• Regístrate
Estás leyendo: Enrique Peña Nieto y Canal 22
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 10:57 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

Enrique Peña Nieto y Canal 22

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Hacer televisión es un arte, pero en este país solo hay un canal dedicado al arte, a la ciencia, a la cultura, a lo que en verdad importa, que no está amarrado a ninguna universidad: Canal 22.

Y es un canal público, un canal público con características muy específicas que lo hacen diferente de casi la totalidad de los que existen en México. Es un logro, una conquista, un motivo de orgullo.

¿Cuál es la nota? ¿Por qué le estoy escribiendo esto?

Porque hoy, a unos cuantos días de las elecciones, en pleno Mundial de futbol, con 14 mil estímulos en la industria y cualquier cantidad de distractores, Canal 22 está cumpliendo 25 años de vida.

Yo no sé si usted lo alcance a apreciar, pero esto es un milagro, algo que todos los mexicanos debemos celebrar.

¿Por qué? Porque aunque a usted le preocupen otras cosas, aunque a usted no le importe ni tantito lo que sucede en esa frecuencia, usted mantiene esa señal, y sus plataformas adicionales, con sus impuestos.

Y hoy, cuando las grandes discusiones tienen que ver con corrupción, con lo que sucede o no sucede con nuestros impuestos, considero fundamental voltear hacia Canal 22.

Y no solo eso, exigirle a las autoridades competentes que le den más dinero, que lo ayuden a crecer, a competir, a llegar a toda la nación con los mejores contenidos culturales del mercado.

Mire, le podría escribir un libro completo con la historia de Canal 22, porque usted no sabe qué cosa tan más rica, apasionante, valiente y llena de anécdotas.

Pero la verdad es que quiero aprovechar este aniversario para pedirle al presidente Enrique Peña Nieto y a todas las instancias que están arriba de esa señal, que saquen la casta y que antes de que acaben su administración, le inyecten dinero a éste, uno de sus proyecto más hermosos, más exitosos y más genuinos.

Usted no está para saberlo ni yo para contarlo, pero Canal 22 opera al año con menos dinero del que Televisa gasta en un día.

Canal Once, que es una institución gloriosa, que se merece todo nuestro respeto, a su lado, es multimillonario.

El 22 no tiene ni la más mínima posibilidad de producir una serie. ¡Una!

Un altísimo porcentaje de los grandiosos contenidos de países como España, Rusia y Japón que usted puede ver, están ahí no porque Canal 22 los pueda pagar.

Están ahí por acuerdos internacionales, por intercambios de orden cultural, porque o no cuestan o porque cuestan poco.

¿A usted no le da coraje? Yo me quiero volver loco de la desesperación, organizar una marcha.

No se vale que mientras otras frecuencias, incluso públicas, se pueden dar el lujo de sacar una temporada de 13 capítulos de cualquier programa, el 22 solo pueda sacar cinco o seis.

Es francamente triste que para que estos señores puedan invertir en un documental tengan que ir casi, casi, a pedir limosna para ver quién les regala los boletos de avión o quién acepta anunciarse en su pantalla pagando unas tarifas absurdas.

Porque esta es otra cosa que no se dice. Canal 22, en contraste con la mayoría de los medios públicos mexicanos, por una muy atinada cuestión legal que se negoció cuando se impidió que se vendiera en 1993, consiguió salir al aire bajo un régimen que le permite vender publicidad.

Pero pregúnteme qué experiencia tienen los señores que viven y se dedican al mundo de la cultura para ir con las grandes marcas a vender como venden Televisa, Tv Azteca o Imagen Televisión.

Pregúnteme qué disposición tienen los más ricos y poderosos anunciantes de México para colocar spots o patrocinios en una señal de la banda UHF que solo se puede ver de manera parcial en ciertas localidades y, lo peor de todo, con producciones como las que ahí se transmiten.

Es una trampa, una invitación al fracaso, porque, además, no hay beneficios adicionales por parte del gobierno y, con todo respeto, las centrales de medios no conocen la programación de Canal 22.

Si usted va y le pregunta a la gente que se dedica a colocar presupuestos o a meter anuncios por el canal cultural de México le van a responder como si se tratara de la barra Introducción a la universidad del Canal 5 de 1976.

No saben que en Canal 22 hay un noticiario diferente, que La dichosa palabra es un concepto triunfador, que Mardonio Carballo conmueve a las multitudes, que a José Gordon ya lo quisieran en Las Estrellas de tan bueno que es o que ahí se transmiten series que ni siquiera han llegado a Netflix.

Nadie se preocupa por Canal 22, por difundirlo, por promoverlo, por venderlo, por presumirlo.

Hoy tendría que haber fiesta en Los Pinos, una gala en Bellas Artes, un lleno total en el Auditorio Nacional. Hoy no se debería hablar de otra cosa.

¿Y qué pasa? Nada.

Señor presidente: Váyase con la frente en alto. Haga algo por el único canal ciento por ciento cultural de este país. Inyéctele presupuesto en éste, su 25 aniversario. ¡Gracias!

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.