unidad discursiva y la emotividad del color. Castelo distribuyó de forma coherente la obra de estos tres artistas más o menos contemporáneos, que han hecho carrera al lado de grandes firmas, en espacios nacionales e internacionales y con trayectorias muy importantes en certámenes de todo tipo dentro y fuera del país.

Elisa Pasquel y Reyna Castaño confirman, una vez más, qué un artista pasa su vida productiva recitando el mismo discurso, la gracia esta en mostrar en exposiciones como esta del antiguo Palacio Municipal, la evolución de la forma y el contenido de ese discurso. Así vemos como la paleta de los tres expositores, se alimenta de la experiencia que da la práctica del oficio y de los tonos emotivos que inyectan a su trabajo a través del tiempo. Me llamó la atención la cantidad de bienales y otros concursos en los que ha participado Elisa Pasquel, la capacidad experimental de Reyna Castaño y la calidad formal de Francisco Larios.

También es importante mencionar que Pasquel, Castaño y Larios tienen obra en espacios muy importantes, y eso es producto solo del esfuerzo, la paciencia, el trabajo y la calidad. El Museo Metropolitano de Monterrey, incluidas sus banquetas, no tienen el glamour, o la resonancia mediática de otros sitios en la ciudad de las montañas, pero con exposiciones como esta de Pasquel, Castaño y Larios, levanta la mano y confirma que es un espacio digno de tomarse en cuenta cada vez que uno visita la ciudad, solo hay que cruzar la Macroplaza para continuar la fiesta iniciada en el Parque de la Fundidora, los Tres Museos y el MARCO.

El viaje también fue un respiro para descansar de las polémicas anunciadas en esta misma Agenda Cultural, al inicio de la administración pianista en Torreón.


lerdo.bonito@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.