• Regístrate
Estás leyendo: Se vende sola
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:56 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Se vende sola

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Hay series que se venden solas, como American Crime que se va a estrenar mañana, en capítulo doble, a las 21:00 por el canal AXN.

¿A qué me refiero cuando le digo que American Crime se vende sola?

A que estamos hablando de uno de los más grandes éxitos de la televisión estadunidense de los últimos años.

De una obra maestra de John Ridley, el ganador del Oscar por el guión de 12 años de esclavitud.

De un título elogiadísimo por las impresionantes actuaciones de la ganadora del Golden Globe Felicity Huffman (Desperate Housewives) y del ganador del Oscar Timothy Hutton (Ordinary People).

De una serie que tiene diez nominaciones a los Emmy de este año y que tuvo tal respuesta, tanto de la prensa especializada como de las audiencias, que a pesar de que comenzó siendo una miniserie, ya tiene garantizada su temporada número dos.

Por el amor de Dios, si usted se pierde esto es que, de veras, está negado para la buena televisión.

¿Pero quiere que le diga la razón más poderosa por la que American Crime se venda sola incluso por encima de todo lo que le acabo de decir?

Toca puros temas fundamentales tanto desde la perspectiva periodística como desde la perspectiva del espectáculo.

Desde la familia hasta el crimen organizado pasando por el racismo, la desinformación, la relatividad de la justicia, la insatisfacción generalizada y la descomposición social.

En el remoto caso de que usted sea una persona insensible a la que nada de esto convenza para voltear a ver esta joya, voy a hacer una maldad: la voy a vincular con algunas de las cosas más delicadas que han estado pasando en este país.

Cuando usted la esté mirando le juro que no va a poder evitar acordarse de ciertos muertos, de ciertos casos, y su rabia se va a multiplicar como no tiene una idea.

¿Qué sucede cuando los días, las semanas pasan y las autoridades no se mueven?

¿Qué sucede cuando no hay respuestas para las preguntas de los familiares de las víctimas?

¿Qué sucede cuando intervienen los medios de comunicación?

¿Qué sucede cuando todo se quiere resolver al vapor, cuando nada encaja con nada y cuando lo más obvio se distorsiona? ¡Qué!

¿Ya la quedó clara la importancia de esta serie?

Si usted alguna vez se ha sentido indignado por la manera como se ha resuelto un caso policiaco o, peor tantito, por la manera como no se ha resuelto en este o en cualquier otro país, tiene que ver American Crime.

Ahí están las respuestas. Ahí está lo que nadie se atreve ni a decir ni a reconocer.

¿Necesita más argumentos para agendar esto para mañana?

Supongo que no. ¡Hágalo! Va a ser de las 21:00 a las 23:00 por AXN y después, todos los viernes de 21:00 a 22:00.

No le voy a vender trama porque sería de muy mal gusto pero le voy a platicar más o menos cómo está el asunto para que aprecie esta obra de arte:

Hay un crimen que provoca el reencuentro de varios personajes que alguna vez fueron familia.

El padre y la madre no se pueden ni ver. Él cometió errores. Ella enfermó de odio.

Y todos esos errores y todo ese odio se vuelcan en la investigación de ese homicidio y va y repercute en una familia de latinos que aparentemente sí era muy bonita y sí estaba muy unida.

Pero a cada quién sus odios y a medida que van apareciendo sorpresas con los parientes del muerto, van apareciendo más del otro lado.

Resultado: una denuncia desgarradora de lo bajo que hemos caído como padres, como hijos, como servidores públicos y como ciudadanos.

¿Y dónde está el origen de todo? No en el gobierno, no en los medios: en la familia.

American Crime es una radiografía de lo que el rencor ha hecho con nosotros como individuos, como familias y como sociedad, y está contada con una perfección indiscutible.

Desde la escena uno usted se va a ir involucrando emocionalmente con la situación, desde la escena dos usted se va a ir casando con los personajes y cuando llegue a la tres va a estallar en impacto, en llanto y en coraje.

La escena cinco donde el papá mira una cosa tiene que ver con la 36 donde la mamá mira otra. Y si de un lado hay blancos y negros, del otro hay ricos y pobres o si no, hombres y mujeres.

Y los personajes son tan humanos, tan imperfectos, tan llenos de contradicciones.

American Crime es poco menos que preciosa porque hace que la gente que busca contenidos policiacos se una con la que busca contenidos familiares construyendo un espectáculo fuera de toda proporción.

Ni le hablo del lenguaje cinematográfico que hay detrás de esto, de sus aportaciones a nivel edición o de la fuerza de su música.

Este título, sin ser televisión premium, pasa todas las pruebas de calidad y entretenimiento que usted le ponga.

Por favor, aunque American Crime se venda sola, luche por verla mañana y siempre.

Yo sé que si usted mira sus dos primeros episodios de principio a fin, la va a adorar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.