• Regístrate
Estás leyendo: Juan Osorio en Corea
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 08:21 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Juan Osorio en Corea

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Ayer ocurrió algo muy importante: Juan Osorio presentó a la opinión pública los resultados de su viaje a Corea en una comida muy cálida en la Casa Lamm de la Ciudad de México.

No sé si usted ya estaba enterado de esto, pero déjeme ponerlo en antecedentes para que entienda la magnitud de esta noticia.

Por un lado, tenemos a la industria de la televisión mexicana que está pasando por la peor crisis creativa de su historia.

Para nadie es un secreto que nuestras telenovelas, a pesar de que se siguen viendo, ya no tienen ni el impacto ni el prestigio que tenían antes.

Juan Osorio es uno de los mejores productores de telenovelas no nada más de México, sino del mundo entero.

El señor tiene una carrera fascinante con la que ha tocado todas las vertientes del melodrama seriado y con la que ha trabajado lo mismo con los más importantes directores de cine nacional que con los escritores más jóvenes de Televisa.

Esto es por un lado. Por el otro, tenemos las telenovelas de Corea, los K-Dramas, que en este momento son uno de los formatos televisivos más exitosos del planeta.

Corea está revolucionando la manera de ver y hacer televisión con esquemas dramatizados cada vez más cortos, dinámicos y creativos que seducen al público de los cinco continentes, especialmente a los más jóvenes.

Ese hermoso país es hoy el nuevo Hollywood de las telenovelas, el lugar donde se cuentan las mejores historias, con los mejores repartos y los mejores resultados.

Corea, como ninguna otra nación, cree en la televisión comercial. Su gobierno la apoya, la estimula y la defiende.

Son una historia de éxito maravillosa que lo mismo incluye aspectos muy industriales, como sus estrategias de producción, que cuestiones profundamente artísticas como su manejo del amor, la familia y la amistad.

Juan Osorio fue a Corea con algunos de sus compañeros de Televisa a aprender, a dar una conferencia, a aportar, a hacer algo que jamás se había hecho en 65 años de televisión abierta nacional: un intercambio cultural a partir de las telenovelas.

Independientemente de que a usted le gusten los melodramas mexicanos o los K-Dramas quiero que, por favor, reflexione sobre el tamaño de esta noticia.

¿Se imagina lo que pasaría si México consiguiera aprender de Corea? ¿Ya se puso a pensar en lo que Corea podría crecer acercándose más abiertamente a un mercado como el nuestro?

Mexicanos y coreanos somos ciento por ciento compatibles. Compartimos valores, emociones, aficiones. Nacimos los unos para los otros.

¿Por qué cree usted que los fanáticos mexicanos adoran con tanta fuerza los K-Dramas y el K-Pop?

Si ese viaje rinde la mitad de los frutos que el señor Osorio le compartió a la prensa especializada la tarde de ayer, le juro que millones de familias, a ambos lados del Pacífico, saldrán ganando en entretenimiento, divulgación cultural y desarrollo.

Qué humildad la de Juan Osorio para, en este momento de su vida y de su trayectoria como creador de televisión, hacer una pausa para aprender.

Usted lo sabe mejor que yo, la televisión mexicana está enferma de soberbia y el productor que no vive en el autoengaño, lo único que quiere son aplausos.

Qué generosidad la de los más altos directivos del gobierno y de las televisoras de Corea para recibir al responsable de La gloria y el infierno, La casa al final de la calle y Días sin luna, y compartir sus conocimientos.

No cualquier país hubiera estado dispuesto a recibir a uno de nuestros productores con ese entusiasmo, con ese cariño, con esa buena disposición. No cualquiera.

Qué éxito para la embajada de la República de Corea en México y para el Centro Cultural Coreano.

¿Y qué es lo que va a pasar aquí? Un acercamiento en diferentes etapas.

En la primera, el productor de Marisol, Vivo por Elena y Salomé lanzará el próximo año una historia original con locaciones en Corea.

Se va a llamar Sueño de amor (no confundir con otras emisiones que han tenido el mismo nombre) y en el desarrollo de ese melodrama el señor Osorio aplicará las cosas que aprendió en esta potencia asiática.

Mientras tanto, los espectadores coreanos gozarán de una edición especial de Mi corazón es tuyo a través de las redes sociales.

Televisa, como usted sabe, tiene los derechos de varios K-Dramas y en etapas posteriores se verá la posibilidad de adquirir más, ya sea para su distribución directa, ya sea para su adaptación.

Todo va a depender de la respuesta del público ante Sueño de amor. Todo va a depender de que se sigan dando estos intercambios entre ambas naciones.

Qué gusto que justo ahora que hay tantos problemas, aparezca una noticia positiva en la fuente de televisión, que venga de un productor de telenovelas y que venga de una personalidad como Juan Osorio.

Qué gusto poder hablar hoy de algo diferente a los estrenos de temporada. ¡Felicidades! ¿O usted qué opina?


@AlvaroCueva

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.