• Regístrate
Estás leyendo: El país de los refritos
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 13:03 Hoy

El pozo de los deseos reprimidos

El país de los refritos

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Los señores de Disney Channel son unos genios para la producción y creación de lo que sea: series, películas, animaciones.

Nadie como ellos para serle fiel a una marca, para entender las necesidades de sus audiencias y para hacer negocios.

Si no fuera porque esta es una columna donde le tengo que escribir de muchos canales, yo me la pasaría hablándole únicamente de esta frecuencia que es garantía de muchas cosas positivas.

Nada más las películas especiales para televisión que se filman y transmiten en Disney Channel son un acontecimiento total.

Por un lado, revientan los niveles de audiencia de todos los sistemas de televisión de paga de México y de toda América Latina. Y, por el otro, representan importantes aportaciones artísticas y emocionales.

El domingo pasado, por ejemplo, los ejecutivos de esta marca estrenaron Una aventura de niñeras y yo todavía estoy con la boca abierta de tan maravillosa experiencia.

Ojo: es una película especial para televisión, un espectáculo familiar con comerciales.

Bueno, así, como película especial para tv, como espectáculo familiar con comercial es muy superior a muchos filmes que están en cartelera y que, por cierto, también incluyen comerciales.

Una aventura de niñeras narra las aventuras de dos chicas, con personalidades opuestas que, además de pelear por una oportunidad como fotógrafas profesionales, acaban cuidando niños.

Solo que cuidar niños es una actividad más complicada de lo que parece y aquí hay incendios, persecuciones policiacas, animales exóticos, tatuajes, lucha en patines, citas amorosas y más, mucho más.

No sabe usted qué película tan más chistosa, emocionante, blanca y divertida.

Si usted la comienza a ver solamente por curiosidad, terminará mirándola hasta el final. Se lo garantizo.

Y es que tiene todos los elementos que le encantan a las multitudes, desde un reparto integrado por primerísimas figuras adolescentes como Sabrina Carpenter (Orange is the New Black) y Sofía Carson (The Descendants) hasta conflictos con los que cualquier persona se puede identificar.

La construcción de personajes es espléndida, tanto en su apariencia física como en su forma de sentir y de pensar, y la producción es deliciosa.

Uno se olvida por completo que está mirando la televisión y termina por experimentar las mismas sensaciones que solo se experimentan cuando está en un cine.

¿Cuál es la nota? Que esta preciosidad de película es un refrito de una joya de los años 80 que en México conocimos como Una noche en la ciudad (Adventures in babysitting).

Probablemente a usted no le tocó o ya no se acuerda pero Una noche en la ciudad fue un proyecto particularmente entrañable que impulsó la carrera de Elisabeth Shue (Leaving Las Vegas) hacia más y mejores mercados.

Era un peliculón chistosísimo, muy en la escuela del cine familiar de esa época onda Los Goonies, donde pasaba de todo. ¡De todo! Y al final uno regresaba a casa con excelente sabor de boca.

Me parece admirable que en esta época, donde media humanidad se queja de los refritos, Disney Channel nos ofrezca uno tan bueno, tan perfectamente bien adaptado, y que sea capaz de robarse nuestros corazones.

Y es que, con lujo de honestidad, Una aventura de niñeras es mil veces superior a la original Una noche en la ciudad que era espléndida.

¿Por qué? Porque profundiza en la diversión haciendo que lo que antes le ocurría a una sola protagonista ahora le pase a dos.

Y porque aterriza con muchísimo más cuidado en los conflictos personales y sociales de la actualidad sin dejar de ser un ejercicio de entretenimiento.

Ahora tenemos más personajes, más tipos psicológicos, más enredos, más aventuras, más chistes y más oportunidades para convivir en familia.

¡Y es televisión! No, cine.

¿Se da cuenta de la cachetada con guante blanco que esto representa para los productores de otras empresas, como las de este país, que cada vez que tocan un clásico para volver a grabarlo lo hacen peor, arruinando la historia y desgraciando a los personajes?

Tal vez el problema no sean los refritos, tal vez el problema es que ya ni siquiera eso sabemos hacer. Nos olvidamos de crear, de mirar a nuestro alrededor y de maravillarnos con los personajes de la actualidad.

Nos olvidamos del público, de reconocer a las estrellas con talento. Nos olvidamos de lo fundamental, de crear, de creer.

Afortunadamente todavía contamos con Disney Channel y con películas como Una aventura de niñeras; que nos recuerdan las cosas verdaderamente importantes de la vida y de la industria del espectáculo.

Por lo que más quiera, luche por ver las repeticiones de esta película especial para televisión y cuando salga, cómprela en dvd.

Independientemente de que haya visto o no la versión original, le garantizo que le va a gustar tanto como a mí. De veras que sí.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.