• Regístrate
Estás leyendo: ¡A quemar cohetes!
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 02:32 Hoy

¡A quemar cohetes!

Publicidad
Publicidad

Regresó esa época del año en el que muchos leoneses y visitantes disfrutan mucho. Palenque, música, espectáculos, gorditas, huaraches y bebida, mucha fiesta, es la Feria de León, pero con ella llegan también los altos índices de contaminación.

Es cierto, si usted ya fue a la Feria habrá visto altas concentraciones de gente dentro del recinto ferial y en los alrededores. Muchos de ellos arriban a la Feria de León a través del transporte público, pero una gran parte lo hacen en sus automóviles.

La circulación de coches por la zona se incrementa, hay congestionamiento vial y, por supuesto, más contaminación al haber unidades paradas en el tráfico con los motores encendidos, esto es así.

Además, los conductores de esos autos buscan estacionamiento, que por cierto ya cobran por la zona 100 pesos, muchos de los lugares disponibles son terrenos baldíos y levantan tierra al maniobrar para estacionarse, así es también.

Pero cuando Gestión Ambiental del Municipio de León afirma que los niveles de contaminación se deben a los autos, no puede uno menos que tomarlo con reservas. El viernes 12 de enero, día de la inauguración hubo un espectáculo de pirotecnia en la Feria, total ya es tradición.

El Municipio pidió al Patronato de la Feria que no hubiera quema de fuegos artificiales durante el evento, pero la gente del Patronato solo dijo que ya habían comprado el servicio por 500 mil pesos. El plan inicial, como mandaba la tradición, era realizar un breve espectáculo de pirotecnia todos los días, hasta el 6 de febrero.

Otros años así ha sido y nadie protestaba, los asistentes podían ver el espectáculo alrededor de las 20:00 horas y todas las familias lo disfrutaban. Pero esto ha cambiado.

Venimos de una serie de precontingencias ambientales que se han presentado desde noviembre del 2017, producto del parque vehicular, de las ladrilleras, de la quema de pastizales, de la industria y súmele las acciones contaminantes que se le ocurran.

Todas ellas contribuyen a tener en León una calidad de aire no satisfactoria casi todos los días, desde noviembre. Esto es así.

Entonces decir que los índices de contaminación se disparan en la zona de la Feria de León por los automóviles es correcto, pero también la quema de pirotecnia cuenta y mucho. No se puede evadir.

Si cuando se registran precontingencias hay que tomar acciones inmediatas para reducir los riesgos que tiene la contaminación en la salud de los adultos mayores y los niños, el Patronato de la Feria no puede simplemente comprar la pirotecnia para quemarla diario.

Esto es cuestión de acciones y voluntad. Hay que ser congruentes y evitar contribuir a elevar los niveles de contaminación. Si a una persona se le puede pedir que se traslade en transporte público, o en bicicleta, a los políticos y funcionarios públicos se les debe exigir que no tomen decisiones que nos afecten a todos.

andres.amieva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.