• Regístrate
Estás leyendo: Ya tenemos Blim
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:19 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Ya tenemos Blim

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Ayer se presentó Blim, el nuevo sistema de distribución de contenidos en línea (OTT) de Televisa, y estoy muy emocionado, pero al mismo tiempo confundido.

¿Por qué estoy emocionado? Porque es una empresa orgullosamente mexicana y porque esto se traducirá en más y mejores opciones para todos.

¿Por qué estoy confundido? Porque como usuario de esta clase de herramientas, no encuentro una buena razón para preferirla respecto a otras marcas como Netflix, Clarovideo, VEO, FilminLatino, HBO GO y Dish Móvil.

Netflix es una compañía generosa que, además de manejar muy buenos catálogos de películas, series, documentales, reality shows y caricaturas, produce como nadie en el mundo.

¿A qué me refiero con esto? A que las producciones propias de Netflix no solo triunfan por ser exclusivas, tienen éxito porque están hechas exactamente para esa ventana.

Títulos como House of Cards, Orange is the New Black y hasta Club de cuervos, tienen un marco legal diferente. Por lo mismo, dicen cosas que no se pueden decir en ninguna otra parte.

Por si esto no fuera suficiente, tienen su propio lenguaje audiovisual, su propia estructura dramática, su propio star system y le brindan la oportunidad de trabajar a ene cantidad de casas productoras independientes.

ClaroVideo ha producido poco, pero tiene una ventaja competitiva que la vuelve irresistible: Telmex.

Pocas cosas pueden ser más cómodas para un usuario de esta clase de servicios que vive en México que pagar una ventana como la de Clarovideo a través de su recibo telefónico.

VEO quedó como en el limbo, ya que, hasta donde yo sabía, como su usuario, era la OTT original de Televisa.

Yo la contraté para ver El chapulín colorado animado.

¿Y sabe de qué me sirvió? De nada porque al rato lo pasaron gratis en El Canal de las Estrellas y porque esa marca se fue quedando como una especie de sistema de televisión para llevar de cableoperadores como Izzi.

FilminLatino, por su parte, es una bendición, un Netflix pero de películas mexicanas combinado con los archivos más maravillosos del cine independiente que usted se pueda imaginar.

HBO Go es lo mismo, pero con algo que no tiene nadie más: el catálogo de HBO, la mejor compañía de televisión premium del mundo y títulos tan sensacionales como Game of Thrones, The Sopranos y Vinyl.

Dish Móvil es un servicio gratuito para los suscriptores de Dish que les permite ver muchos de los contenidos de los canales de esa antena directa al hogar, en cualquiera de sus dispositivos.

Suena raro, pero es increíble ver ahí, sin pagar un solo peso más, desde los deportes en vivo hasta las series y películas de plataformas como la de Fox Play.

¿Qué ofrece Blim? Títulos como Burócratas, El hotel de los secretos, La hora pico, El gran show de los peques, Muchachitas, Rosa salvaje y La risa en vacaciones.

¿Es Burócratas una serie que se haya diseñado bajo un marco legal diferente al de la televisión abierta nacional? ¿Posee una libertad de expresión comparable a la de House of Cards? No.

¿Es El hotel de los secretos una exclusiva diseñada para disfrutarse en esta clase de plataformas, con una estructura dramática similar a la de Orange is the New Black? No.

¿Usted pagaría por ver en su computadora, en su tablet o en su celular a las mismas estrellas que entran todos los días gratis a su casa?

¿Usted estaría dispuesto a pagar en México por ver telenovelas que en Estados Unidos no le cuestan nada a nadie?

Me encanta que se haya hecho esta presentación, quiero lo mejor para Blim, pero jamás escuché una invitación abierta a que las casas productoras independientes de México y de toda América Latina, y a que los talentos ajenos a Televisa, presentaran proyectos.

Uno de los más grandes problemas de Televisa como marca es su esquema de producción. Todo se hace desde adentro, con la misma gente, con el mismo lenguaje y, en consecuencia, con los mismos resultados.

Si así va a ser en Blim, pues qué mal. Este negocio no va por ahí.

E igual, ¿quién le garantiza a usted que aquí no va a pasar lo mismo que en VEO y que al rato no nos vamos a arrepentir de habernos abonado a esa compañía, porque todo va a girar alrededor de las repeticiones de La familia P. Luche?

Aquí hay mucho, temas mezclados, temas que van desde cuestiones de la más elemental credibilidad hasta la forma como uno va a ir pagando su suscripción, pasando por la comparación con otros catálogos que usted y yo tenemos en el mercado.

Las OTT no son buenas nada más por su practicidad, son buenas por sus contenidos, por sus producciones propias, por la manera como se vinculan con las audiencias y por lo que dan que no da nadie más tanto en fondo como en forma.

Ayer se presentó Blim, la nueva OTT de Televisa, y estoy muy emocionado, pero al mismo tiempo confundido. ¿Usted no?

@AlvaroCueva

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.