• Regístrate
Estás leyendo: ¡Esto no se hace!
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

¡Esto no se hace!

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Yo, como millones de personas en todo el mundo, y seguramente como usted también, estoy esperando el estreno de la nueva temporada de Game of Thrones.

Pero hay algo que no puedo dejar de preguntar: ¿Qué está pasando con todo lo demás de HBO?

Perdón, pero se me hace muy extraño que un canal en el que están pasando tantas cosas, esté tan callado.

Nada más en los últimos días hemos ido del final de la primera temporada de la nueva serie mexicana de estos señores, de Dios Inc., al final de temporada de la que se suponía era su nueva gran apuesta, de Vinyl.

Pasando, por supuesto, por otros finales de temporada de títulos tan queridos como Girls, Animals y Togetherness.

¡Esto no se hace! Si HBO fuera una marca nacional, la opinión pública la estaría haciendo garras.

¿Por qué? Porque quedan sensaciones muy raras en el aire.

Podría ser soberbia, algo así como: nadie nos merece. Podría ser desorganización. Podría ser: nada nos funciona. Podría ser: lo único que nos interesa es Game of Thrones.

Yo puedo entender que una empresa mexicana como Televisa o Tv Azteca concentre todos sus esfuerzos en un solo producto como El hotel de los secretos o MasterChef Junior.

Usted sabe, son televisión abierta, hay mucho intereses, presiones, costos.

¿Pero que lo haga una marca global como HBO? Sí está raro, ¿no?

En el caso de Dios Inc. era para que todas las cabezas del paquete HBO MAX hubieran tirado la casa por la ventana estimulando a las audiencias y convocando a la prensa.

¿Para qué? Para que todo México se preguntara en qué iba a acabar la primera temporada de ésta, su nueva serie, como cuando Capadocia.

¡Pero no! El final de temporada de Dios Inc. pasó tan de noche que nadie ni siquiera ha preguntado si va a haber temporada dos, si ya la están grabando o qué. ¡Nada!

Por supuesto que me pongo rabioso ante esto, porque me chuté toda la serie, porque su final se me hizo francamente bueno, sorpresivo, alucinante.

¿Y dónde están los actores, los productores y los escritores para hablar con ellos? ¿Dónde está el reconocimiento a algo tan diferente y la reacción del público?

En ningún lado. Es como si no hubiera existido jamás.

Me quedé con ganas de conocer la opinión de la Iglesia Católica ante esta serie, de escuchar los comentarios de la gente que mueve este tipo de contenidos como la de Pare de sufrir.

Me quedé con ganas de muchas cosas. Me siento triste, frustrado.

¿Y qué me dice del final de temporada de Girls? Cosa más divina no nos pudo haber presentado HBO.

Aquello fue hermoso, chistoso, diferente, terapéutico, exquisito. ¡Qué giros dramáticos tan más sensacionales! ¡Qué actuaciones! ¡Qué mensajes!

¿Y a quién le interesó moverlo? A nadie.

Y ni me meto con la cero promoción de los finales de Vinyl (una de las series más importantes de todo este 2016), de Animals y de Togetherness, porque no voy a acabar jamás.

Cada uno era para generar un escándalo diferente, pero no. Nada.

Es como si esta empresa nos dijera: pues aquí están los suscriptores. No necesitamos más.

No, siempre se necesita más. Es entretenimiento, es televisión.

Netflix todo el tiempo está estrenando series de un tipo y de otro, pero jamás se queda apoyando solamente a una.

Hace que sus audiencias y la opinión pública se vuelvan locas tratando de darle seguimiento a todo su material.

A usted le consta. Por lo mismo, el posicionamiento de ese sistema de distribución de contenidos en línea es excelente.

Y si a usted y a los señores de HBO no les gusta la comparación con Netflix porque se trata de otra pantalla, volteemos a mirar al paquete Fox+.

Ellos carecen de producciones propias, pero su comportamiento es impecable.

No solo estamos al tanto de todo lo que está pasando ahí, ya estamos esperando lo que falta meses para ver como Outcast.

¿Usted qué está esperando ver en HBO más allá de Game of Trones? ¿Para cuándo?

Creo que fue muy mala idea acabar con tantos contenidos tan importantes en tan poco tiempo como va a ser pésimo que el mismo día que inicie la sexta temporada de Game of Thrones vayamos a tener lo nuevo de El negocio, Silicon Valley y Veep.

Por supuesto que nadie va a hablar de ninguna otra cosa a partir del lunes que no sea Game of Thrones.

El negocio, Silicon Valley y Veep pasarán a un muy último plano y si les va bien en audiencia no será por sus aportaciones o por su manejo de la comunicación o la publicidad, será por los ratings heredados de Game of Thrones.

Me siento en Televisa. Insisto. Me siento en TV Azteca. Y así no era HBO.

Ellos eran los dueños de la información, de las pantalla de todos los cables y las antenas directas al hogar, los que siempre estaban dando nota.

Me preocupa todo este silencio. Toda esta concentración de los esfuerzos de promoción en un solo producto. ¿A usted no?


alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.