• Regístrate
Estás leyendo: Morir en la UNAM
Comparte esta noticia

Ojo por ojo

Morir en la UNAM

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Estoy en Corea y se me cae la cara de vergüenza porque acá se está comentando lo de Ciudad Universitaria, y le juro que no sé qué decirle a la gente.

A los coreanos no les interesa si hay partidos políticos detrás de los porros. No pueden creer que hayan asesinado a una estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades.

No les cabe en la cabeza que los culpables no estén tras las rejas.

¿Cómo es posible que en estos tiempos de alta tecnología no se pueda capturar al responsable de un asesinato?

¿Dónde están las grabaciones de las cámaras de seguridad? ¿Dónde está el seguimiento de los celulares? ¿Qué cosa es esa de “una enérgica protesta”?

¡Es una vida humana! ¡Es una mujer! ¡Es una estudiante! Se tiene que resolver, porque se tiene que resolver y esto no puede tardar más porque a estas alturas de la evolución humana es ridículo.

Me queda claro que en la lectura mexicana hay un asunto muy extraño de resurrección de cosas terribles que sucedieron en 1968 y 1971, pero no perdamos el tiempo con eso.

Éste es otro momento histórico. Ésta es otra realidad. Y los recursos con los que contamos ahora para resolver este tipo de incidentes son prodigiosos.

¿Por qué no se aplican? ¿Por qué insistimos en manejar todo con una burocracia impropia del siglo XXI?

A mí me está sirviendo mucho estar acá porque me ayuda a entender nuestra ausencia de sensibilidad para manejar la vida y la muerte.

Los coreanos que me preguntan sobre lo que está sucediendo en la UNAM están aterrorizados porque una estudiante fue asesinada, porque su cuerpo fue encontrado desnudo y calcinado.

¿Y nosotros? ¿En qué momento perdimos nuestra capacidad de asombro? ¿En qué momento nos dejaron de asustar estos incidentes?

Ellos estarían de luto como nación. Nosotros ya nos fuimos por otro lado.

Lo menos importante de esta historia es que México, que una familia mexicana, perdió a una mujer, a una hija, a una joven que se preparaba para construirse un futuro mejor.

Y no lo hacía en cualquier lado, lo hacía en nuestra máxima casa de estudios.

Póngase en los zapatos de las personas de otros países. Para ellos, si así está nuestra universidad número uno, ¡cómo estarán las otras!

Sí, por supuesto que he visto las manifestaciones de solidaridad, el gran apoyo de las multitudes, de muchísimas instituciones y por acá todos nos hemos enterado de lo que ha sucedido después incluso a nivel cobertura mediática.

El tema es que no es lo mismo México 68 que México 2018. Usted lo ha visto con las redes sociales.

¿A poco crees que Teófilo Licona, coordinador de Auxilio UNAM, hubiera sido suspendido de sus funciones si no lo hubieran grabado con las manos en la masa?

Aquí hay mucho que hacer. Aquí hay mucho qué corregir. Pero la solución tiene que ser pacífica, respetuosa de la autonomía universitaria.

Y, sobre todo, tiene que comenzar por el esclarecimiento del asesinato de la estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades.

Tiene que comenzar por algo parecido a la certeza, a la seguridad para miles de jóvenes que como lo hacía ella, se parten el alma estudiando de sol a sol por la construcción de un futuro mejor, por la construcción de un México mejor.

Esto es más delicado de lo que parece. ¿O usted qué opina?

alvarocueva@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.