• Regístrate
Estás leyendo: Los ricos también lloran
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 06:37 Hoy

Vertebral

Los ricos también lloran

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

Hace algunos días, la actriz y cantante Danna Paola estuvo de visita en Torreón como parte del elenco de Viva La Radio 2018. 

La joven artista habló sobre su más reciente proyecto televisivo, Élite, una serie española producida por Netflix. La trama gira en torno a un colegio “nice” donde llegan a estudiar becados tres alumnos de escasos recursos económicos, entre ellos una paquistaní. 


La serie aborda las problemáticas que enfrentan los preparatorianos, no solamente de España, sino de prácticamente todo el mundo: Drogas, sexo e intriga, nada más que la variable sobresaliente es que estos conflictos son enfrentados por familias encumbradas económicamente, y eso le pone mejor “sabor al caldo”. 


A principios de la semana pasada trascendió (por parte de colonos del Campestre La Rosita) que el alcalde de Torreón, Don Jorge Zermeño pretendía retirar las jardineras que obstruyen el paso a la colonia, lo que generó malestar entre los habitantes del sector. Víctor Ortega (el Presidente de la Asociación del Campestre) aseguró que un regidor les había informado que irían retirando todos los obstáculos viales de manera paulatina a partir del 2019 y por consecuencia, enfurecieron. 

Ortega y demás comitiva estaban ciertos de que un “amigo” de Zermeño (Segundo Llama) era quien estaba detrás de esta salomónica decisión. 


El Alcalde, en entrevista para el Telediario repitió una y otra vez que no abriría El Campestre, que si bien, la mayoría estaba a favor de mantenerse “encerrados”, había un grupo minoritario que estaba proponiendo retirar las famosas jardineras, Zermeño prefirió el bien común y democrático. 


Al término de la entrevista Zermeño me mostró unas fotografías que (seguramente) le envió Segundo Llama en las que mostraba a un grupo de trabajadores de El Campestre poniendo mamparas de madera para obstruir la vista del jardín de su casa al campo de golf de El Campestre, “son chingaderas”, dijo. 

La cosa no paró ahí, algunos vecinos le colgaron mantas a Don Segundo “conminándolo” a irse de la colonia, además que las cercas que pusieron frente al jardín de su casa tuvieron origen en la directiva del club de golf porque Don Segundo no es socio y usaba sus andadores para hacer ejercicio, imagínese el impacto para Llama y su familia. 


La información trasciende entre pobres y ricos, entre desprotegidos y potentados porque se trata de eso, de comunicación, “otras fuentes” señalan que Don Segundo Llama no se caracteriza precisamente por ser un vecino ejemplar, pues poncha llantas a quien se estaciona por su casa, no permite el acceso a camiones de servicio y todo bajo el argumento de ser amigo de Jorge Zermeño. Lo que defiendo en esta colaboración es que, generalmente nos enteramos de dramas y telenovelas con los pobres, allá con los habitantes de Zaragoza Sur o en la Braulio o en la Santiago Ramírez, esas historias crudas y estremecedoras, pero hoy me di cuenta que: Los ricos también lloran. 


angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.