• Regístrate
Estás leyendo: Vota
Comparte esta noticia

Ojo por ojo

Vota

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Vota. Con rabia, con alegría, con miedo, con pena o con dolor, pero vota. Es tu derecho. Es tu momento. Es tu oportunidad.

Vota. Después de todo lo hemos visto, de todo lo que se ha dicho, después de todo lo que has luchado, no te puedes quedar encerrado en tu casa.

Vota. Muchas personas han muerto para que llegue este día. Si no lo quieres hacer por ti, hazlo en su memoria. Dale un sentido a su ausencia.

Vota. Y si te quieres reír, ríete. Y si te quieres enojar, enójate. Y si te quieres poner muy solemne, hazlo. Todo se vale menos no votar.

Vota. Éste es el momento mágico en que tú vales lo mismo que cualquier otro mexicano. ¡Aprovéchalo!

Vota. Estas elecciones le han costado una fortuna al pueblo de México. No permitas que todo ese dinero se vaya a la basura. Conviértelo en tu inversión.

Vota. A favor o en contra. Para apoyar o para perjudicar. Es tu voto. ¡Dale!

Vota. Aunque te manden mensajitos estúpidos en las redes sociales, aunque te inventen la peor de las mentiras. Si esto no fuera importante, nada de eso estaría sucediendo.

Vota. Ejerce tu voluntad. Date el gusto de ir a tu casilla, de tomar esos documentos, de tachar el recuadro que se te pegue la gana, de salir con el pulgar marcado. ¡Gózalo!

Vota. Esto no es Estados Unidos, Venezuela ni ningún otro lugar del mundo. Es México, nuestra casa, nuestra cultura. Aquí nada se parece a nada. Aquí tú y yo hacemos la diferencia.

Vota. A pesar de los candidatos, de sus representantes, de lo que viste en los debates, a pesar de lo que digan los analistas, los intelectuales y los “opinólogos” de ocasión.

Vota. En muchas partes del mundo esto sigue siendo un mito. Aquí, no. Aquí es algo real, un privilegio del pueblo de México, un honor histórico, algo que te has ganado, que te mereces.

Vota. Por más deprimido que estés, por más decepcionado que te sientas. Huir de las elecciones no va a solucionar nada. Expresarte, sí.

Vota aunque te quieran desanimar hablándote de fraudes, de transas, de hackeos, de intervenciones extranjeras o de que mañana se acabará el mundo. ¡Tú eres más fuerte que eso!

Vota. El destino de México está en tus manos. Solo en tus manos. No permitas que otros decidan por ti. Toma las riendas de tu vida. Toma las riendas de tu país.

Vota. A pesar de los reportes de los medios, a pesar de lo que aparezca en internet. Esto no es la final de una telenovela, de un evento deportivo o de reality show. Esto es diferente. ¡Entiéndelo!

Vota. Por premio, por castigo. Pero vota. Mándale a los partidos políticos, a las coaliciones, a los candidatos independientes y a todas las autoridades ese mensaje que quieres dar. No te quedes callado.

Vota. Para que te sientas importante. Para que te sientas a la moda. Para que te sientas revolucionario. Para que te sientas contento. Para que te sientas superhéroe. Vota para que te sientas vivo.

Vota. No te confíes de lo que la prensa dijo. Ese es su negocio: el conflicto, hacer ruido, vender. ¡Cuántas veces no los has visto pedir perdón o fingir demencia después de haber movido números que a la hora de los trancazos no le atinaron a nada! ¡Cuántas!

Vota. Tómalo como un desahogo, como una terapia, como una fiesta, como una primera vez. Pero vota. ¡Vota!

¡atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.