• Regístrate
Estás leyendo: A Ramón nadie le hizo caso
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 14:07 Hoy

Vertebral

A Ramón nadie le hizo caso

Ángel Carrillo

Publicidad
Publicidad

Esta semana ha sido complicada en el ISSSTE Torreón, las omisiones en las que incurrieron directivos y líderes sindicales en torno al caso del médico Juan Antonio Benítez, quien presuntamente intentó abusar de una paciente, escalaron a niveles insospechados. La institución, días después del penoso incidente, se vio obligada a emitir una postura... ramplona, medida, segura (en voz del encargado jurídico, José A. Moreno): “En estos momentos el ISSSTE desconoce el paradero del doctor Benítez y se sujetará al proceso que se le sigue por parte de las autoridades”.

En términos concretos El Jurídico cumplió, sin embargo dejó a la imaginación el resto del debate. No sabemos a ciencia cierta si los altos jerarcas del hospital en Saltillo reconocen que el director de la clínica en Torreón, doctor Héctor Valdés Gutiérrez estaba enterado de que el doctor Benítez llegaba borracho a trabajar, José A. Moreno, el encargado legal del ISSSTE no ofreció garantías de que en el futuro, no se volverían a presentar situaciones similares y por si fuera poco, no habló de los daños colaterales que originó la sobreprotección sindical de la que gozaba el médico involucrado en este asunto.

Aquel dos de julio, cuando los policías llegaron hasta el hospital del ISSSTE Torreón para aprehender a Juan Antonio Benítez, acusado (presuntamente) de violación, Ramón Dimas Martínez de 16 años de edad yacía en la cama 405 de terapia intensiva, padecía de crisis convulsivas. Aquello era un mercado, el hospital estaba invadido inusualmente por policías, el desconcierto y el temor reinaron por algunos minutos, nadie quiso subir a revisar a los demás pacientes.

Así murió Ramón Dimas Martínez, solo, en la oscura terapia intensiva, en medio de un ataque al corazón, sin atención médica. De su caso nadie habló.

Los daños colaterales continúan saliendo a flote ¿Dónde estaba el doctor Valdés Gutiérrez para enfrentar el problema? Preocupado por su carrera política seguramente, por sus relaciones insanas con un sindicato agresivo y obsoleto. Así le ha ocurrido con dos cargos anteriores, como director de la Jurisdicción Sanitaria dos de Gómez Palacio de donde fue removido al Hospital General, en ambas instituciones hizo gala de prepotencia y malos manejos administrativos.

Luego de la publicación de la columna Vertebral de la semana pasada en este mismo espacio, me escribió Soledad Bernal García (abogada de profesión), enfermera del hospital:

Es lamentable leer una columna como la que publicas en Milenio respecto a lo acontecido en el Hospital ISSSTE el pasado miércoles. Es lamentable que un periodista de tu prestigio aquí en Torreón no se dé cuenta del rango de afectación que implica una publicación sin fundamento. Afectas a quienes laboramos dignamente en dicha institución, así como a quienes tienen la necesidad de acudir a esa unidad para recibir nuestro servicio.

Me gustaría aclarar contigo personalmente cada uno de los puntos que tu mencionas. Estoy a tus órdenes. Soy enfermera con 30 años de servicio en el ISSSTE”. Con todo gusto Soledad, nada más que agregue en la agenda, algunos puntos como la muerte impune de Ramón Dimas Martínez.


angel.carrillo@multimedios.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.