• Regístrate
Estás leyendo: ‘La isla’ de Tv Azteca y ‘Vecinos’ de Televisa
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 09:52 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

‘La isla’ de Tv Azteca y ‘Vecinos’ de Televisa

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

El lunes arrancaron La isla en Azteca 7 y Vecinos en Las Estrellas.

¿Qué le puedo decir? Que no deja de ser sintomático que ambas propuestas representan un retorno al origen, volver a hacer algo que todos conocíamos.

¿A usted le gustaron? ¿Hubiera preferido ver otra cosa? ¿Qué?

Facundo en Tv Azteca

A diferencia de MasterChef México, La isla es un retorno con broncas.

¿Por qué? Porque es un programa que en algún momento traicionó su esencia, perdió credibilidad.

Acuérdese de cuando los responsables de este reality show no supieron manejar un conflicto y se pusieron del lado de la actriz Cecilia Ponce en lugar de darle la razón a un pobre pescador que andaba por ahí y que había sido provocado para que reaccionara con violencia.

Por si esto no fuera suficiente, La isla se convirtió en algo así como la burla de Azteca 7.

De repente estaba a una hora. Luego a otra. Y si tenían futbol, peor tantito. No había manera de darle seguimiento.

La cúspide del horror para La isla fue la edición del año pasado, cuando vimos algo así como el reencuentro de gente que ya había participado en este programa en una especie de revancha colectiva.

Con estos antecedentes sí es muy difícil que uno llegue con gusto a la transmisión de una nueva temporada de este ejercicio de televisión extrema.

¿¡Pero qué cree!? Ocurrió un milagro, los responsables de este reality show se acordaron de lo que en verdad convirtió a La isla en uno de los títulos consentidos de los anunciantes y de las familias mexicanas y nos están dando lo mismo que no dieron en la temporada uno.

¿Qué? Verdad. La gente que está ahí es gente de verdad, viviendo experiencias de verdad y exaltando la máxima ventaja competitiva de este concepto: la lucha de clases.

Por si esto no fuera suficiente, en lugar de fomentar el odio con el tema de los ricos y los pobres, estos señores se fueron por el lado de las culturas urbanas.

Resultado: ahora tenemos a los pudientes luchando contra Los godínez y la banda.

No sabe usted qué cosa tan más divertida y aunque la nota más obvia es la presencia de Facundo, estrella de Televisa, ahora en Tv Azteca, yo sí quisiera destacar al conductor y al resto del elenco.

Admiro profundamente el trabajo de Alejandro Lukini en La isla, porque no cualquiera es capaz de llevar el peso de una producción tan compleja.

Amo que tengamos desde policías, obreros y empresarios hasta voladores de Papantla, salvavidas y mujeres musculosas. Eso es diversidad. Eso es televisión abierta privada nacional. Eso es México. ¿O usted qué opina?

Otra 'familia P. Luche'

Cada vez que Televisa sale con ocurrencias como la de Vecinos, me da un ataque de furia.

¿Por qué? Porque se me hace una falta de respeto, tanto para el público como para toda la gente que trabaja en esa emisión.

Es obvio que a los ejecutivos de esa empresa no les importan, ni tantito, ni Vecinos, ni las audiencias ni nada.

Si así fuera, en lugar de esperar chorromil años entre una temporada y otra mientras aturden a los televidentes con 90 mil repeticiones en 18 horarios diferentes de 700 canales y plataformas distintas, le darían proyección y continuidad real a ese proyecto.

Es lo mismo que nos hicieron con La familia P. Luche. ¿Se acuerda?

¡Por eso Eugenio Derbez se fue de Televisa! ¡Así no se puede trabajar! ¡Así no se puede crear! ¡Así uno, como consumidor de contenidos, no se puede divertir!

No, y espérese, no le he dicho nada. ¿Qué tiene que estar haciendo Vecinos los lunes después del noticiario En punto?

¿Cuál es la justificación editorial para ese cambio de horario? ¿Cómo esperan que las audiencias naturales de este título lo persigan como si en verdad se les fuera la vida en eso?

¿Ahora entiende cuando le digo que esto es una falta de respeto? ¡Es un abuso!

Pero lo más triste es que la nueva temporada de Vecinos, que forma parte de la nueva e insólita barra meganocturna de comedia de Las Estrellas, se ve como de 1978.

¿Será posible que a estas alturas de la historia de la televisión se siga trabajando con esas estructuras dramáticas, con esas risas grabadas, con esas paredes de cartón y con esos conceptos tan teatrales?

¿Así es como esta gente va a cautivar a las nuevas generaciones que gozan con los memes, YouTube y un humorismo millones de veces más ágil, franco y aterrizado en lo real?

No, pero la parte más irónica es la de Blim.

¿Me creería si le dijera que durante la transmisión de ese dinosaurio salen promos vendiéndole ese sistema de distribución en línea a las multitudes con la promesa de que ahí van a poder encontrar la temporada completa?

O sea, soberbios. Ellos sienten que son tan maravillosos que las masas matarán por entrar a Blim para devorar aquello.

¿Ahora entiende cuando le digo que cada vez que veo esto me da un ataque de furia?

No se vale. ¿O me equivoco?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.