• Regístrate
Estás leyendo: Le ganamos a los gringos
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 20:48 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Le ganamos a los gringos

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Todos odian las series y las telenovelas sobre cuestiones de fantasía y ciencia ficción que se han tratado de hacer tanto en México como en el resto de América Latina.

Desde Aliados hasta Cumbia Ninja pasando por De la Tierra a la Luna, Camaleones, Una familia especial, Aventuras en el tiempo y más, muchas más.

¿Por qué? Porque se han preocupado más por imitar los modelos de la fantasía y de la ciencia ficción de otros países, sin los antecedentes económicos y culturales de esas naciones, que por crear algo nuestro.

Y porque el público de esta región del mundo es muy cruel y obviamente se burla de los contrastes entre lo que hacemos aquí y lo que hacen en Estados Unidos, Inglaterra, España y Japón.

Hablo del público, no de mí. Yo le he entregado el corazón a muchas de estas emisiones porque adoro este tipo de programas y porque estoy convencido de que por algo se tiene que empezar en nuestra región si en verdad aspiramos a llegar a la cima.

El caso es que el próximo martes 18 de octubre, cuando todos los mexicanos nos estemos debatiendo entre sintonizar los nuevos canales de Grupo Imagen y Tv Azteca, va a ocurrir algo fundamental en los cables y las antenas directas al hogar:

Se va a estrenar en el canal Fox un proyecto tan ambicioso que presume de ser la primera serie de ciencia ficción que se filma en la historia de América Latina.

Será verdad, será mentira. A mí lo que me interesa no es eso, porque hablar de la verdadera ciencia ficción es hablar de palabras mayores.

Lo que me interesa es que no se la pierda, que la mire completa, que la disfrute.

Se llama 2091 y si no es la primera serie de ciencia ficción que se filma en la historia de América Latina, es la primera que se hace así, en grande, bonito, como en el primer mundo, pero sin dejar de ser nuestra.

Si usted pone 2091 frente a los recientes lanzamientos estadunidenses en este mismo sentido como Killjoys, Dark Matter y The Shannara Chronicles, no solo no les pide nada, les gana.

¿Por qué? Porque su inversión y su reparto no son nada en el contexto de Estados Unidos mientras que aquí, sí.

Los señores de Fox se gastaron lo que jamás se había gastado en una serie latinoamericana de paquete básico para llevar hasta nuestros dispositivos esta propuesta de 13 capítulos de una hora.

Y se preocuparon por contratar a lo mejor de lo mejor de los elencos del cine, la televisión y el teatro de México, Argentina, Colombia y de muchos otros rincones de nuestro continente.

Tenemos a nuestros paisanos Damián Alcázar (El infierno), Julio Bracho (Hasta que te conocí) y Christopher Von Uckermann (Kdabra)

Pero también a Manolo Cardona (La hermandad) de Colombia, a Benjamín Vicuña (Prófugos) de Chile, a Jason Day (El Capo) de Perú, a Luz Cipriota (Soy Luna) de Argentina, a Jean Paul Leroux (Señor Ávila) de Venezuela y a Roberto San Martín (Amar en tiempos revueltos) de Cuba, por mencionarle solo a unos cuantos.

Jamás en la historia de nuestro continente se había reunido un reparto tan rico, tan diverso y tan representativo para un proyecto de televisión.

Y aquí, en contraste con algunas ficciones que han metido talentos de muchos países solo para efectos de distribución y mercadotecnia, la combinación de rostros está perfectamente bien justificada.

No sabe usted qué historia tan más apasionante y tan más adecuada para reunir tanto a las audiencias de la televisión tradicional como a la de las nuevas plataformas como Fox Play.

Y es que tenemos todo el asunto de la mejor ciencia ficción del mundo más los grandes fenómenos que la fascinan a las nuevas generaciones como los videojuegos, la adrenalina y los juegos de rol.

Por si todo lo que le acabo de decir no fuera suficiente, hay una lectura inteligente.

Cuando usted descubra algunas cosas que pasan por ahí, se va a ir de espaldas y se convertirá en un gran admirador de este trabajo dirigido, entre otras personas, por un cineasta mexicano, por Álvaro Curiel (Acorazado).

Tuve el inmenso privilegio de ver este material por adelantado y lo menos que le puedo decir es que el resultado es hermoso, que se siente un estilo y que se siente la construcción de personajes.

Por lo que más quiera en la vida, yo sé que la próxima semana va a ser muy complicada en términos de tv, pero luche por ver el estreno de esta joya del espectáculo latinoamericano el martes 18 a las 22 horas por Fox.

Todos odian las series y las telenovelas sobre cuestiones de fantasía y ciencia ficción que se han tratado de hacer tanto en México como en el resto de América Latina.

A partir de 2091 las cosas serán diferentes, descubriremos que sí podemos hacer esta clase de televisión y el mundo se sorprenderá como se ha sorprendido tantas veces con nuestro talento en tantas otras áreas del espectáculo. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.