• Regístrate
Estás leyendo: Multimedios y el final de ‘Buenas vibras’
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 08:23 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Multimedios y el final de ‘Buenas vibras’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

¿A usted le gusta que le mienten la madre? Pues Televisa nos la mentó el viernes pasado durante la transmisión del último programa de Buenas vibras en su canal GalaTv.

En mi vida había visto una falta de respeto tan más grande para el pueblo de México. No me cabe en la cabeza que algo así haya sucedido.

¿Qué era Buenas vibras? Una mamarrachada inmunda que Televisa se inventó no para atender a las audiencias. ¡No!, para destronar a Enamorándonos de Tv Azteca.

Ya desde aquí, los responsables de este concepto estaban mal. Un canal de televisión no puede trabajar para otro. ¡Debe trabajar para el público!

Buenas vibras era malo, estaba mal hecho a propósito, promovía la ignorancia, quería llamar la atención con imágenes grotescas, con situaciones absurdas, regresándonos a los tiempos de los talk shows actuados.

¿A qué me refiero cuando le digo que su gente nos mentó la madre?

A que en el último minuto, en un acto de arrogancia insólita, Paul Stanley, el conductor de este proyecto, en lugar de ofrecernos una disculpa y de asumir la responsabilidad de su fracaso, se aventó una pésima puntada.

¿Cuál? La de afirmar que iba a denunciar públicamente al responsable de la salida del aire de este concepto.

Obviamente, muchas personas estábamos esperando algo glorioso, un momento de congruencia, la oportunidad de oro para que estos señores se fueran en grande y tuvieran abiertas las puertas de nuestros hogares para una próxima emisión.

¿Y a quién le echó la culpa de la cancelación de Buenas vibras? ¡A nosotros! ¡A los televidentes!

¿Se da cuenta de la gravedad de esto? Ahora resulta que ellos estaban bien y nosotros, mal, que ellos jamás se equivocaron al denigrar a la mujer, a los homosexuales ni a muchas otras “minorías”, que era hermoso ver a todas esas criaturas moviendo las nalgas nada más porque sí.

¡Eso es una mentada de madre! ¡Eso es el peor de los insultos! ¡Eso es no querer reconocer un error!

¡Eso, en cualquier otro lugar del mundo, hubiera provocado un apagón masivo de televisores, la cancelación de muchísimos contratos publicitarios!

¿Por qué permitieron esto los ejecutivos de Televisa? ¡Tan fácil que hubiera sido despedirse como personas humildes, como la gente educada y anunciar el regreso del programa del Coque Muñiz!

¿A usted le gusta que le mienten la madre? A mí, no, y Buenas vibras fue una mentada de madre de principio a fin. ¿A poco no?

‘SNSerio’ y yo

El jueves pasado estuve en Monterrey. Los señores de Multimedios Televisión me invitaron a su programa SNSerio, y yo estaba aterrado.

¿Por qué? Porque todo el mundo me decía que no fuera, que el programa no valía la pena, que sus conductores me iban a alburear, que me iban a tratar muy mal.

Le voy a decir la verdad: la experiencia fue maravillosa. Tenía años de no pararme en Monterrey, mucho menos en Multimedios, y regresé encantando.

Monterrey sigue siendo la gran ciudad que llevo en la mente y en el corazón, tierra de gente trabajadora y honesta, un lugar increíble.

Y Multimedios es otro mundo. Es una televisora que no le pide nada a las mejores de todo el país, pero con calidad de vida. Ese ambiente de trabajo ya lo quisieran en otras partes de México.

¿Y la experiencia de estar en SNSerio? Fabulosa.

Me trataron como estrella de cine, todo lo que me preguntaron fue de lo muy inteligente a lo muy divertido, y tuve el privilegio de compartir el foro con mi queridísima Alejandra Maldonado y con el conductor de deportes Heliodoro Hinojosa que resultó ser un tipazo.

El programa dura más de tres horas en vivo y se nos fueron volando. Hasta nos quedamos con un montón de temas en el tintero porque los temas eran buenísimos.

Cosas muy humanas, muy chistosas, muy de la industria de la comunicación mexicana. Y los conductores nos escuchaban, nos respetaban.

Perdón, pero es que eso ya no existe. Ahora cuando uno va a una entrevista los que se lucen son los conductores, no escuchan, son prepotentes.

SNSerio es un late night show como los que media humanidad ha tratado de hacer en Ciudad de México pero perfectamente bien adaptado a la realidad de la televisión abierta privada regional de nuestra nación y sin mayores pretensiones que las de atender a las audiencias más sencillas.

Lo conducen Enrique Mayagoitia y Adrián Marcelo, dos señores que tienen la peculiaridad de llevarse excelente y de trabajar muy bien en equipo. No compiten, se complementan.

¡Qué bien coordinados los tiene Gregorio Ortiz, su productor! Es un placer haber estado ahí y, sobre todo, una revelación.

Ojalá que en la Ciudad de México existiera un programa de este tipo, con esa calidez y con esa calidad, con esos niveles de rating y con ese indiscutible éxito a nivel comercialización.

¡Gracias! ¡Muchísimas gracias por la experiencia y por la invitación! Ojalá que pronto nos volvemos a ver.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.