• Regístrate
Estás leyendo: Ricardo Alemán, ‘Al final todo queda en familia’ y ‘Después de Casa de muñecas’
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 03:37 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Ricardo Alemán, ‘Al final todo queda en familia’ y ‘Después de Casa de muñecas’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Como dije ayer con Luis Cárdenas en MVS Radio, creo que Ricardo Alemán cometió un error, que tuvo un pésimo manejo de crisis y que por eso salió de Televisa y Canal Once.

Mire, en este negocio nadie es perfecto. Todos cometemos errores. Todos nos volvemos virales por accidente.

¿Y qué hacemos? Ofrecemos una disculpa, aclaramos.

Ricardo Alemán no lo hizo, al contrario, se montó en un asunto de un odio peor al del famoso tuit donde convocaba a los chairos a asesinar a Andrés Manuel López Obrador.

Resultado: en lugar de que esto se solucionara, se puso peor.

Y no, no es un conflicto de libertad de expresión. Es un tema de irresponsabilidad.

¿Por qué? Porque los comunicadores profesionales no somos inocentes tuiteros que subimos lo primero que se nos ocurre.

Los comunicadores profesionales desde el momento en que pisamos un medio representamos a las empresas, a las instituciones y a los anunciantes que nos permiten el privilegio de estar en contacto con usted.

De hecho, en muchas ocasiones hasta se firman contratos que hablan con bastante claridad de lo que no se puede hacer en redes sociales.

Los comunicadores profesionales somos libres de decir lo que queramos, se lo juro, pero no nos mandamos solos.

¿Se imagina usted la cara del rigurosísimo Canal Once cuando vio el tuit del señor Alemán? ¿Ya se puso a pensar en la reacción de los numerosísimos anunciantes de Televisa cuando vieron aquello?

Ojalá que esto se solucione pronto porque a raíz de esta historia ya se están sacando de contexto muchas frases de muchas personalidades para ver quién perjudica más a quién y no se vale. ¿O usted qué opina?

Ahora somos de Univision

Por supuesto que vi el estreno de Al final todo queda en familia, el programa de concursos que entró en lugar de Pequeños gigantes los domingos por la noche en Las Estrellas.

La producción, la conducción y el nivel de los invitados es buena pero una vez más estamos hablando de un atentado contra nuestra mexicanidad en el peor momento para hacerlo.

¿Por qué? Porque esto no fue diseñado para nosotros, fue diseñado para Univision, para Estados Unidos.

Televisa se ha convertido en una vil maquiladora y nosotros en sus consumidores de segunda.

Para que entienda lo humillante de este programa (que estando donde está tiene rating en automático), las dinámicas de Al final todo queda en familia consisten en poner a nuestros papás, a nuestras mamás, a nuestro hijos y a nuestro abuelitos a elegir entre regalos individuales y regalos para toda la familia.

¡Estamos en México! ¡Aquí todos damos la vida por nuestras familias! ¿Dónde está la parte emocionante de este game show?

¿Así o más claro que los señores de Televisa ya ni nos conocen?

Por favor llévenlos a ver Coco para ver si más o menos se enteran.

A lo mejor, como es película gringa, ahí sí nos entienden y se ponen las pilas. ¡No lo puedo creer!

En familia con Chabelo era millones de veces más nuestro, más divertido, más cálido y más emocionante.

¡Y sí estaba bien programado, porque esto no tiene nada que ver con las audiencias que veían conceptos como Pequeños gigantes!

¿Para eso nos quitaron a Chabelo? ¿Para retroceder y entregarle la televisión mexicana a Univisión?

Esta obra me preocupa

La semana pasada fui al estreno de la obra Después de casa de muñecas al Teatro Xola de Ciudad de México.

La obra es increíble. La dirección, alucinante. Las actuaciones, prodigiosas. Y el tema, irresistible. Pero estoy preocupado.

¿Por qué? Porque creo que sus responsables suponen que el público que va a ese teatro tan popular, tan comercial, sabe de qué le están hablando cuando, en realidad, no.

Después de casa de muñecas es la continuación de Casa de muñecas, una obra maestra del teatro sueco escrita en 1879 por Henrik Ibsen. Y su protagonista, Nora, es uno de los personajes más importante de todo el teatro universal.

Tengo serias dudas sobre si la gente que va al Teatro Xola a echar relajo con Bule Bule, el show domina el teatro sueco, si siente ansiedad por el futuro de Nora o si siquiera entiende la diferencia entre pieza y melodrama.

Perdón pero yo sí creo que hay que venderla de otra manera, que hay que darle antecedentes a las audiencias y, lo más importante de todo, organizar debates al final.

Tanto Casa de muñecas como Después de casa de muñecas tocan temas fundamentales para el México de hoy, para lo que están viviendo y padeciendo nuestras mujeres en este 2018.

Hay que verla, verla en bola, con las amigas, con las compañeras pero no se vale verla sin discutirla, sin celebrarla, sin interiorizarla.

Bravo por Cecilia Suárez, Beatriz Moreno, Juan Carlos Colombo, Paulette Hernández y Assira Abbate, por la dirección de Mauricio García Lozano y por la producción de Morris Gilbert, Mejor Teatro y Ocesa.

Pero hay que empaquetar esto de otra forma. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.