• Regístrate
Estás leyendo: Las elecciones de Televisa
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 03:10 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Las elecciones de Televisa

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Si las coberturas electorales del domingo pasado estuvieron increíbles durante la mañana y la tarde, ¿qué me dice de lo que sucedió en la noche?

A mí casi me da un infarto, porque justo a las 18 horas, cuando cerraron las casillas, cuando todo parecía indicar que no iba a suceder nada relevante a nivel medios, ¡zaz!, que Televisa se le vuelve a adelantar a todos dando los resultados de sus primeras encuestas de salida.

Me hubiera encantado que usted, como yo, hubiera podido ver la cara de los conductores de la mayoría de los otros programas que estaban al aire.

Porque se notaba que enfrente tenían sintonizadas las señales de Televisa, aunque fuera en uno de sus monitores, y no podían decir nada. ¡Nada! ¡Y ni modo de hacerles el anuncio!

Eres divertidísimo. Emanaban rabia. No faltó el valiente que dijo al aire: es que es ilegal dar resultados de encuestas de salida antes de las 20 horas o el que, de plano, aprovechando que estaba haciendo alguna entrevista, colaba el dato de la competencia y le preguntaba a su entrevistado.

Ojo: no solo Televisa se animó a sacar los números de ciertos estados a las 18 horas, El Financiero-Bloomberg también lo hizo solo que como su alcance es limitado, el impacto fue menor.

Y ni hablar de lo que sucedió en algunas redes sociales. ¿Sabe lo que hicieron algunas personas?

Le tomaban fotos a las señales piratas de algunos canales extranjeros cuyas frecuencias fueron bloqueadas en México para respetar la veda electoral, como Fox News, y las circulaban para presionar a los enemigos de AMLO.

Esto sin contar con las encuestas falsas, con las fake news ni con muchos otros horrores.

Me gustaría hacerle un homenaje a las producciones especiales que decenas de canales como MILENIO Televisión, Aristegui Noticias, ADN40, Canal Once, MexiquenseTv, Canal 22, Imagen Televisión, CNN en Español y Tv UNAM se aventaron la noche del domingo pasado.

Pero no tengo espacio y la nota de la cobertura mediática no fue ésa sino algo que tenemos que analizar con bastante detenimiento.

¿Qué? Que lo que usted, millones de mexicanos y yo vimos y celebramos la noche del 1 de julio no fue un fenómeno a partir de la información generada por las instituciones, en este caso el INE, sino a partir de la información generada por los medios, por sus encuestas.

Las encuestas de Televisa, de El Financiero-Bloomberg y posteriormente de muchos otros canales más, fueron las que movieron a los candidatos y a las multitudes, no el INE.

No sé a usted pero a mí esto me hace muchísimo ruido.

Sí, me queda claro que los medios tienen que competir. Lo que no sé es si, en ese afán por ganarle a los demás, se están tomando atribuciones que no les corresponden, están atentando contra la más elemental ética periodística o si están provocando cosas a nivel electoral en las entidades federativas donde todavía hay comicios.

Aunque un canal dé los resultados de lo que sucedió en otros estados, si a usted le dicen que en todas partes está ganando un partido, ¿a poco no le van a dar más ganas de ponerse de su lado?

A mí, más allá de que los números sean lo suficientemente contundentes como para no permanecer ocultos, todo esto se me hace una falta de respeto para el INE y para el pueblo de México.

El mensaje es: si las televisoras son las que van a dar los resultados, ¿para qué queremos al INE? ¡Mejor que organicen ellas las elecciones! ¡Les salen mejor!

Una vez más las cadenas de televisión, y muy específicamente Televisa, adoptaron una posición de poder fáctico solo que ahora, como fue a favor de Andrés Manuel López Obrador, de casi puros candidatos afines y en un contexto de hartazgo colectivo, los analistas que normalmente criticaban esta clase de situaciones se quedaron callados o se concretaron a festejar a El Peje o a lamentar la victoria de la coalición Juntos Haremos Historia.

Pero de que ahí sucedió algo a nivel mediático, ahí sucedió algo que empañó un momento de transición tan importante o más que el que vivimos en el año 2000 cuando Vicente Fox sacó al PRI de Los Pinos.

La diferencia es que en aquel entonces, a pesar de las encuestas, nadie se le adelantó a nadie. Había respeto. Hoy, no.

Yo lo único que espero es que esto no vaya a ser un augurio de lo que va a suceder durante la administración de Andrés Manuel López Obrador porque entonces sí el cambio va a ser que no va a haber cambio, que el poder seguirá fuera de las instituciones.

¿Qué hubiera sucedido si Meade, El Bronco y Anaya se hubieran esperado al anuncio del INE para aceptar su derrota?

¿Qué hubiera sucedido si todo se hubiera dado en un marco de equidad para todos los medios sin importar marcas ni plataformas?

Probablemente nos sentiríamos tan felices o tan infelices como nos sentimos ahora, pero el crédito lo tendría el INE y no la televisión. ¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.