• Regístrate
Estás leyendo: México sin gasolina
Comparte esta noticia

Ojo por ojo

México sin gasolina

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

No me escandaliza la crisis en la distribución de gasolinas que estamos padeciendo en México, me escandaliza lo que se robaron en los últimos años. Me escandaliza que nadie, en los sexenios anteriores, haya tenido los pantalones que está teniendo Andrés Manuel López Obrador para luchar contra esto así, duro, contundente.

Me escandaliza pensar lo que hubiera pasado si algún otro candidato a la Presidencia de la República hubiera ganado y hubiera tenido que tomar alguna decisión al respecto. Me escandaliza ver la televisión y toparme con los spots del PRD atacando a Morena por no apoyarlos en su lucha contra el gasolinazo. ¿Se puede ser más torpe en la vida?

Me escandaliza mirar los noticiarios y ver a los políticos de oposición rasgándose las vestiduras sobre este tema cuando pudieron haber impedido que llegáramos a esto. Me escandaliza que nadie esté reconociendo el comportamiento ejemplar de la sociedad alrededor de este tema.

Es admirable lo que está pasando aquí, la solidaridad con el Presidente, la comprensión ante el robo del que estábamos siendo víctimas, la esperanza de lo que vendrá cuando esto se componga.

Sí, hemos visto gente peleándose, personas quejándose y nos hemos enterado de robos de combustible, de venta ilegal y de muchas otras irregularidades. Los medios y las redes sociales están haciendo su agosto llevándonos a imaginar que vivimos en el mundo de Mad Max, provocando compras de pánico y cosas peores. Es su negocio y es válido.

Pero la verdad es que el pueblo está entendiendo esto, que está reaccionando con civilidad y que hasta está proponiendo soluciones para cargar gasolina privilegiando a los vehículos que se utilizan para atender emergencias y otras cuestiones de orden público.

No es como la crisis de agua que tuvimos en Ciudad de México hace algunos meses ni como el triste recuerdo de lo que sucedió cuando el virus de la influenza AH1N1. Obviamente lo que está sucediendo es incómodo y miles de personas están furiosas.

Por supuesto que están en su derecho de reclamar, de afirmar que acabaremos peor que Venezuela y de insultar al Presidente, pero esto era necesario. Y no, no se podía hacer de manera diferente. Eso hubiera sido como cuando Calderón puso en alerta al crimen organizado al declararles la guerra. Hubiera permitido que los ladrones se blindaran, hubiera generado compras de pánico peores.

Lo que estamos viviendo es histórico y no sé usted pero yo estoy convencido de que se citará en los libros de primaria dentro de algunas décadas, como hace años se mencionaba el sacrificio que tuvieron que hacer muchas personas para que Lázaro Cárdenas pudiera concretar la expropiación petrolera.

México es una potencia petrolera y era una vergüenza que, además de importar gasolinas, sus combustibles fueran saqueados tal y como se ha estado denunciando con insólita claridad desde que comenzó esta crisis.

Mis respetos para Andrés Manuel López Obrador por esta estrategia y para el pueblo de México por apoyarla a pesar de las incomodidades. Algo me dice que al final de esto nuestro país terminará recuperando muchas cosas buenas y que usted y yo no solo tendremos gasolina, tendremos gasolina barata y volveremos a crecer en ese sentido. ¿A poco no?


@AlvaroCueva



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.