• Regístrate
Estás leyendo: Alexis, te fallamos
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 10:21 Hoy

Vertebral

Alexis, te fallamos

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

Es una verdadera tragicomedia familiar, prácticamente “todos contra todos”: Hijo veinteañero que se enamora de la mujer del compadre de su papá y que, además, tuvo diez hijos.

La nuera - cuñada salió de casa temprano para ir a trabajar a la maquiladora y dejó a cuatro niños (como habitualmente lo hacía) en casa, encerrados con cadena y candado. Según Jesús, el padre del padrastro, continuamente peleaban, los “chiquillos” se perseguían con martillos y cuchillos, evidentemente estaban dañados por los vaivenes de los tutores.

La hermana de Mayela (la mujer en cuestión) estaba segura de que Alexis era muy amado, era “la luz de sus ojos”, nunca pensó que su sobrino moriría víctima de una brutal golpiza, según las autoridades periciales.

No me queda claro quién o quiénes fueron los culpables de lo ocurrido: El padrastro (drogadicto), la madre (descuidada), los vecinos (indiferentes) o la PRONNIF (ausente), a la conclusión que llego “a bote pronto” es que todos tenemos responsabilidad en el caso, todos somos responsables de que Alexis muriera salvajemente, masacrado, un niño de tres años.

Por esta razón, la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia tendría que estar atenta a la socialización de sus funciones y no a los lineamientos de un organigrama gubernamental, es decir, la dependencia estatal debe abrirse a la ciudadanía a través de los medios de comunicación para que la gente que detecte casos como el del pequeño Alexis, los denuncie de inmediato. Sabemos que Yezca Garza, la líder de la PRONNIF es una mujer muy preparada, sensible, incluso ha recibido ofertas laborales de instituciones federales por sus capacidades, sin embargo, hay un aspecto (crucial) que la Procuraduría está descartando: Hablar, advertir a la ciudadanía que hay un área del gobierno facultada para intervenir en problemáticas como la antes descrita, además de que cuenta con personal calificado para tomar decisiones y recibe un buen presupuesto para el desarrollo asertivo del entramado familiar de Coahuila.

¿Madres adolescentes? ¿Pérdida de valores?

¿Una sociedad cada vez más relajada? No sabemos exactamente a qué clase de fenómeno nos estamos enfrentando, no tenemos claro el origen de estos estremecedores casos, lo cierto es que se trata de un semillero para futuras sociedades caóticas.

Qué les estará pasando por la mente a los hermanos de Alexis, aquellos que vieron al niño muerto en un sillón después de que se desangrara internamente por un golpe en el estómago, imagino que con tratamiento psicológico podrían sobrellevar el trauma, pero ahí queda una cicatriz que podría ser curada con la repetición de los mismos patrones a los que estuvieron expuestos. Pobres de nosotros, porque la muerte de Alexis es responsabilidad, no del asesino, la culpa es nuestra, de todos... le fallamos.


angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.