• Regístrate
Estás leyendo: La gran respuesta a tantas cancelaciones
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 23:23 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

La gran respuesta a tantas cancelaciones

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Se necesita estar ciego para no darse cuenta de que la gran respuesta a las necesidades de entretenimiento de la televisión abierta nacional es la que está proponiendo Jorge Muñiz con su programa.

¿Cuál? El Coque va, que desde hace casi dos meses se transmite de lunes a viernes en GalaTv.

Primero fue a las 21:00. Cuando llegaron las narconovelas lo movieron a las 19:30.

El caso es que yo no puedo parar de verlo, de gozarlo y de admirarlo.

¿Por qué? Déjeme le explico, porque la explicación a esto va a ser larga, pero absolutamente necesaria para frenar la avalancha de cancelaciones que estamos padeciendo.

¿Usted ha ido al cine? Claro que sí, ¿verdad? Pero no es lo mismo ir a una sala comercial convencional que a un cineclub, a una sala VIP o a Cineteca Nacional.

En una sala comercial convencional, por ejemplo, es muy poco probable que usted vaya a ver una película de cine independiente, que lo atienda un mesero o que su asiento se convierta casi, casi, en una cama.

Con la televisión pasa algo más o menos parecido.

No es lo mismo ver una cadena abierta privada nacional que un canal de paga de paquete básico, que una señal pública, que una frecuencia premium, que un canal de internet o la programación de una OTT.

Cada ventana tiene sus características, su público y sus posibilidades técnicas, editoriales y comerciales.

Por alguna extraña razón vinculada a la ignorancia, a los gustos personales y a los prejuicios hay gente que, por ejemplo, se molesta con la televisión abierta privada nacional porque no transmite Game of Thrones.

¡Por el amor de Dios! Game of Thrones es intransmitible en la televisión abierta privada de cualquier país del mundo.

Igual, hay personas que alucinan suponiendo que las audiencias van a matar por ver completo un noticiario de televisión abierta privada en una OTT como Netflix, Blim o ClaroVideo.

No, no y mil veces no. Eso no es posible. No puede funcionar. No como una constante. No como un negocio.

Hacer televisión abierta fue, es y seguirá siendo un arte, y si no me cree, pregúntele a los grandes genios de esto como los responsables de La rosa de Guadalupe y MasterChef México.

No cualquiera recibe un presupuesto y lo traduce en utilidades a través del éxito con el rating y las ventas.

Le guste a quien le guste o le moleste a quien le moleste, yo por eso respeto mucho a algunos productos como Destardes y Venga la alegría, que son atacados por la buenas conciencias por nacos, por estridentes.

Atrás de esa naquencia, de esa estridencia, se esconden las claves de un espectáculo, popular que también merece respeto, apoyo y reconocimiento.

Hoy que la televisión tiene tantas ventanas, la televisión abierta privada, como es lógico, está regresando a sus orígenes.

Los programas de revista, ya sea con el acento puesto en los espectáculos como Cuéntamelo ya, o en la cocina como Cocineros mexicanos, son parte fundamental del futuro de este negocio.

Qué pena por los exquisitos, pero así es y si no me cree, pregúntele a Joaquín López-Dóriga, a Adela Micha, a Víctor Trujillo, a Carolina Rocha y a Cheeta Lee.

El Coque va es un maravilloso programa de revista nocturno que nos remite a lo mejor de la televisión abierta de todos los tiempos.

Tiene un poco de Mala noche… ¡No!, un poco de Alegrías de mediodía, un poco de Cómicos y canciones, un poco de ¡Pácatelas!.

Además de un poco de Tv de noche, El club del hogar, Siempre en domingo, Estrellas Ossart, Noche a noche, El estudio de Pedro Vargas, Al ritmo de la noche y muchísimos programas más.

De repente tenemos una entrevista bastante buena con un personaje del más alto nivel. Luego, un musical con un nuevo valor. Al rato, la participación de un comediante del pueblo para el pueblo.

Y en medio, la voz de una locutora excepcional, el torso de un galán fisicoculturista, la presencia de un enano y la visita de una especialista en temas familiares. ¡Es un programón!

A mí me duele que Televisa lo tenga refundido en GalaTv casi sin publicidad y que mis compañeros de la fuente de espectáculos no le estén dando la importancia que tiene.

Pero aquí se está cocinando algo grande, entrañable y con todas las posibilidades de popularidad y ventas del mundo.

El Coque es estupendo. No lo puedo decir de otra manera. Maneja los contenidos, la música. Se pone serio cuando hay que ponerse serio. Se vuelve chistoso cuando hay que volverse chistoso.

Y está en ese momento de su vida donde le puede caer bien a cualquiera persona de cualquier generación.

¿Ahora me entiende cuando le digo que ésta es la gran respuesta a las necesidades de entretenimiento de la televisión abierta nacional?

A pesar de su pésimo horario y de su limitada promoción, busque El Coque va de lunes a viernes a las 19:30 en GalaTv. Le va a gustar. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.