• Regístrate
Estás leyendo: La otra competencia
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 09:16 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

La otra competencia

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

¿Se acuerda que ayer le decía que la competencia se está poniendo sabrosa entre Televisa y Azteca?

Bueno, pues esto es nada en comparación con lo que está sucediendo con los canales de televisión premium.

Los señores del paquete Fox+, por ejemplo, le quieren arrebatar la corona a HBO y en estos días van a hacer una locura.

Primero, del 10 al 13 de marzo van a dejar abiertos sus siete señales para los suscriptores de cable y de antena directa al hogar que tengan caja digital.

¿Qué significa esto? Que si usted no tiene contratado ese paquete, pero tiene acceso a los canales HD, lo va a poder disfrutar gratis del jueves al domingo.

Creo que es una oportunidad de oro para gozar, antes que nadie, de experiencias como The Walking Dead y Black Sails, sin olvidar las películas.

Pero lo mejor es lo segundo: le van a dar 15 días de Fox Play sin costo a los suscriptores de televisión de paga que descarguen esta app.

Lo único que van a tener que hacer es ingresar con el usuario que tienen en su compañía.

Es la estrategia más agresiva de todos los cables y antenas directas al hogar de lo que va del año.

Es vender un paquete pero, al mismo tiempo, vender un sistema de distribución de contenidos en línea.

Es competir contra el paquete HBO-MAX, pero también contra HGO Go.

Yo sé que cuando usted tenga en sus dispositivos Fox Play, no lo va a querer soltar.

Es como un Netflix, como un Blim, pero con el mejor futbol del mundo en vivo, contenidos de NatGeo como Él me nombró Malala, programas de FoxLife como Lucky Ladies y lo más reciente de series como American Crime Story.

VIKINGS

A propósito del paquete Fox+, yo no sé si usted lo sepa, pero su canal Fox Action está pasando, prácticamente al mismo tiempo que en Estados Unidos la cuarta y más reciente temporada de Vikings.

Ésta es una de las series favoritas del público mexicano. Es de no creerse los niveles de audiencia que alcanza cada vez que llega a la televisión pública nacional o a los sistemas de distribución de contenidos en línea.

A los mexicanos nos encanta esta fantasía histórica cargada de guerra, enredos y pasiones.

Como que nos identificamos con sus personajes, como que no damos crédito de la espectacularidad de esta producción, como que nos fascina que no se parezca a nada más de lo que existe en el mercado.

Porque producciones sobre reyes y princesas de Inglaterra y España hay muchas, pero sobre esta cultura, solo ésta. No por nada, cuando se estrenó en México, lo hizo por el canal NatGeo.

El caso es que sí es un privilegio tener acceso a este material antes que los mismísimo piratas y que la cuarta temporada de este concepto es una gloria.

Yo no he podido dejar de sorprenderme con cosas que van, desde el manejo tan especial que los responsables de esta obra han estado haciendo de la espiritualidad hasta una situación, que acabamos de ver, que parece sacada de la película El renacido.

No cualquiera se avienta la puntada de emular un trabajo como el de Alejandro González Iñárritu en serie de televisión.

Para que vea el nivel de trabajo del que estamos hablando. Para que vea los contenidos a los que estamos teniendo acceso en México.

Busque Vikings en Fox Action. Le va a encantar.

DOWNTON ABBEY

La gran noticia de la fuente de televisión, en este momento, es la transmisión del final definitivo de Downton Abbey, que fue el domingo pasado en el canal PBS de los Estados Unidos.

Más de 10 millones de personas sintonizaron aquello. ¿Se da cuenta del megacañonazo que esto representa?

PBS es televisión pública, como nuestro Canal Once. Por tanto, sus niveles de audiencia ni remotamente se acercan a los de las grandes cadenas privadas, pero el éxito fue rotundo.

¡Para que luego haya quien diga que al público de la televisión abierta no le interesan ni la calidad ni los contenidos!

El pequeño detalle es que como esta obra maestra no es de cadenas como ABC o NBC, su distribución internacional es limitada, tarda mucho en llegar a otras regiones del planeta y ni hablemos de los dvd o bluray.

¿Por qué le estoy comentando esto? Porque desde el domingo pasado el canal de paga Film&Arts está transmitiendo en exclusiva, a las 21:00, el sexta y última temporada de Downton Abbey.

Por lo que más quiera, luche por ubicar esta canal que está disponible en todo el país a través de la mayoría de las compañías de cable y de antena directa al hogar, y sea parte del fenómeno.

Solo he podido ver el capítulo uno de esta temporada pero a ojo de buen cubero, viene increíble, muy como la primera, y algo me dice que conforme nos vayamos acercando al final hasta vamos a llorar.

Downton Abbey, a pesar del tiempo (1925) y de la distancia (Reino Unido), es una serie que nos pega mucho a los mexicanos por su manejo de la brecha entre clases sociales.

La tiene que ver. Punto. Es genial.


alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.