• Regístrate
Estás leyendo: Televisa, Slim, Azteca y el futbol
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 03:27 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Televisa, Slim, Azteca y el futbol

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Tenemos que hablar de lo que pasó con el triunfo del León sobre América, pero no desde la perspectiva del deporte, desde la perspectiva de la televisión.

¿Por qué? Primero: porque jamás en la historia de la comunicación mexicana habíamos tenido una final así, donde uno de los dos partidos no haya sido transmitido por televisión abierta.

Segundo: porque fue muy poco ético el fenómeno de comentarios que esto desató en algunos de los espacios mediáticos más importantes del país.

Tercero: porque esto, más que un evento deportivo, fue un evento empresarial, un capítulo más de la nueva guerra de las televisoras.

Y, cuarto: Porque mientras Televisa y UnoTv andaban en eso, Azteca también hizo de las suyas.

El partido de ida se transmitió en televisión de paga por Fox Sports y en internet por UnoTv y Medio Tiempo. El de vuelta, en televisión abierta por XEW-Tv, y en cable y antena directa al hogar, por TDN.

¿Qué le puedo decir de las transmisiones? ¿Hubo alguna diferencia entre la producción de ida y la de vuelta?

La verdad, ambas fueron pan con lo mismo. Yo pensé que, en un acto de presentación, el partido de ida iba a contar con innovaciones, pero no.

Salvo la suculenta interactividad de la internet, a nivel televisión fue lo mismo de siempre incluyendo los peores vicios de los que tantos espectadores estamos hartos.

¿Como cuáles? Como tomar al palco de Carlos Slim a la hora de los goles para que todos viéramos al señor festejar con sus amigos.

Perdóneme, pero a quién le importa si el ingeniero festeja o no festeja, si se tira al suelo o levanta una copa.

Eso es de una mediocridad bárbara, de un productor que, en lugar de querer quedar bien con el público, quiere quedar bien con su jefe, sacarlo en la tele. ¡Mal!

Cuando se anota un gol lo importante es el gol, el análisis del gol, y las audiencias, la reacción de las audiencias, de la gente más contenta, de la más triste.

¿Qué significa esto? Bajita la mano que, al menos en deportes, si le sueltan alguna concesión a Slim en el futuro, no vamos a ver ninguna diferencia respecto a lo que durante años hemos visto en otros lados. Cuidado.

Lo único que sí hay que agradecerle al señor fue que, al final, no haya salido corriendo sin camisa por la cancha. Fuera de eso, fue la misma gata revolcada de siempre, solo que con otros logotipos.

¿A qué me refiero cuando le hablo de los comentarios poco éticos que se dieron alrededor de estos dos partidos en algunos espacios periodísticos?

A una cuestión muy obvia en la que los comentaristas de deportes, los analistas políticos y hasta los conductores de noticiarios vinculados a Televisa, en sus programas, se la pasaron despotricando contra Slim por su egoísmo al impedir que el partido de ida llegara a la televisión abierta nacional.

A ver, a ver, ¡cómo! ¿De cuándo a acá todos los partidos de futbol y especialmente las finales, se tienen que transmitir por televisión abierta?

¿De cuándo a acá son algo que debe estar al alcance de todos como la educación, la salud y la seguridad?

¿Por qué, si es así, esos mismos periodistas no le exigen al gobierno que ponga futbol en sus canales?

¿Por qué, si es así, esos mismos conductores jamás se quejaron de que Televisa haya sido la primera empresa en llevar al futbol, en exclusiva, a la televisión de paga?

Ah, pero no fueran empleados de Carlos Slim, porque entonces hubieran dicho otra cosa, ¿verdad?

Por eso le hablo de un capítulo más en la nueva guerra de las televisoras.

La bronca, al igual que con las transmisiones de los partidos, es que, para efectos prácticos, aquí no hay ningún avance ni a favor de usted, televidente, ni a favor de los anunciantes.

De un lado se echan porras y atacan al de enfrente, y viceversa. ¿Y los espectadores? ¿Y los anunciantes? ¿Y el deporte? ¿Y la sana distancia entre las preferencias personales y la fuente? Bien, gracias.

Además, ya sabemos en lo que va a acabar este pleito, ¿no? En lo que han acabado las otras guerras de las televisoras que hemos tenido en este país:

Vamos a llevarla tranquila, vamos a dejar de atacarnos, hagamos un pacto por aquí, una alianza por allá. Prepárese.

¿Y qué fue lo que Azteca hizo mientras todo esto pasaba? Un evento de presentación de Ricardo Salinas con el Atlas, en Jalisco, que se transmitió por Azteca 7 y que tuvo varios cortes informativos en Azteca 13.

¿Cuál es la nota? Que Azteca se coló al fin de semana más intenso en materia de deportes y medios de los últimos años y que, aunque no jugó, sembró algo, una promesa.

Habrá que ver los resultados para el próximo torneo. Habrá que ver si algún día esto cambia de verdad.

PD: ¿Por qué nadie se ha quejado de que el domingo pasado no hubo María de Todos los Ángeles?

¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando que las televisoras hagan con nosotros lo que quieran? ¿Hasta cuándo?

http://twitter.com/AlvaroCueva

www.facebook.com/AlvaroCuevaTV

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.