• Regístrate
Estás leyendo: Otro error de Televisa
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

Otro error de Televisa

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Me siento profundamente ofendido con Televisa por el estreno de Amar a muerte, su nueva “serie” de las 21:30 en Las Estrellas. ¿Por qué? Porque nos está llegando después de haber sido estrenada en Estados Unidos, lo cual significa que nosotros, aquí, somos su mercado de segunda.

Porque no se necesita tener doctorado en medios para detectar que es el refrito de alguna de las muchísimas telenovelas de corte fantástico que se hicieron en Colombia en los años 90. ¿Cuál? No sé. Muchas se parecían. Esa historia de los personajes que intercambiaban cuerpos ya la había visto pero la nota no es esa.

La nota es que Televisa quiere hacer con sus “series” lo que hizo con sus telenovelas: desgraciarlas, hundirlas, condenarlas a ser la adaptación de un producto extranjero.

Por si esto no fuera lo suficientemente delicado, en esta pésima decisión también se esconde un mensaje de desprecio hacia el talento mexicano, hacia nuestras nuevas generaciones.

Televisa prefiere darle pantalla a los colombianos y trabajar para Estados Unidos que apoyar al talento nacional y atender a las audiencias de este país. ¿Así o más triste?

No, pero espérese, no le he dicho lo peor: Amar a muerte está tan mal concebida que a alguna persona bastante ignorante se le ocurrió vincular el realismo mágico colombiano con el día de muertos mexicano.

Resultado: la más asquerosa falta de respeto que se haya visto en años a nuestra cultura y, por supuesto, a la de Colombia.

Nada qué ver entre algo tan sagrado para nuestro pueblo como lo que celebramos el 2 de noviembre y el muy respetable juego que los colombianos hacen con la magia, la poesía y el espiritismo.

¡Nuestras catrinas no tienen nada que ver con la brujería! ¡Nuestras ofrendas no tienen nada que ver con la lectura de la mano! ¡Es básico! ¡Por el amor de Dios, qué está pasando en Televisa!

No me cabe en la cabeza que mientras una empresa de fuera como Disney se pone a investigar durante años para que una película como Coco concuerde con nuestra cultura, estos señores, que son de aquí, no tengan el más mínimo pudor en pisotear nuestras tradiciones.

¿Qué sigue? ¿Que los pastores coman arepas en las pastorelas? ¿Que la Virgen de Guadalupe se le aparezca a Santa Claus?

Es enfermo que lo que está sucediendo en Las Estrellas.

A usted le consta, las marcas más poderosas del mundo como Netflix, Amazon Prime Video, HBO y Fox se pulen en atender al público mexicano, en contar sus historias, en apoyar a sus estrellas, en darle trabajo a su gente.

¿Y qué hace Televisa, que es mexicana? Atender al público de Estados Unidos, contar historias de otros lados, apoyar a las estrellas de otras nacionalidades y quitarle el trabajo a su gente.

Ahora, Netflix, Amazon Prime Video, HBO y todas las demás corporaciones que acabo de mencionar no necesariamente están consintiendo a México por generosas.

Nos están consintiendo porque somos una potencia mundial en el consumo de contenidos, porque nos encantan el cine, las series y la música, porque aquí está el dinero.

La postura de Televisa ante este hecho es de una arrogancia imperdonable porque es como si ellos sintieran que la tienen segura, que el dinero le va a caer en automático y, perdón, los tiempos de monopolio acabaron hace muchos años. Amar a muerte, como Sin miedo a la verdad hasta la semana pasada, tiene rating porque no tiene una competencia real. Tv Azteca, a esa hora, está ofreciendo otra clase de contenidos e Imagen Televisión es nueva. No está en igualdad de circunstancias con Televisa ni siquiera a nivel técnico.

Pero no nos confundamos, lo que está pasando en Las Estrellas es un atentado cultural que tarde o temprano tendrá las peores consecuencias. Qué pena porque los maquiladores de esto, como de La piloto, son los colaboradores de la casa Lemon Films, responsables de verdaderas maravillas como Señor Ávila y Paramédicos.

Pero cuando no hay un respaldo editorial de calidad, aunque se trabaje con los expertos más sabios del mercado, no hay nada qué hacer. ¿O usted qué opina? Por último y a propósito de marcas que sí se preocupan por México, mañana se estrena “nuestro” capítulo en la serie The Romanoffs de Amazon Prime Video. No se lo pierda y compare. Le va a gustar.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.