• Regístrate
Estás leyendo: Multimedios, las críticas y las realidades
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 05:09 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Multimedios, las críticas y las realidades

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Probablemente usted no se enteró porque no tiene acceso a esta señal, pero sí es importante lo que sucedió el sábado pasado en Multimedios Televisión: Cancerotón 2016.

Antecedentes: Multimedios es un caso muy peculiar en el contexto de la comunicación mexicana.

Tiene televisión, radio, medios impresos, internet y apps pero, “en teoría”, es una empresa regional, una marca de Monterrey que solo atiende al noreste de México.

Digo lo de “en teoría” porque Multimedios Televisión, por ejemplo, se ve en algunas partes de Estados Unidos y Centroamérica.

Explíqueme, usted, por favor, cómo le debemos llamar a eso.

Es un canal abierto privado local pero, al mismo tiempo, una señal internacional.

¿Cuántas frecuencias locales de México pueden presumir de una posición así?

No, pero espérese, porque la cosa se complica: Multimedios Televisión llega a todo el país a través de diferentes sistemas de televisión de paga.

Es todo un tema, porque con todo y esto que le acabo de decir, que podría obligar a las cabezas de Multimedios a tomar decisiones demasiado ambiciosas, su punto de partida siempre ha sido la televisión abierta local.

“Las buenas conciencias”, ésas que gozan con contenidos de lo más agresivos y grotescos en los cables, las antenas directas al hogar e internet, se rasgan las vestiduras cada vez que sintonizan Multimedios Televisión.

¿Por qué? Porque en su muy “elegante” y “superior” estilo de vida “global” no soportan el espíritu estridente de algunas producciones de ese canal.

La verdad es que los señores de Multimedios tienen tan perfectamente bien perfilados sus contenidos que sus niveles de audiencia son espectaculares e incluso superiores a los de las grandes cadenas abiertas privadas nacionales como El Canal de las Estrellas y Azteca 13.

Por si esto no fuera suficiente, van a la vanguardia en muchas cuestiones que luego les copian las televisoras de la Ciudad de México como sus aportaciones tecnológicas y sus campañas de responsabilidad social.

El punto es que Multimedios está muy lejos de ser una señal “de provincia”, que su gente está al nivel de la mejor de todo el país y América Latina, y que por esas antenas se han transmitido verdaderas maravillas como Cancerotón. ¿Qué es esto? Un maratón de televisión que se ha venido organizando en los últimos años y que sirve para varias cuestiones.

Primero, para informarle a las audiencias sobre el cáncer, para combatir mitos y fomentar la cultura de la prevención.

Segundo, para apoyar las labores del Instituto Nacional de Cancerología.

Y, tercero, para recaudar fondos para la construcción de obras específicas en diferentes estados de la república.

Al principio fue en Tamaulipas, después en Nuevo León. Ahora fue en Coahuila y el próximo año será en Puebla.

¿Qué tiene de especial el Cancerotón si nuestras pantallas están saturadas de emisiones similares como Movimiento Azteca y Teletón?

Que los hombres y mujeres de Multimedios son unos genios de la innovación.

En contraste con las grandes campañas nacionales de responsabilidad social, ellos trabajan du rante pocas horas, van por metas que sin dejar de ser fuertes, son más reales, más tangibles, más alcanzables, y manejan otra clase de dinámicas.

En Cancerotón, por ejemplo, Fernando Santillanes amarra al público con las grandes marcas a través de las redes sociales para conseguir donativos, las estrellas de otras corporaciones ponen su granito de arena.

Se aprovechan instalaciones en otros rincones de país, como los foro de MILENIO en la Ciudad de México, y todos se comportan con sencillez, sin aspavientos, sin pretensiones, como si se tratara de una familia. Fin de los antecedentes.

¿Cuál es la nota? Que el sábado pasado la edición 2016 de Cancerotón consiguió reunir poco más de 30 millones de pesos para la construcción de la primera clínica para la prevención y detección del cáncer en la ciudad de Torreón.

Póngase a pensar, por favor, a futuro e imagine todo el bien que se le va a hacer a miles de personas gracias a la humilde actividad organizada por un grupo empresarial de medios “regionales”.

Si a usted les interesa la televisión, le recomiendo que busque el video de toda la transmisión y que la estudie.

No va a dar crédito de cómo, con una propuesta tan poco ostentosa, tan poco sentimental y tan poco insistente, pero eso sí, muy aterrizada en la comunicación del siglo XXI, pudo conseguir tanto.

Siempre habrá quien diga que para tener éxito en televisión hay que invertir grandes fortunas, tener a decenas de personas opinando y danzando alrededor de cada producción y, sobre todo, controlando lo que se dice.

Yo creo que hay muchas maneras de hacer televisión, pero una que nunca falla es la que se hace con sencillez atendiendo a las audiencias tal y como ocurrió el sábado pasado con Cancerotón 2016. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.