• Regístrate
Estás leyendo: Malas noticias
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 13:12 Hoy

Hurgar con catalejos

Malas noticias

Amado Aurelio Pérez

Publicidad
Publicidad

No es raro leer en las redes sociales, la lucha eterna entre supuestos que no siempre se cumplen.

Uno, la marginalidad de la poesía. Dos, la posteridad de la poesía.

Hace tiempo que la poesía jalisciense alcanzó la madurez, y la moda, que ahora impera entre los poetas es la misma alucinación estadística de fines de los años setenta y los primeros años ochenta: inocencia consiente.

¿Por qué? Resulta curioso, cuando menos tener que justificar lo evidente. Si hablamos en concreto de autores (re)descubramos a Ricardo Castillo y Raúl Bañuelos. Ellos, no solo son poetas se identifican además, en una premisa de su poética: no tener nada, pero nada de ganas de hacerse mayores.

El pobrecito señor X y Poemas para un niño de edad innumerable, óperas primas de este par de escritores, son un buen ejemplo, de que la poesía necesita de artificio, y los versos afectivos tienen que ser también versos efectivos.

Años atrás se efectuó un encuentro entre expertos en poesía. (Editores, críticos, consultores editoriales, y, algunos directores de revista) supuso tocar un tema terrible: 40 años de poesía de jaliscienses con libros editados.

Seguramente, el primer sorprendido con el éxito alcanzado fue el autor de tal iniciativa: Tiene 35 años, estudió Letras hispánicas y trabaja como editor freelance para toda clase de empresas e instituciones. También son sus clientes autores independientes que quieren publicar su obra sin intermediarios que la dejen embodegada en algún rincón del olvido. Su nombre Carlos López de Alba.

Me gustaría dejar aquí constancia que la revista desapareció, como una más de las muchas actividades lúdicas culturales, de la Industria Editorial, esa si con mayúsculas, por su acentuada extirpe romántica, en el cuadrilátero de la vida cotidiana.

En 2001, La casa del mago, publicó 200 ejemplares del libro Jalisco Recuento de Poetas.

En el colofón el compilador, editor y seleccionador, añadió una breve nota: “Si existen lectores interesados en una obra como ésta se encuadernarán los restantes 800 ejemplares” .

Desconozco el destino final de los pliegos, así como el destino del libro que alguien sustrajo de mi biblioteca, supongo, por tratar de entender avatares tan viejos como los de: Florilegio Jalisciense, en edición de Fortino Jaime, que este año cumple cien años de su primera publicación y sigue tan campante, como algunos de los recuentos, asambleas y antologías que han sentado bases sólidas para convertirse en el escaparate de colores luminosos, que compiten con los no menos importantes soportes digitales de difusión poética, a la espera de inocentes lectores in fragantes.

@aaperezcas
nevladitos@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.