• Regístrate
Estás leyendo: El final del ‘Reto 4 elementos’ y lo nuevo de ‘Cocinísima’
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

El final del ‘Reto 4 elementos’ y lo nuevo de ‘Cocinísima’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

Terminó Reto 4 elementos: naturaleza extrema de Televisa y esto amerita una buena reflexión.

¿Por qué? Porque como se trató de una copia de “Exatlón México” de TV Azteca hay opiniones divididas.

Vamos a hacer algo. Primero, hablemos de la copia. Después, de lo que sucedió ahí.

Sí, Televisa copió a Tv Azteca en este proyecto. ¿Pero qué acaso Tv Azteca no se le pasa copiando a Televisa?

Ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón y yo soy el primero en ofrecerle una disculpa a usted y a Televisa por haber caído en ese juego.

El tema de la ausencia de identidad tanto en Televisa como en TV Azteca e incluso en Imagen Televisión es un asunto delicadísimo, pero yo ya no estoy dispuesto ni a defender ni a atacar a nadie por eso.

Es tan inútil como atacar o defender al PAN por aliarse con gente del PRD o a los del PRI por hacer equipo con el PAN.

Ellos ya saben el daño que se hicieron, son adultos, que paguen por sus errores. Nosotros, a lo nuestro.

¿Qué le puedo decir de Reto 4 elementos? Que comenzó del nabo. Se lo juro. Aquello pintaba para ser lo peor del año:

Caos por aquí, malas decisiones por allá. Broncas básicas de realización. Una pésima estructura narrativa. ¡Basura es poco!

¡Pero qué cree! Sus responsables, a quienes no tengo el gusto de haber visto jamás, tuvieron la humildad para corregir, escucharon las críticas, modificaron lo que pudieron y se movieron como pocos.

El resultado fue un proyecto que se fue volviendo atractivo, que ayudó a catapultar a muchos talentos de Televisa y que conmovió a las multitudes hasta adquirir una posición estratégica en el consorcio de Emilio Azcárraga.

Reto 4 elementos pasó de lo peor del año, a parte de lo mejor de 2018. Es una historia de éxito sensacional. Como para hacerles un programa especial.

Y se gastó todo el dinero del mundo, pero también se recuperó, se dieron resultados a nivel artístico y numérico. Esto es ya un cañonazo y, como usted vio al final de la transmisión del domingo, se va a poner mejor.

Volviendo al tema de “la nueva guerra de las televisoras”: ¿Qué va a pasar si se empatan “Exatlón México 2 y Reto 4 elementos 2 en los próximos meses?

Ahí sí vamos a ver de qué cuero salen más correas porque ambas producciones, cuando salieron al aire, estuvieron solas, sin nada similar enfrente.

El día que se junten, de mí de acordará, arderá Troya y los “encendidos” de la televisión de este país se irán hasta el cielo.

¿Qué le puedo comentar del desenlace de este reality show de aventuras extremas?

Que estuvo increíble, perfecto, redondo, excelentemente bien contado, conducido, narrado y fotografiado.

Amé la parte emotiva del trabajo de Montserrat Oliver y el triunfo del Rasta porque este señor, salido de Big Brother, pertenece a un tipo de talento que se necesitaba reposicionar en México.

No estamos hablando ni de actores, ni de conductores, ni de deportistas ni de mentirosos de talk show. Se trata de estrellas de reality show.

El Rasta lo fue en Big Brother. Lo está volviendo a ser en Reto 4 elementos. Ahí hay un mensaje. ¿O usted qué opina?

El estreno de hoy

Soy el fan número uno del chef Mariano Sandoval, el que sale en Venga la alegría.

Le aclaro que jamás me he tomado un café con él, que no somos amigos ni nada de nada para que no vaya a pensar que lo voy a elogiar por algún tipo de amistad o de interés personal pero es que este señor en un genio.

¡Deje usted que cocine rico! Tiene la peculiaridad de saber comunicarse con las audiencias de una manera única, cálida, simpática, de convertir la experiencia gastronómica en algo mucho más completo y de caerle bien lo mismo al rico que al pobre, al chico que al grande, al hombre que a la mujer.

El caso es que el chef Mariano, el de “la bandita”, es un hallazgo en la televisión nacional e internacional.

Sí es importante que le diga lo de la televisión internacional porque este señor tiene en los cables y en las antenas directas al hogar un programa de nombre Cocinísima cuya primera temporada fue un “hit” que se exportó a decenas de países incluyendo Rusia.

¡Como Verónica Castro con Los ricos también lloran en 1979!

¿Se imagina usted a los televidentes rusos mirando a este portentoso talento nacional preparando esas recetas tan nuestras?

¡Mariano es un orgullo de México! ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Bravísimo!

¿Cuál es la nota? Que hoy, a las 18 horas, por el canal AZ MUNDO (disponible en diferentes sistema de televisión de paga como Totalplay) se va a estrenar la temporada dos de su Cocinísima, que aquello viene corregido y aumentado, y que perdérselo sería un pecado.

Por lo que más quiera en la vida, luche por verlo porque este tipo de fenómenos no es muy común en la televisión mexicana, porque esta clase de emisiones reciben muy poca promoción y porque, honestamente, vale mucho la pena. ¿A poco no?

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.