• Regístrate
Estás leyendo: Los errores de Netflix
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 22:56 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Los errores de Netflix

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo sé que la gran nota para este fin de semana es el estreno de la temporada dos de la serie mexicana Ingobernable de Netflix.

Pero no, hoy no le voy a escribir de ella porque quiero que la vea y que la próxima semana, si hay tiempo, la discutamos.

Me voy a guardar mi crítica. Luego le voy a decir por qué.

Hoy le voy a hablar muy mal de Netflix, de una producción original que se estrenó hace algunos días en esa plataforma y que se me hizo el fraude de fraudes, una burla, una pérdida de tiempo: The Innocents.

¡Y mire que conocí a los protagonistas, que los entrevisté y toda la cosa! ¡Qué decepción!

Pero antes de hacerla garras, déjeme lo pongo en antecedentes: hay un público bastante numeroso, en el mundo entero, que siente una muy profunda atracción por historias de gente diferente.

Estamos hablando de personajes que, por ser especiales, no encajan en la sociedad.

¿Cuál es el fenómeno? Que a los hombres y mujeres del siglo XXI, en su infinita vanidad, les encanta sentirse especiales y que, por lo mismo, creen que solo se pueden relacionar en comunidades muy selectas.

Además, claro, de que el mundo los rechaza, conspira en su contra y un montón de fantasías por el estilo.

Esto ha creado series que van desde las de culto como Sense8 hasta las de superhéroes como Runaways pasando por las de corte espiritual como The O.A., las filosóficas como Dark y las familiares como Stranger Things, por mencionar solo unas cuantas.

Aquí hay un formato que tiende a repetirse: científicos locos que hacen experimentos terribles con personas inadaptadas pero entrañables, gente que posee los mismos dones pero que por pertenecer a bandos contrarios se convierte en enemiga.

¿Y qué me dice de las corporaciones siniestras que utilizan toda la información de esos experimentos para hacer el mal, de las familias desesperadas que lloran impotentes al no poder manejar la superioridad de esos hombres y de estas mujeres o de las interminables persecuciones por el tiempo y el espacio?

The Innocents es exactamente esto pero tan obvio que da coraje.

A ojo de buen cubero, como que estos señores dijeron: descubrimos algo cuando hicimos Sense8, volvámoslo a hacer pero sin gastar toda esa fortuna y apelando al mercado juvenil para que nos mire más gente.

Resultado: una cochinada sin alma. No le voy a platicar detalles porque aunque odié esta serie tampoco le voy a arruinar la experiencia a quien la esté disfrutando o a quien la vaya a comenzar a ver en el futuro.

The Innocents es una historia más de gente especial, con poderes, que es víctima de conspiraciones internacionales, que es perseguida por un científico loco que les hace cosas horribles y que pretende mandar grandes mensajes sociales y familiares.

¿Qué la hace distinta? Yo diría que nada pero sí me queda claro que sus creadores como que quisieron apostar más por las relaciones entre padres e hijos y contar la historia de amor imposible entre un chico y una chica.

¿Cuál es la bronca? Que esto es lo que llamamos en televisión formato coral.

¿Qué significa esto? Que en lugar de tener a una pareja protagónica, tenemos muchos protagonistas: el negro, el blanco, el latino, el asiático, el homosexual, etcétera, etcétera.

¿Para qué? Para que cada segmento de mercado se identifique con su personaje favorito.

Como las figuras estelares de The Innocents son solo dos chavos. Si usted no se parece a ellos, no piensa como ellos o no siente como ellos, ya se fregó.

Y no es que no salgan otros personajes. Es que todos carecen de vida propia. Su función es absolutamente artificial: ¡Oh, cómo sufro! ¡Sí, sufro mucho! ¡Soy diferente! ¡Qué horror!

O si no: ¡Oh, mi hijo! ¡Cómo me preocupa! Nunca estoy con él ni le hago caso ni nada, pero… ¡Oh, sí, tengo que hacer locuras para encontrarlo, para estar con él y decirle que lo quiero!

El final es la cosa más vomitiva del universo porque los responsables de este proyecto, en la cúspide de lo chafa, se echaron como medio capítulo de estupideces arruinando el desenlace para dejar todo preparado para una temporada dos.

¿Por qué le estoy escribiendo esto? Porque se está dando un fenómeno bastante enfermo donde la opinión pública se está entregando a Neflix en una suerte peor de monopólica que en la época de oro de Televisa.

Cuando El Tigre, con todo y todo, había crítica, prensa que se oponía, académicos que protestaban.

Ahora, con Netflix, todo, a menos que sea nacional, es maravilloso, incuestionable, algorítmico. ¡Ah, qué cosa tan infalible que vino a cambiar la historia!

Y, con la pena, en el negocio de la televisión nadie es perfecto y Netflix, así como tiene obras maestras, tiene porquerías inmundas y a veces se equivoca.

¿Dónde están los comentarios demoledores de los especialistas? ¿Dónde están los abucheos de las audiencias? Qué preocupante. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.