• Regístrate
Estás leyendo: El regreso del "error de diciembre"
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 10:32 Hoy

Ojo por ojo

El regreso del "error de diciembre"

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Lo bueno de tener la edad que tengo es que hay muchas cosas que ya me sé, que ya viví y un montón de ellas tienen que ver con las elecciones.

De 2000 para acá, siempre que se acerca una elección, la economía o se vuelve loca o hace como que se vuelve loca.

La cotización del peso frente al dólar se comienza a mover, los precios empiezan a aumentar, se frenan las inversiones, cunde el pánico.

Obviamente, a nivel campañas, los candidatos culpan a sus enemigos de estar provocando esto, de ser un peligro para México. ¡Es demencial!

En los últimos días, como siempre, la historia se está repitiendo solo que con dos componentes que están haciendo temblar a las multitudes: Donald Trump y el gobierno del PRI.

Como todos sabemos, el presidente de Estados Unidos comenzó a tomar medidas que a lo mejor nos afectan poco, que a lo mejor nos afectan mucho, pero que la gente encargada de mover agendas está aprovechando como nadie.

No sé usted pero yo voy por la calle escuchando que van a aumentar dramáticamente los precios de los automóviles, de las casas, de las computadoras y hasta de las frutas y verduras.

La cosa es que sí, está pasando algo, pero en contraste con las lecturas que se están haciendo en Canadá y en la Unión Europea, lugares que también están siendo afectados por las medidas del gobierno de Donald Trump, aquí parece que se va a acabar el mundo, que dependíamos de las ventas de acero y aluminio a Estados Unidos para poder vivir.

¿Por qué esa insistencia en tenernos aterrados? ¿Cuál es la idea? ¿Que lleguemos a las urnas para votar por alguien que impida una tragedia económica? ¿Como siempre?

Pero espérese porque, como le acabo de decir, en esta ecuación de miedo también aparece el gobierno del PRI.

Probablemente usted es muy joven y no lo vivió, no le tocó o con tantas cosas ya no se acuerda, pero de 1976 a 1994, siempre que terminaba una presidencia priista, ocurría una desgracia.

Desde devaluaciones monumentales hasta el famoso error de diciembre, pasando por cualquier cantidad de monstruosidades que le pegaban directamente al bolsillo de todos los mexicanos.

Las nuevas generaciones no saben lo que es que su dinero valga menos, mucho menos, de un día para otro, que sus deudas se vuelvan impagables ni que sus proyectos se cancelen.

¿Cómo nos va a dejar el gobierno de Enrique Peña Nieto?

Gane Morena, el PAN o el mismísimo PRI, ¿en qué condiciones va a entregar nuestra moneda, nuestras arcas, nuestras deudas, los precios y la inflación?

Es la primera vez, desde la transición de 2000, que un gobierno del PRI pasará una estafeta presidencial.

¿Lo volverá a hacer como se hacía antes (o sea, mal), o lo hará con orgullo, con dignidad, entregando buenos números, algo sólido?

¿Volveremos a tener un error de diciembre so pretexto de que el ganador de las elecciones no fue el partido adecuado?

¿Qué medidas están tomando los candidatos, todos, desde ahora, para impedir esto?

A Peña Nieto le sobran motivos para entregar números rojos. ¿Lo hará?

Estamos en la recta final de las campañas, en la más violenta, en la que siempre pega en nuestras finanzas personales.

¿Volveremos a tener miedo por los candidatos o comenzaremos a sentir pánico por la transición?

¡atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.