• Regístrate
Estás leyendo: HBO vuelve a cambiar la historia con ‘Here and now’
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 06:04 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

HBO vuelve a cambiar la historia con ‘Here and now’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Lo que más me duele de vivir en el siglo XXI es ver a tanta gente infeliz.

Hoy tenemos acceso a tantas cosas tan fabulosas en términos sociales, tecnológicos, políticos, económicos, médicos y culturales.

Cualquiera de nuestros abuelos se hubiera muerto de placer con la mitad de los adelantos de los que gozamos en la actualidad.

Y no hablo nada más de lo obvio como las redes sociales, las apps y los gadgets.

No, ahora cualquiera puede brillar sin importar su género, su color, su orientación sexual, su edad, su nacionalidad, su situación económica o sus inclinaciones políticas.

Hemos ganado tantas luchas y tenemos acceso a tantas maravillas, que la vida se ha vuelto de flojera.

Por eso la gente se pelea en las calles, le grita a los dependientes de las tiendas de conveniencia y pierde la razón por los problemas más estúpidos del universo.

No tenemos nada mejor que hacer. Nuestra sensibilidad está distorsionada. Nos hemos vuelto egoístas, hedonistas, vanidosos.

Por lo mismo, nada es suficiente. Nada nos llena. Nada nos gusta. Nada nos parece.

La humanidad entera ha luchado contra todo y contra todos, durante siglos, para acabar en esto: en una sociedad absurda, deprimida, infeliz.

¿Por qué le estoy escribiendo este texto tan extraño? Porque de esto trata Here and Now, la nueva serie de HBO. ¿Sabe usted el talento que se necesita para convertir toda esta densidad en una serie de televisión?

Por supuesto, la gente está desconcertada. No lo entiende. No le gusta. No lo capta.

Yo lo único que le puedo decir, como crítico profesional de televisión con más de 31 años de experiencia, es que esta producción de Alan Ball (Six Feet Under) es de lo mejor que he visto en mi vida.

Se lo voy a explicar de esta manera: no hay una televisión, hay muchas televisiones. Cada una tiene su ventana. Cada una tiene su estilo, sus reglas. Y cada una está viva.

Cada determinado número de años, en cada una de estas ventanas, ocurre algo que cambia las cosas, que las catapulta, que las adelanta.

Here and Now es el nuevo eslabón de la televisión premium, de la que miles de personas pagan cuando contratan un servicio extra como HBO o un sistema de distribución de contenidos en línea como HBO Go.

En los últimos años, por diferentes circunstancias tecnológicas y corporativas, el concepto de televisión premium se había desvirtuado.

Cualquier serie, de cualquier plataforma, con cierto tipo de contenidos, técnicas y presupuestos podía llegar adonde antes solo llegaban producciones como Oz, Sex and The City y The Sopranos.

HBO, la creadora de la televisión premium, tenía que hacer algo que fuera más allá de lo que están haciendo los demás. La respuesta es Here and Now.

¿En qué consiste esta respuesta? En plantear una historia que lo planteara todo: género, color, orientación sexual, edad, nacionalidad, situación económica, inclinaciones políticas.

¿Cómo? A través de una familia. ¿Con qué? Con gente que ya ha tenido experiencia cambiando las cosas como Alan Ball (este señor se atrevió a poner vampiros en las pantallas, con True Blood, cuando nadie más lo hacía) y con algunas de las más grandes leyendas de Hollywood.

En esta serie usted va a ver a ganadores del Oscar como Tim Robbins (Mystic River) y Holly Hunter (The Piano) en una producción absolutamente exquisita llena de jóvenes revelaciones y de inmensas aportaciones a nivel fotografía, iluminación, música, edición y dirección de arte.

Y es para millennials. Y es para la generación X. Y es para los baby boomers. Es ciento por ciento incluyente, global, radical. Es muy sabia en términos de audiencias pero, ojo, de audiencias premium.

Por si todo esto que le acabo de decir no fuera suficiente, Here and Now tiene magia. Sí, magia. La magia del siglo XXI.

¿O qué, usted pensaba que los hombres y las mujeres de la actualidad no creíamos en la magia? ¿Que no vivíamos rodeados de ella?

No le voy a vender trama para no arruinarle la experiencia pero así como antes la gente consideraba mágico ver un gato negro, hoy consideramos mágicas otras cuestiones como coincidir con los números “maestros” (11:11, 22:22) cuando volteamos a ver el celular.

Esto también es Here and Now. ¿Por qué cree usted que se llama así (aquí y ahora)?

Porque esto no es un viaje a la depresión, esto es una invitación a la esperanza, a que volvamos a creer, a que vivamos el momento y recuperemos esa felicidad que tenemos tan olvidada.

Por lo que más quiera en la vida, luche por ver Here and Now ya sea en su programación regular los domingos por el canal HBO o cuando usted quiera, a un ritmo de un capítulo por semana, a través de la plataforma HBO Go.

Esto no es para todos, pero es algo importante, algo que se necesitaba, que va a cambiar muchas cosas y que seguramente arrasará en eventos como los Primetime Emmys. De mí se acordará.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.