• Regístrate
Estás leyendo: El sol sale para todos
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 13:54 Hoy

Vertebral

El sol sale para todos

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

¿Es válida la siguiente analogía? El padre de dos hijas mayores de edad, le ha exigido por años, a la más grande: Disciplina, buenas calificaciones, que trabaje los fines de semana para que apoye con los gastos del hogar, no le permite salir hasta altas horas de la noche, en fin, el hombre se ha empeñado en que la chica se convierta en un modelo a seguir.

A la otra (la menor) no le exige nada... es más, la mima, le da dinero para sus gastos, trata de que la chica se la pase “bomba”.

Qué pensará la hermana mayor, qué sentirá ¿Se enojará? Por supuesto, en una familia y en general en una comunidad, las condiciones deben ser equitativas.

Así, en esa postura está el Ayuntamiento de Torreón: Por una parte están los taxistas a los que le cobra 30 mil pesos por la renovación de una concesión por un determinado tiempo, dos tarjetones (uno del municipio y otro del estado), verificación ecológica y demás artilugios recaudatorios y por otra parte llega Uber, que, en teoría proporciona un servicio de transporte entre particulares, es decir, su operación estaría exenta de cualquier gravamen municipal.

Definitivamente el servicio de Uber es necesario para la Comarca Lagunera, genera un “aire” cosmopolita y satisface las necesidades de un público cada vez más creciente, sin embargo el Ayuntamiento no puede discriminar al gremio transportista, necesariamente se desataría un conflicto de grandes dimensiones, como lo que ocurrió en la Ciudad de México, en donde incendiaron coches y se registraron enfrentamientos a golpes entre los choferes de taxis y los “socios conductores” (como pomposamente los cataloga Uber).

Uber no entra a Torreón con las mismas condiciones con las que funciona en la Ciudad de México, aquí permite autos con una antigüedad de 10 años, de procedencia extranjera y acepta el cobro en efectivo, entonces la “magia” del servicio se perdería, se convertiría en una simple y llana base de taxis.

Así no me gusta, resulta interesante que a través de un teléfono inteligente, las personas podamos contactar un coche en óptimas condiciones para que nos traslade de un punto a otro, esa aplicación te revela el nombre del conductor, su número de teléfono, el modelo y placas del automóvil, lo mejor es que los pasajeros nos desentendemos del trayecto y del pago (ya que el cargo se hace a través de una tarjeta de crédito).

Bienvenido Uber, siempre y cuando exista un marco regulatorio, una plataforma legal que obligue a la empresa a respetar los “beneficios” que está planteando con “bombo y platillo”.

A los taxistas que operan en las calles de Torreón, primeramente mis respetos, hay choferes que se “fletan” 12 horas arriba del coche, sin aire acondicionado y con un brazo “negro” a causa del sol, que por cierto “sale para todos”.



angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.