• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 11:48 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

“¡Que la muerte comience!”

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Hay series buenas y Salem del canal FOX1. Qué espectáculo tan más glorioso de terror, fantasía, acción y aventuras.

Dígame, por favor, que usted siguió de principio a fin la primera temporada de esta joya de la televisión internacional.

¿No se le hizo increíble? Cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo en materia de entretenimiento y brujas, ¡zaz!, que llegan Brannon Braga (24) y Adam Simon (Exorcismo en Connecticut) con esta historia y lo cambian todo. ¡Todo!

Por un lado recuperan la esencia de las verdaderas brujas, las de las leyendas. Y, por el otro, crean con ellas un concepto ciento por ciento novedoso, divertido y actual.

Soy un gran admirador de este trabajo porque después de haber visto todas y cada una de sus secuencias, le puedo decir que tiene unos guiones prodigiosos, perfectamente bien estructurados, ideales para pasársela bien y, si usted quiere, pensar mucho.

Salem es ante todo una serie de entretenimiento, para pasársela bien, pero no está exenta de lecturas políticas y sociales.

A todo esto que le acabo de decir súmele una producción de época delirante, un carnaval audiovisual que combina muchas de las cosas que pasaban en aquel entonces con escenarios que se prestan para jugar lo mismo al satanismo que al erotismo o a la conspiración exactamente como se tiene que jugar el día de hoy.

En resumen, esta serie protagonizada por Janet Montgomery (Black Swan), Seth Gabel (Fringe) y ahora también por Lucy Lawless (Xena, Warrior Princess, Spartacus, Blood and Sand) es una obligación para todos los que aman las series.

Como usted sabe, su punto de partida es la vida en el pequeño pueblo de Salem, en Estados Unidos, en la época de las cacerías de brujas.

Imagínese, por favor, la combinación de migración, puritanismo, superstición, violencia, odio, esperanza y represión con las carencias científicas, tecnológicas y sociales de la época.

¿Y? ¿Qué es lo que hace a este proyecto tan especial? Algo que por alguna extraña razón se está dejando de ver en la televisión reciente: el empoderamiento de la mujer.

"Salem" es un concepto donde las mujeres se atreven a retar al sistema, a defenderse, a quererse, a gozar de su cuerpo, a respetar sus sentimientos.

Y es que si analizamos lo que hay detrás de cada una de las brujas y no brujas de esta serie vamos a descubrir que a lo mejor estas señoras no eran tan malas como creíamos y que los verdaderos villanos de la historia eran otros, los que navegaban con bandera de santos.

¿No será que en la actualidad está pasando lo mismo no nada más con las mujeres sino con muchas comunidades condenadas por las buenas conciencias?

¿No será que todo ese cuento de "te niego tus derechos en nombre de Dios" lo que en realidad esconde es un abuso de poder, una imposición para conservar una posición privilegiada?

Y allá van todos a hacerles caso, a perseguir a las brujas, a destruirlas mientras otros grupos aprovechan todo ese odio para quitar del camino a mucha gente inocente.

Quítele usted la etiqueta de "bruja" a todos los personajes de esta historia y sustitúyala por la que más le guste de los conflictos de hoy. Se sorprenderá del resultado.

¿Cuál es la nota? ¿Por qué le estoy contando esto el día de hoy?

Porque mañana, exactamente una semana después del final de la primera temporada de esta maravilla, a las 21:00 horas, por el canal Fox1, se va a estrenar la segunda.

Así de fabulosa es esta serie, así de exitosa, así de importante.

Se lo estoy avisando con anticipación para que lo apunte en su agenda, para que localice esta señal en su sistema de cable o de antena directa al hogar o para que, en caso contrario, tome las medidas pertinentes.

La segunda temporada de Salem viene mejor que la primera, usted no necesita haber visto los capítulos anteriores para entenderla y se va a quedar con el ojo cuadrado con todo lo que se va a plantear ahí.

Desde "la guerra de las brujas" hasta "el control de la información" pasando por una historia de amor cada vez más imposible, la aparición de más y "peores" personajes, el castigo de Dios y un montón de conflictos peligrosamente mexicanos.

¿Como cuáles? Como la maternidad mal entendida, como la extorción, la negación de la propia identidad, el secuestro, la corrupción y la impotencia.

"¡Que la muerte comience!" Así le van a decir mañana en la pantalla de su televisor y le juro que la muerte comenzará a un ritmo vertiginoso, el de la música de Marilyn Manson.

Y con un lenguaje tan cinematográfico que no por nada viene de guionistas y directores de películas como Gremlins, Robocop y Misión imposible 2 y de series como The Walking Dead, Oz y The West Wing.

¿Le sigo? No, mejor no. Mejor vea la segunda temporada de Salem a partir de mañana a las 21:00 horas por FOX1. Le va a encantar. De veras que sí.


alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.