• Regístrate
Estás leyendo: ‘Hello Dolly!’ con Daniela Romo
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 08:17 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

‘Hello Dolly!’ con Daniela Romo

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Jerry Herman y Michael Stewart no hicieron el musical Hello, Dolly! en 1964 para Carol Channing. Se lo hicieron a Daniela Romo.

Ella es Dolly, la protagonista de este clásico del teatro universal.

Y que me perdonen Barbra Streisand, Silvia Pinal, Libertad Lamarque y toda las grandes estrellas que le han dado vida a este fabuloso personaje, pero era para Daniela Romo. Es Daniela Romo.

Es como si algo hubiera pasado en el tiempo y en el espacio y esta obra maestra del espectáculo global hubiera tenido que esperar 54 años y se hubiera tenido que trasladar de Broadway a Ciudad de México para encontrar su realización.

Pero le juro que así es. Ese momento en que Daniela baja vestida de rojo por aquella inmensa escalinata mientras todos la reciben con el más puro amor que pueda existir a ritmo de “Hello, Dolly!”, la canción, es sublime. No hay manera de verlo y de que a uno no se le enchine la piel, de que no se la humedezcan los ojos.

Es, probablemente, la escena más exquisita de todo el teatro mexicano de 2018, una de las secuencias más hermosas de todas las obras que he visto en mi vida, la definición más perfecta de lo que es y debe ser un musical.

No le voy a dar detalles para no arruinarle la experiencia pero su belleza es excepcional por todo lo que esa sencillísima canción esconde, por todo lo que representa, por todo lo que dice.

Y si a esto le sumamos esas magníficas actuaciones, esa divinidad de producción, esa gloriosa coreografía, esa fabulosa interpretación de la orquesta en vivo, la monumentalidad de esa escenografía y la hermosura de ese vestuario, el resultado es arte, es felicidad, es vida.

Le prohíbo que se pierda Hello, Dolly! con Daniela Romo en el Teatro de los Insurgentes de Ciudad de México.

Yo jamás había visto una fusión así entre una luminaria mexicana y un musical diseñado para otros actores de otros países.

Y sí es importante decirlo porque esta puesta en escena, a diferencia de muchas otras que existen en el mercado, tiene una peculiaridad que la hace única: es teatro de estrellas.

A lo mejor usted va a ver otras obras y va a disfrutar de carísimas producciones que no le piden nada a las de Londres o Nueva York, pero no tienen estrellas.

Sus repartos, si bien están integrados por indiscutibles talentos de todas las generaciones, carecen del renombre que solo los verdaderos astros pueden proporcionar. Hello, Dolly!, no. Aquí usted también va a encontrar una fastuosa producción ciento por ciento competitiva con las mejores pero, además, un elenco de puras estrellas que da gusto ver y reconocer.

Desde la mismísima Daniela Romo hasta ese señorón maravilloso que se come el escenario como nadie: Jesús Ochoa, pasando por el sensacional Jesús Zavala (Hugo Sánchez de Club de Cuervos), por la increíble Marisol del Olmo, por el maestro de los musicales don Mauricio Salas y por la reina Gloria Aura, por mencionar solo unos cuantos nombres.

Ver Hello, Dolly! no es ver una franquicia, es ver un musical de verdad, un acto de creación. ¡Como si se hubiera inventado aquí!

Salí enamorado de este grandioso trabajo porque me quedó claro que lo que estos señores quieren es comerse al mundo, darle lo mejor al público.

Tina Galindo, Claudio Carrera, Morris Gilbert y Ocesa, los responsables de esta joya, no está produciendo por producir, están entregando el corazón, se están involucrando. ¡Se siente!

La experiencia Hello, Dolly! comienza desde que usted llega a las puertas del teatro.

Todo el equipo del Teatro de los Insurgentes está caracterizado y preparado para hacer que la gente goce su visita de principio a fin y algo que me encantó fue ver a tantas familias e incluso a tantas personas en sillas de ruedas, disfrutando aquello con toda esa energía.

Qué buen trabajo de dirección y de coreografía de Jason A. Sparks. Qué buena traducción de Jesús Guzmán.

Si usted quiere ser feliz, luche por ver ya Hello, Dolly! en el Teatro de los Insurgentes de Ciudad de México.

Es como si Dios nos la hubiera puesto en el camino para reconciliarnos con la vida en estos momentos tan oscuros.

Es como si Jerry Herman y Michael Stewart se la hubieran hecho a Daniela Romo y se la hubieran guardado desde 1964 para que ella la estrenara en 2018. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.