• Regístrate
Estás leyendo: La nueva Margarita Zavala
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 06:42 Hoy

Ojo por ojo

La nueva Margarita Zavala

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Mientras José Antonio Meade, Ricardo Anaya, El Bronco y Andrés Manuel López Obrador continúan sus ataques, sus defensas y sus campañas, hay algo en lo que casi nadie ha reflexionado: Margarita Zavala.

Sí, todos sabemos que se bajó de la contienda, que lo hizo en Tercer grado y desde entonces no han parado los ataques, los elogios, los memes y los cuestionamientos sobre adónde van a ir a parar sus simpatías y los votos de sus seguidores.

Pero aquí hay algo más. ¿Qué? El nacimiento de un nuevo personaje que con tres o cuatro giros se podría convertir en una bomba para el universo político nacional.

Margarita ya no es la candidata independiente, la mujer que por mil y un circunstancias iba a perder las elecciones presidenciales.

La señora es ahora una víctima, una campeona sin corona, una persona a la que el sistema no dejó llegar a la cima.

Margarita Zavala es hoy lo más parecido a lo que fue Andrés Manuel López Obrador en 2006 y 2012.

¿Y quiénes son los personajes favoritos de la cultura popular mexicana?

Las víctimas, las campeonas sin corona, la gente a la que el sistema no deja llegar a la cima.

Y no lo son de a gratis, lo son por la más elemental empatía, porque muchos mexicanos se sienten así.

¿Se da cuenta del potencial político que esto representa?

Margarita es la única personalidad, en ese nivel, que sabe lo que es estar en Los Pinos y, por lo mismo, la única que domina la materia, la única que entiende, por experiencia, lo que está mal, lo que se tiene que corregir.

Y ahora no solo es eso, ahora es la única persona, de ese calibre, que sabe lo que es una candidatura presidencial bajo los nuevos esquemas del INE, que sabe lo que es pelear contra su propio partido, contra los otros partidos y luchar de manera independiente.

¡Hasta sabe lo que es estar en un debate como los que se están haciendo hoy!

Todo ese conocimiento no se puede, no se debe perder.

Si alguien puede opinar de las campañas, ahora, es ella. Si alguien puede decir algo sobre los debates, ahora, es ella.

Si alguien se puede volver particularmente incómoda, en esta recta final de las campañas, es ella.

No y no me quiero imaginar lo que podría pasar si la sentaran en algún medio a criticar o lo que va a suceder después de las elecciones.

Gane quien gane ella va a ser la opositora perfecta, la que siempre va a tener un punto de vista diferente, la que va a tener los reflectores encima para el rating, la palabra oportuna, la declaración que moleste.

La carrera de Margarita Zavala no se acabó cuando decidió dejar de participar en la contienda.

Al contrario, a menos que ella opte por desaparecer, yo diría que algo nuevo ha comenzado y que con varios giros de color como los que convirtieron a El Peje en el megapersonaje que es hoy, la señora se podría reposicionar durante los próximos seis años.

Además, es mujer, madre de familia. Aquí hay material para la construcción de algo justo cuando no se ve que ningún partido esté trabajando en el diseño de más y mejores personajes, de más y mejores líderes, de más y mejores opositores.

Es muy bueno pensar en lo que va a suceder

el 1 de julio, pero es todavía mejor pensar en lo que va a suceder después. ¿O usted qué opina?

¡atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.