• Regístrate
Estás leyendo: AMLO tiene crédito
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 10:45 Hoy

La prueba del ácido

AMLO tiene crédito

Andrés Amieva

Publicidad
Publicidad

El cheque está en blanco. La confianza de la base que dio el triunfo a Andrés Manuel López Obrador está intacta y se vio en el arranque del sexenio.

La esperanza se renovó, como ocurre cada sexenio en México y los 30 millones que votaron por AMLO mantienen su apoyo sin cambios, aunque existen algunos que comienzan a dudar ante decisiones que anunció López Obrador.

El perdón a los corruptos, el punto final, como le llamó, levantó opiniones negativas hasta entre sus seguidores. Dijo que lo someterá a consulta, pero, de entrada, no levantará un dedo contra quienes han incurrido en actos de corrupción en años recientes. Todo en aras de la estabilidad.

Retirar a los militares de las calles era otra de sus promesas, pero no la podrá llevar a cabo y la Guardia Nacional ya está en camino, pese a las voces en contra.

Los que saben afirman que los mensajes que ofreció en la toma de posesión, en el Congreso, y en el Zócalo, no alcanzan para brindar tranquilidad a los inversionistas y a los mercados.

Pero López Obrador es experimentado en el manejo de las emociones y con la lectura de los 100 puntos ante unos 120 mil seguidores, logró conectar con ellos.

La gente quiere creer que esta es una nueva oportunidad para enderezar el camino del país y ofrece su apoyo.

Los incondicionales de AMLO, por supuesto, están ahí. Muchos que no votaron por él están dispuestos a apoyar al nuevo Presidente y saben que si le va bien a AMLO, le va bien al país. Y hay otros que no le concederán el beneficio de la duda.

Es una mezcla de razones, de esperanza y de deseo en el bolsillo con la que parte López Obrador en esta aventura.

El crédito que posee es muy grande en estos momentos. Hay encuestas que afirman que llega con una aprobación del 69 por ciento, una calificación muy alta para un Presidente.

Ese crédito está intacto y López Obrador sabrá manejarlo a su favor. Sabe qué decirle a las masas.

Mientras tanto, el Avión Presidencial ya viajará a Estados Unidos donde permanecerá hasta que lo vendan, uno de los temas prometidos en campaña, junto con la reducción de sueldos a funcionarios y la terminación de las pensiones para los ex Presidentes.

Decisiones tribuneras, como dirían los futboleros. Golpes mediáticos. Sabe cómo hacerlos.

PD: López Obrador ha manifestado cierta nostalgia por el presidencialismo de los años 60 y 70, primero con lo del crecimiento económico en aquellos años, del 6% anual, algo deseable en el contexto actual, pero también por los largos mensajes presidenciales. Para los que extrañaban los informes de gobierno de Luis Echeverría y de José López Portillo, esos que duraban más de cuatro horas, López Obrador ya le prometió a la gente que el año próximo dará otro discurso en el Zócalo donde repasará cada uno de los 100 puntos que leyó el sábado. A ver qué tanta paciencia le tienen.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.