• Regístrate
Estás leyendo: La muerte de las telenovelas
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

La muerte de las telenovelas

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Hoy es un día importante para la televisión de México y de toda Latinoamérica.

¿Por qué? Porque esta noche, en punto de las 21:45, por el canal AZ Corazón (250 de Totalplay) se va a estrenar la segunda temporada de la serie De telenovela.

¿Qué es esto? ¿Qué tiene de importante? ¿Por qué tendría que significar algo para el público y la gente que mira y hace la televisión en toda nuestra región del continente?

De telenovela es un concepto periodístico que reúne, por primera vez en la historia, todo lo que fueron, son y serán las series y las telenovelas desde el sur de Estados Unidos hasta Chile y Argentina, sin importar intereses, sin importar televisoras.

La temporada uno fue una revelación porque nos ayudó a entender las raíces del género, reconocer a los pioneros del formato y vivir grandes momentos de nostalgia.

Pero ocurrió algo sorprendente: De telenovela se vendió a muchos lugares y triunfó tanto, que los mercados internacionales comenzaron a pedir una temporada dos.

Esta nueva temporada es un ejercicio sin precedentes donde ya no se habla del pasado.

No, ahora se analiza lo que se está haciendo y la transición de la telenovela a la serie con testimonios de grandes estrellas, enormes escritores, reconocidos directores, famosos productores y poderosos ejecutivos de todas partes, incluyendo potencias como Corea y Turquía.

La segunda temporada de De telenovela es fundamental porque rompe con el silencio ancestral que había en las televisoras mexicanas donde si alguien era de una empresa, no participaba en proyectos donde estuviera otra.

Y lo más enriquecedor es que se abandona la tradicional visión de un solo país, de México, para comenzar a hablar de esto como algo panregional.

La producción viajó y tuvo acceso a personalidades de lugares que normalmente no vemos en esta clase de ejercicios como Brasil, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, Argentina y Estados Unidos.

Por si esto no fuera suficiente, a lo largo de los capítulos de esta nueva emisión se tocan asuntos que nunca se habían abordado en esta clase de propuestas como la mercadotecnia aplicada a las series de televisión, la transmedia y la compra y venta de formatos.

Todo combinado con los grandes temas del momento como las narconovelas, las bioseries, las producciones de época y algo que me encanta:

Especiales biográficos que reconocen la trayectoria de inmensas celebridades como Edith González, María Helena Döering y Rebecca Jones.

Ver lo nuevo de De telenovela es muy gratificante porque el resultado es muy entretenido, muy ameno.

Pero es todavía más atractivo si lo tomamos como un punto de partida para debatir, criticar y discutir sobre lo bueno y malo que se está haciendo, y para imaginar el futuro de la ficción en México y toda América Latina.

¿Será verdad que las telenovelas están muriendo? ¿Es cierto que las series son lo de hoy? ¿Cuáles son los contenidos favoritos de las audiencias?

¿Qué tanto influyen las redes sociales en el éxito o en el fracaso de un programa dramatizado?

¿Qué pasa con los otros grandes temas como la telenovela infantil y juvenil, las fantasías de época y el impacto de la literatura popular y los sistemas de distribución de contenidos en línea?

¿Ahora entiende cuando le digo que esto es importante? Por favor búsquelo.

Nos vemos hoy a las 21:45 en el canal AZ Corazón (250 de Totalplay). De telenovela, temporada dos.

‘LA ESTÉTICA DEL CRIMEN’

Quiero darle las gracias públicamente a Morris Gilbert, a Mejor Teatro y a OCESA por haberme invitado el viernes pasado al Teatro Fernando Soler a ser padrino, junto con Alex de la Madrid, de la celebración del primer año en cartelera de la obra La estética del crimen.

¡Qué cosa tan más chistosa! Tenía siglos de no reírme así. Desde antes de que aquello empiece hasta el último de los aplausos, el público no para de carcajearse y lo más bonito de todo, de participar.

La estética del crimen es un espectáculo en perfecta tendencia internacional donde la gente, sin sentirse incómoda, hace de las suyas desde su butaca cambiando el curso de la obra.

No le voy a dar detalles para no echarle a perder la experiencia pero me divertí como enano y ovacioné el trabajo actoral de gente a la que quiero y admiro como Dalilah Polanco, Carlos Rangel, Daniela Luján, Miguel Conde, Omar Medina y Mario Alberto Monroy.

Si usted anda buscando algo chistoso, entrañable, vertiginoso, alucinante y catártico, tiene que luchar por ir a ver esta obra no una, muchas veces.

¡Porque ninguna función termina igual que la otra! Y porque esos inmensos talentos están tan bien dirigidos por Rina Rajlevsky que están preparados para resolver cualquier cosa. ¡Cualquier cosa!

No por nada estamos hablando de puros llenos totales. No por nada estamos hablando de un nuevo clásico de los escenarios mexicanos. ¡Felicidades! ¡Gracias!

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.