• Regístrate
Estás leyendo: Las redes sociales son la nueva caja idiota
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 15:47 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Las redes sociales son la nueva caja idiota

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Si usted piensa que el mundo se va a acabar porque la gente en las redes sociales se enajena con fenómenos como el de Lady Wuuu es porque no ha visto lo que está sucediendo en la televisión.

¿Puede haber una cosa más repugnante que Keeping Up with the Kardashians? Y ahí está la gente.

No, pero espérese. El ejemplo que le acabo de poner no es de un canal abierto nacional y de corte popular como Las Estrellas, Azteca 13 o Imagen Televisión.

¡Es televisión internacional! ¡Televisión de paga! ¡Televisión del canal E!, la cúspide de las alfombras rojas, del buen gusto y del glamour!

Cuando menos en internet nadie paga para embrutecerse con las ladies y los lords.

En los cables y las antenas directas al hogar la gente está pagando mensualidades que muchas veces rebasan los mil pesos por esa clase de contenidos. ¡Cuidado!

¿A dónde quiero llegar? A algo que desde hace mucho tenía ganas de decirle en esta columna: la tele no es la caja idiota. Las redes sociales se están poniendo peor.

¿Y quién las acusa de estar enajenando a las multitudes? ¿Y quién las califica como algo nocivo, vendido y mentiroso? ¡Nadie!

Al contrario, tratándose de internet todo es grande, maravilloso y verdadero.

La próxima vez que le quiera poner una etiqueta a un medio de comunicación tradicional o no tradicional, piénselo dos veces.

Hay de todo en todas partes y “el abuso en el consumo de este producto es nocivo para la salud”.

¡Hasta cuándo lo vamos a entender! ¡Hasta cuándo lo vamos a atender!

¿Por qué le estoy escribiendo esto? ¿Por qué precisamente hoy?

Porque el martes pasado se estrenó por el canal E! el programa Mariah’s World que, como su nombre lo indica, es un reality show que le da seguimiento a la vida y obra de la cantante Mariah Carey.

¿Y? ¿Qué tiene esto de importante si para mucha gente Mariah es una chava ruca, tal vez desconocida, cuya música está más que superada por el tiempo y el espacio?

Primero, porque Mariah fue, es y seguirá siendo una gran leyenda de la música internacional le guste a quien le guste, le moleste a quien le moleste.

Y, segundo, porque este concepto es una mentada de madre para Keeping Up with the Kardashians y para muchas otras porquerías más.

Seamos sinceros, las Kardashians son estrellas del corazón.

¿Qué significa esto? Que son figuras que no necesariamente tienen talento pero que brillan ante la opinión pública por sus extravagancias, sus escándalos y cosas peores.

Se vale pero no deja de ser un asunto con una carga poco edificante, especialmente para la realidad de un país emergente como el nuestro.

Mariah Carey sí es una estrella del espectáculo. O sea, es una persona con talento, éxito y disciplina que, en su caso, canta, baila y hace muchas cosas más.

Si estableciéramos un comparativo entre lo que nos dejan, en todos los sentidos, las Kardashians, y lo que nos aporta Mariah, la cantante, definitivamente, se convierte en un asunto mucho más positivo.

Sí, ya sé, los asuntos positivos son de flojera.

¿Por qué? Porque el entretenimiento no se logra con cosas bonitas, se logra con la resolución de conflictos ¿y qué clase de conflictos pudiera tener una señora que lo tiene todo?

Bueno, ahí está la nota con Mariah’s World.

Es la primera vez, en años, que una figura positiva logra entretener a las multitudes a través de un formato diseñado para personalidades negativas.

Mariah’s World consigue el milagro de que la gente lo mire y se sorprenda, se escandalice, se entrometa, se excite y que llegue a donde ha llegado muchas veces con mil personalidades huecas, pero con una luminaria de verdad.

Es morboso, adictivo, lujurioso, chistoso y sensacionalista, pero mientras uno lo observa, va entendiendo la dimensión del auténtico espectáculo, de lo que una estrella de alto calibre tiene que hacer para sostenerse en el mercado.

Es muy buen chisme pero, al mismo tiempo, una plataforma aspiracional.

Uno la mira y le dan ganas de superarse, de estudiar, de entrenar, de cuidar su imagen, de trabajar.

Y usted lo puede ver igual que como vería cualquier reality show chatarra.

O, en su defecto, usted lo puede ver como el mejor de los ejercicios de periodismo de espectáculos.

Por si esto no fuera suficiente, técnicamente tiene un lenguaje mucho más desarrollado que el resto de los programas de ese tipo que existen en los cables y las antenas directas al hogar.

Si usted piensa que el mundo se va a acabar porque la gente en las redes sociales se enajena con fenómenos como el de Lady Wuuu es porque no ha visto lo que está sucediendo en la televisión.

Afortunadamente, frente a todas estas cuestiones siempre hay aportaciones fuera de lo común como Mariah’s World del canal E!

Pasa los martes a las 22:00, pero tiene repeticiones en diferentes momentos de la semana. Búsquelas. Le van a encantar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.