• Regístrate
Estás leyendo: Desabasto en comunicación
Comparte esta noticia

Bala de Terciopelo

Desabasto en comunicación

Ana María Olabuenaga

Publicidad
Publicidad

De la misma forma en que al cerrar la válvula de un ducto se genera escasez. Parecido a como se perfora para tener salidas clandestinas. De manera semejante a lo inútil que resulta arreglar por la mañana un puñado de perforaciones siendo que por la noche se perforarán muchas más. Idéntico a como la gente reacciona frente a la escasez, buscando solucionar esa necesidad al precio que sea, en donde sea. Exactamente igual, funciona la comunicación.

El ducto de comunicación lo abrió el Presidente, como todas las mañanas, el 27 de diciembre del año pasado. Un plan urgente para combatir el robo de combustible se había puesto en marcha.

Que el Ejército estaba a cargo, que había vigilancia constante, que había un nuevo sistema de distribución, que había implicados.

El problema es que a los pocos días la realidad y el desabasto comenzaron a evidenciar que o la estrategia estaba fallando o no había estrategia.

A partir de aquí al ducto se le han hecho cientos de perforaciones. Y al igual que el litro a 30 pesos la gente lo encuentra en redes sociales, la gente encuentra ahí información alternativa que da gasolina a la conversación, inflama el conflicto y enciende los ánimos.

“… no, en realidad se trata de establecer una nueva fuente de distribución de combustible por pipas que beneficiará a la esposa del Secretario que es dueña de pipas… no, no es un plan, es una forma de ocultar el error del Presidente al haber cancelado, en un arrebato de orgullo como el de Los Pinos, o el del avión, los contratos de compra de gasolina a Estados Unidos… no, no fue un arrebato, es un plan para cambiar de proveedor, en lugar de comprarle tanta gasolina a Estados Unidos, comprarle también a Venezuela y así apoyar a ese sistema, por eso México no se sumó a la condena internacional contra ese país y por eso Maduro gritó ¡viva México!... sí, sí fue un arrebato, por eso están los buques cargueros de gasolina estacionados frente a Tuxpan sin poder descargar… ¿hay barcos estacionados frente a Tuxpan?... sí, los puedes seguir en vivo a través de una aplicación… no, los buques están estacionados por temporal… no, no le vamos a comprar a Venezuela… sí, sí les vamos a comprar… no, no hay temporal… están estacionados porque están cerrados los ductos y no pueden descargar porque las válvulas están cerradas… no, ya abrieron las válvulas… no, las volvieron a cerrar por otro sabotaje… todo es una cortina de humo”.

Y aunque el Presidente cada mañana intenta tapar una de estas perforaciones, resulta insuficiente, para la tarde se abren otras que se trataron de ocultar. Insuficientes también han resultado las estrategias alternas: culpar del desabasto a los medios y a los críticos del Gobierno, echar mano de un discurso emocional sobre la bondad del mexicano o tratar de cambiar la agenda lanzando programas sociales. Lo único que hoy sostiene la supuesta estrategia ya tan perforada es la fe. Ciega.

Una sola reflexión, no se puede enfrentar un problema inédito en el país y de tan amplias y variadas consecuencias como el desabasto de gasolina, dejando huecos informativos tan grandes. Es casi de manual. Los huecos en comunicación siempre se llenan, tienes que decidir si los llenas tú o dejas que los llenen los demás.

@olabuenaga

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.