• Regístrate
Estás leyendo: Desabasto de información
Comparte esta noticia

La prueba del ácido

Desabasto de información

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

El presidente Andrés Manuel López Obrador empezó la semana afirmando que no había desabasto y días después pedía a la gente cuidar la gasolina, por la situación que se vive.

Las autoridades pidieron no hacer compras de pánico, mientras las filas crecían en las gasolineras de varios estados del país y agotaban el combustible en numerosas estaciones de servicio.

Que se iban a abrir los ductos, que cuando los abrieron, los “pincharon” y comenzaron a robar de nuevo los huachicoleros, que los cerraron, bueno al parecer solo el de Salamanca a León, que surte a la ciudad zapatera y a varias zonas de Jalisco.

Porque el de Tuxpan-Azcapotzalco no lo han cerrado. ¿Por qué? Porque es el que da abasto a la Ciudad de México, además de pasar por Puebla, el paraíso del Huachicol, como reveló una investigación de MILENIO en la semana.

Ese ducto ha sido boicoteado, según AMLO, pero el flujo de combustible continúa, aunque la CdMx ya también ve largas filas en las gasolineras.

Y luego surgen voces en las redes sociales preguntándose por qué en Puebla no hay desabasto. El ex senador Javier Lozano pregunta si tendrá algo que ver con las próximas elecciones para Gobernador en ese estado, después de la muerte de Martha Erika Alonso el 24 de diciembre.

Corren los videos en las redes de la gente en el municipio de Acambay, Estado de México, donde aparecen numerosas personas con cubetas, bidones y tambos recogiendo la gasolina de un ducto que fue abierto por huachicoleros, una práctica muy común en San Martín Texmelucan, Puebla.

Aparecen en León y en otras ciudades del país los vivales que se forman con sus bidones y compran gasolina para revenderla. Oportunistas siempre aparecerán, aunque hay más que se han comportado a la altura de la crisis de desabasto de gasolina y colabora para imponer el orden en las largas filas en las estaciones de servicio.

Otros prefieren apoyar con información verdadera en las redes y avisan sobre dónde se puede encontrar gasolina y cómo están las filas de largas, ciudadanos y autoridades.

Otros cuantos se dedican a mal informar a través de las redes.

Unos afirman que México disminuyó la importación de gasolinas en Estados Unidos y citan una investigación del Wall Street Journal, mientras que en el Golfo de México hay buque tanques con gasolina varados sin poder descargar en puertos nacionales.

Lo cierto es que la información en toda esta situación sufre las consecuencias y al último los más afectados son los ciudadanos.

Si con esto se acaba con los delincuentes del huachicol, pues adelante, pero todavía no se sabe de algún detenido. Pero México y su gente necesitan información, certeza sobre cómo proceder ante esta situación.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.